«Los dól­me­nes es­tán orien­ta­dos ha­cia un mis­mo pun­to del cie­lo»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

An­to­nio César Gon­zá­lez Gar­cía (Va­lla­do­lid, 1973) ha sa­bi­do con­ju­gar sus dos gran­des pa­sio­nes: la as­tro­no­mía y la ar­queo­lo­gía. Tras doc­to­rar­se en As­tro­fí­si­ca por la Uni­ver­si­dad de Gro­nin­gen y tra­ba­jar en el Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias y la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, aho­ra cen­tra su in­te­rés en la ar­queoas­tro­no­mía en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Pa­tri­mo­nio de Santiago (In­ci­pit), de­pen­dien­te del CSIC. Ayer ofre­ció en el Muncyt de A Coruña la char­la De as­tros y cas­tros, có­mo la as­tro­no­mía ayu­da a la ar­queo­lo­gía, or­ga­ni­za­da por la Fun­da­ción Co­rBI. —La ar­queoas­tro­no­mía es una cien­cia re­la­ti­va­men­te nue­va, ¿có­mo po­dría ex­pli­car­la? —Así co­mo to­do el mun­do en­tien­de lo que es la as­tro­no­mía, las so­cie­da­des siem­pre han mi­ra­do al cie­lo a lo lar­go de la his­to­ria con al­gún pro­pó­si­to, y nues­tra idea es co­no­cer cuál es ese pro­pó­si­to a tra­vés de las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas. Que­re­mos en­ten­der có­mo les in­fluía, por qué miraban al cie­lo. —¿Y por qué lo ha­cían? —Pa­ra orien­ta­re en el es­pa­cio y el tiem­po y pa­ra ex­pli­car to­do lo que veían a su al­re­de­dor. —Ex­plí­que­se. —Por ejem­plo, si tú ves al­go que se sa­le de lo nor­mal y que no en­tien­des es muy fá­cil mi­rar al cie­lo pa­ra bus­car una ex­pli­ca­ción. —Po­dría de­cir­se que bus­ca­ban en el cie­lo la ex­pli­ca­ción que no en­ten­dían en la tie­rra. —Sí. Las cul­tu­ras prehis­tó­ri­cas y an­ti­guas miraban al cie­lo pa­ra ex­pli­car lo que no en­ten­dían. Du­ran­te mu­cho tiem­po el cie­lo ha si­do una par­te muy im­por­tan­te de nues­tras vi­das, por­que al fin y al ca­bo es la mi­tad de lo que ve­mos. —Y a par­tir de ahí es cuan­do la as­tro­no­mía se in­cor­po­ra a la ar­qui­tec­tu­ra de los mo­nu­men­tos. —Sí. Por ejem­plo, has­ta ha­ce no mu­cho las igle­sias se cons­truían de tal for­ma que el sa­cer­do­te te­nía que es­tar mi­ran­do ha­cia el le­van­te. —En el ca­so de los mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos, por ejem­plo en Ga­li­cia, la orien­ta­ción as­tro­nó­mi­ca te­nía gran im­por­tan­cia. —En Ga­li­cia, las má­moas es­tán orien­ta­das de una ma­ne­ra muy cohe­ren­te en­tre sí, mi­ran­do al mis­mo pun­to en el cie­lo, lo que in­di­ca que exis­tía al­gún in­te­rés en in­cor­po­rar la as­tro­no­mía al mo­nu­men­to. Y no ha­bla­mos de un ca­so o de dos, sino de de­ce­nas de ca­sos en lo que es­to ocu­rre. —¿Cuál era esa orien­ta­ción? —Los mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos se orien­ta­ban ha­cia la sa­li­da del sol en el sols­ti­cio de in­vierno, cuan­do las no­ches son más lar- Gon­zá­lez ofre­ció una char­la in­vi­ta­do por la Fun­da­ción Co­rBI.

gas y los días más cor­tos. La ma­yo­ría si­guen es­ta nor­ma. —¿Con qué fin? —De la épo­ca de los dól­me­nes no te­ne­mos do­cu­men­ta­ción es­cri­ta, pe­ro de­du­ci­mos que con la orien­ta­ción de las tum­bas de es­ta ma­ne­ra con­se­guían que en el mo­men­to de la sa­li­da del sol el ra­yo de luz en­tra­se en la cá­ma­ra don­de de­po­si­ta­ban a sus an­te­pa­sa­dos. —¿Y có­mo lo in­ter­pre­tan? —De al­gu­na ma­ne­ra el sol trae la vi­da a la cá­ma­ra de los muer­tos. El úl­ti­mo ra­yo se aso­cia con la idea de un re­na­cer, por­que a par­tir del sols­ti­cio de in­vierno los

días em­pie­zan a ser más lar­gos. —La ar­queoas­tro­no­mía es una cien­cia, pe­ro mu­chas ve­ces se in­ter­pre­tan los su­ce­sos del cie­lo des­de la seu­do­cien­cia. ¿No te­me que los con­fun­dan? —Te­ne­mos que lu­char con­tra las seu­do­cien­cias. Una de nues­tras gran­des ba­ta­llas es ha­cer en­ten­der a la gen­te que nues­tras teo­rías es­tán ba­sa­das en me­di­das, en es­tu­dios, en da­tos. Y en la seu­do­cien­cia se suel­tan ideas, que in­clu­so po­drían ser in­tere­san­tes, sin con­tras­tar, con el fin de ga­nar di­ne­ro con la ven­ta de li­bros o do­cu­men­ta­les.

CÉSAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.