La ma­ter­ni­dad aún obli­ga a ele­gir

Una de ca­da cin­co ma­dres han re­du­ci­do ho­ras de tra­ba­jo pa­ra aten­der a sus hi­jos, cam­bio que so­lo han lle­va­do a ca­bo un 2 % de los pa­dres pa­ra con­ci­liar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - MA­RÍA CEDRÓN

La efi­cien­cia no se mi­de en ho­ras. Eso es al­go que tie­ne cla­ro Ta­nia Barral, pe­ro, co­mo di­ce, «pa­re­ce que to­da­vía es al­go que no han lle­ga­do a en­ten­der la ma­yor par­te de las em­pre­sas». A ella le en­can­ta­ba su tra­ba­jo. Es­tu­dió De­re­cho e hi­zo un más­ter en Co­mer­cio Ex­te­rior, vi­vió en Lon­dres con su ma­ri­do y tra­ba­jó en el sec­tor de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en una com­pa­ñía de Vi­go. Un día qui­so ser ma­dre. No lo du­dó. Pe­ro que­ría ser ella la en­car­ga­da de edu­car a su des­cen­den­cia y no de­jar que una per­so­na aje­na a la fa­mi­lia ejer­cie­ra esa fun­ción. En­ton­ces tu­vo que ele­gir.

«De­jé el tra­ba­jo y bus­qué al­go que me per­mi­tie­ra pa­sar más tiem­po con ellos. La ma­yor par­te de las em­pre­sas tie­nen to­da­vía jor­na­da par­ti­da. Co­mo muy tem­prano, po­dría sa­lir a las 19 ho­ras. Mi es­po­so es­tá en una fir­ma del sec­tor de la ma­de­ra y tie­ne la jor­na­da par­ti­da. No ten­dría tiem­po pa­ra criar ni­ños co­mo me gus­ta ha­cer­lo de ha­ber con­ti­nua­do allí. Aho­ra doy cur­sos de for­ma­ción pa­ra el Ser­vi­cio de Empleo. No tra­ba­jo de for­ma con­ti­nua­da, pe­ro me da más tiem­po pa­ra con­ci­liar», ex­pli­ca es­ta ma­dre que vi­ve en Vi­la­gar­cía, don­de tra­ba­ja su ma­ri­do. Ca­sos co­mo el su­yo son más co­mu­nes de lo que pa­re­ce.

Más ti­pos de con­tra­to

Se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na por el INE co­rres­pon­dien­tes a ju­lio del año pa­sa­do, un 20,9 % de las mu­je­res es­pa­ño­las han re­du­ci­do el nú­me­ro de ho­ras de tra­ba­jo pa­ra cui­dar a sus hi­jos. En el ca­so de los hom­bres, el ín­di­ce es so­lo de un 2 %. «To­da­vía hay mu­chas di­fe­ren­cias en es­te te­rreno en­tre hom­bres y mu­je­res. Ten­dría que ha­ber más fle­xi­bi­li­dad en cuan­to a ti­pos de con­tra­tos y ho­ra­rios. No se han da­do cuen­ta aún las em­pre­sas, aquí en Ga­li­cia, de que una ma­dre o un pa­dre pue­den ser mu­cho más efi­cien­tes que otro tra­ba­ja­dor. So­lo por­que quie­ren aca­bar cuan­to an­tes pa­ra es­tar con sus hi­jos. No pue­den per­mi­tir­se per­der el tiem­po o es­ti­rar la jor­na­da la­bo­ral has­ta la ho­ra de ir a to­mar una ca­ña an­tes de ir a ca­sa», apun­ta Ta­nia.

No es la úni­ca que cam­bió su empleo pa­ra po­der con­ci­liar me­jor. Ire­ne Mi­guens tam­bién lo hi­zo. «De­jé el tra­ba­jo pa­ra po­der con­ci­liar y aho­ra es­toy pre­pa­ran­do un nue­vo pro­yec­to que me dé la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo», di­ce. Por­que los ho­ra­rios la­bo­ra­les, co­mo creen, no es­tán adap­ta­dos al nue­vo rit­mo so­cial que mar­ca el he­cho de que la mu­jer se ha­ya in­cor­po­ra­do de mo­do ge­ne­ra­li­za­do al mer­ca­do la­bo­ral. Tam­po­co los ti­pos de con­tra­to.

Y a Va­ne­sa Ro­drí­guez la ma­ter­ni­dad le hi­zo dar el pa­so de con­ver­tir­se en au­tó­no­ma y mon­tar su pro­pio es­tu­dio en Ou­ren­se, Phi­sioVér­tex, don­de da cla­se pa­ra pre­pa­rar el par­to o re­cu­pe­rar­se de él, en­tre otras co­sas. «No cam­bié de sec­tor, lo que hi­ce fue con­ver­tir­me en au­tó­no­ma pa­ra te­ner más li­ber­tad. Al te­ner mi pro­pio cen­tro, dis­pon­go de más au­to­no­mía, aun­que pa­se aquí mu­chas ho­ras. Soy au­tó­no­ma pa­ra con­ci­liar», di­ce.

No to­das las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras cam­bian sus prio­ri­da­des la­bo­ra­les con la ma­ter­ni­dad. Pa­ra mu­chas la di­fe­ren­cia es el mo­do de en­fren­tar el día a día.

Lo ex­pli­ca la pre­si­den­ta de la Asociación de Mu­je­res Em­pre­sa­rias de Ga­li­cia, Su­sa­na Pé­rez, que ex­pli­ca que en su ca­so «no cam­bia­ron las prio­ri­da­des, lo que cam­bió fue la pers­pec­ti­va». Aña­de que «lo que an­tes era al­go a lo que da­bas mu­cha im­por­tan­cia aho­ra lo sue­les ver so­lo co­mo una ton­te­ría».

Ella pa­sa mu­chas ho­ras en el tra­ba­jo y no quie­re re­nun­ciar a su ca­rre­ra. Tie­ne dos em­pre­sas, una con­sul­to­ra y otra de em­bu­ti­do ibé­ri­co. Ade­más es­tá a car­go de un co­lec­ti­vo em­pre­sa­rial, pe­ro cuan­do lle­ga a ca­sa apa­ga el te­lé­fono: «A la fa­mi­lia hay que de­di­car­le tiem­po y de ca­li­dad».

«No se dan cuen­ta de que po­de­mos ser más efi­cien­tes por­que no po­de­mos per­der el tiem­po en el tra­ba­jo» Ta­nia Barral Tra­ba­ja­do­ra «Me con­ver­tí en tra­ba­ja­do­ra au­tó­no­ma pa­ra po­der te­ner más li­ber­tad la­bo­ral y con­ci­liar» Va­ne­sa Ro­drí­guez Au­tó­no­ma «Mis prio­ri­da­des la­bo­ra­les no han cam­bia­do, lo que ha cam­bia­do es el mo­do de ver las co­sas» Su­sa­na Pé­rez Em­pre­sa­ria

MAR­TI­NA MÍSER

Ta­nia Barral (iz­quier­da) e Ire­ne Mi­guens cam­bia­ron su rum­bo la­bo­ral pa­ra criar a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.