El Go­bierno su­fre una de­rro­ta his­tó­ri­ca al no con­va­li­dar el de­cre­to de la es­ti­ba

Los sin­di­ca­tos des­con­vo­can los úl­ti­mos 4 días al­ter­nos de huel­ga, que em­pe­za­ban hoy

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - ENRIQUE CLEMENTE

El Go­bierno su­frió ayer una de­rro­ta his­tó­ri­ca en el Con­gre­so al no con­se­guir con­va­li­dar el real de­cre­to ley que re­gu­la la li­be­ra­li­za­ción de la es­ti­ba por­tua­ria. Hay que re­mon­tar­se a 1979, en el man­da­to de Adolfo Suá­rez, pa­ra en­con­trar un pre­ce­den­te equi­va­len­te de un Eje­cu­ti­vo in­ca­paz de re­unir la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria. Los sin­di­ca­tos de es­ti­ba­do­res des­con­vo­ca­ron in­me­dia­ta­men­te los cua­tro días al­ter­nos de huel­ga que que­da­ban, que em­pe­za­ban hoy.

El re­sul­ta­do de la vo­ta­ción fue de 142 dipu­tados a fa­vor, 175 en con­tra y 33 abs­ten­cio­nes (en­tre ellas la de Íñi­go Erre­jón por error). Que­da­ba así de ma­ni­fies­to la de­bi­li­dad de un Go­bierno en mi­no­ría, que ni si­quie­ra lo­gró el apo­yo de su so­cio Ciu­da­da­nos, que fi­nal­men­te vi­ró del sí a la abs­ten­ción, y se re­abría la in­cer­ti­dum­bre so­bre la es­ta­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal y la du­ra­ción de la le­gis­la­tu­ra. El Eje­cu­ti­vo ya no se fía de la for­ma­ción na­ran­ja y sa­be que no pue­de con­tar con el PSOE. La úni­ca bue­na no­ti­cia que re­ci­bió fue el apo­yo del PNV, que hi­zo su pri­me­ra con­ce­sión a cam­bio del res­pal­do del PP a los Pre­su­pues­tos vas­cos.

Mul­ta a la vis­ta

El mi­nis­tro de Fo­men­to, Íñi­go de la Ser­na, se pre­sen­ta­ba en la Cá­ma­ra des­pués de que fra­ca­sa­ran las ne­go­cia­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra con los es­ti­ba­do­res. Los ar­gu­men­tos que dio no con­ven­cie­ron a la oposición. De la Ser­na ex­pli­có que el de­cre­to ley te­nía co­mo ob­je­ti­vo cum­plir la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE de di­ciem­bre del 2014, por cu­yo in­cum­pli­mien­to se ha acu­mu­la­do una mul­ta por va­lor de ca­si 23 mi­llo­nes de eu­ros y que pa­sa­rá a ser de 134.000 eu­ros dia­rios. Se­ña­ló tam­bién el gran es­fuer­zo que ha­bía he­cho el Go­bierno en su ofer­ta a los es­ti­ba­do­res, que po­drían re­ti­rar­se a los 50 años con el 70% de su sa­la­rio.

Tras la vo­ta­ción, el mi­nis­tro la­men­tó la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca de la oposición, es­pe­cial­men­te del PSOE y Ciu­da­da­nos, que «abo­ca a que los es­pa­ño­les va­yan a te­ner que pa­gar una san­ción muy im­por­tan­te di­rec­ta­men­te de su bol­si­llo». «Se ha que­ri­do dar un pa­lo al Go­bierno pa­ga­do to­dos los ciu­da­da­nos», in­sis­tió. De la Ser­na des­ta­có que en el de­ba­te no se ha­bía he­cho nin­gu­na pro­pues­ta al­ter­na­ti­va a la pre­sen­ta­da por el Eje­cu­ti­vo. «Es una de­ci­sión que nos sa­ca di­rec­ta­men­te del cum­pli­mien­to del Tra­ta­do de la UE y que va a obli­gar a pa­gar del bol­si­llo de to­dos los es­pa­ño­les el man­te­ni­mien­to del úl­ti­mo mo­no­po­lio en es­te país».

El cam­bio de po­si­ción de Ciu­da­da­nos cau­só un gran ma­les­tar en los po­pu­la­res, que se que­ja­ron de que has­ta en tres oca­sio­nes les ha­bían pro­me­ti­do su vo­to fa­vo­ra­ble. Al­bert Ri­ve­ra ex­pli­có que no en­ten­día por qué el Go­bierno ha­bía in­sis­ti­do en pre­sen­tar el de­cre­to sin con­tar con apo­yos. «Hay que sa­ber con­tar vo­tos», afir­mó. El pre­si­den­te de la for­ma­ción na­ran­ja va­lo­ró po­si­ti­va­men­te que el Eje­cu­ti­vo pre­sen­ta­ra el miér­co­les una ofer­ta pa­ra tra­tar de des­en­ca­llar las ne­go­cia­cio­nes, pe­ro la­men­tó que «sen­tar­se en la me­sa, des­pués de dos años y me­dio de la sen­ten­cia, es de­ma­sia­do tar­de».

El PSOE de­fen­dió que su re­cha­zo no res­pon­día a «tra­tar de tum­bar un de­cre­to, sino a de­fen­der los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res» y lla­mó a las par­tes a «sen­tar­se a ne­go­ciar». Su por­ta­voz, César Joa­quín Ra­mos, acu­só al Go­bierno de cul­pa­bi­li­zar a los es­ti­ba­do­res y de de­mo­ni­zar a la oposición pa­ra jus­ti­fi­car su pro­pio fra­ca­so. El por­ta­voz de Uni­dos Po­de­mos, Alon­so Can­tor­né, por su par­te, se opu­so a un «de­cre­to sal­va­je que ha­ría es­ta­llar un sec­tor es­tra­té­gi­co par el país».

«Se ha que­ri­do dar un pa­lo al Go­bierno pa­ga­do por el bol­si­llo de to­dos los ciu­da­da­nos» Íñi­go de la Ser­na Mi­nis­tro de Fo­men­to «Es po­si­ble un acuer­do. Se­ñor mi­nis­tro de Fo­men­to: sién­te­se a ne­go­ciar, no se le­van­te de la me­sa» César Joa­quín Ra­mos Por­ta­voz so­cia­lis­ta «Sen­tar­se en la me­sa, des­pués de dos años y me­dio de la sen­ten­cia del tri­bu­nal eu­ro­peo, es de­ma­sia­do tar­de» Al­bert Ri­ve­ra Pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos

BA­LLES­TE­ROS EFE

Un gru­po de es­ti­ba­do­res si­guió ayer el de­ba­te so­bre el de­cre­to des­de la tri­bu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.