El Su­pre­mo re­vi­sa­rá el ar­chi­vo del ca­so de Vidal Ar­ma­do­res por pes­ca pi­ra­ta

Ad­mi­te a trá­mi­te el in­ci­den­te de nu­li­dad pre­sen­ta­do por Ocea­na y Green­pea­ce pa­ra ser es­cu­cha­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - E. ABUÍN

No fue­ron po­cos los que no po­dían sa­lir de su asom­bro al co­no­cer que el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha­bía de­ci­di­do ar­chi­var la cau­sa por pes­ca pi­ra­ta y de­li­to me­dioam­bien­tal, fal­se­dad do­cu­men­tal, blan­queo de ca­pi­ta­les y or­ga­ni­za­ción ilí­ci­ta que se se­guía con­tra la em­pre­sa de Ribeira Vidal Ar­ma­do­res. Ale­ga­ba el Su­pre­mo fal­ta de ju­ris­dic­ción pa­ra juz­gar un de­li­to que lo es en te­rri­to­rio es­pa­ñol, pe­ro no en la An­tár­ti­da, don­de los bar­cos de la com­pa­ñía su­pues­ta­men­te ha­bían cap­tu­ra­do la mer­lu­za ne­gra con la que se ha­brían en­ri­que­ci­do.

Los pri­me­ros es­tu­pe­fac­tos fue­ron los agen­tes de la In­ter­pol, que nun­ca an­tes ha­bían con­ta­do con tan­ta co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal y reuni­do tan­tas evi­den­cias pa­ra sus­ten­tar su teo­ría de que los bu­ques Yong­ding, Kun­lun y Song­hua ex­traían mer­lu­za ne­gra con ar­tes de en­ma­lle en aguas de la Con­ven­ción pa­ra la Con­ser­va­ción de los Re­cur­sos Ma­ri­nos Vi­vos de la An­tár­ti­da (CCAMLR). Tam­bién que los Vidal te­nían mon­ta­do un en­tra­ma­do so­cie­ta­rio en Es­pa­ña con em­pre­sas pan­ta­lla en otros paí­ses pa­ra blan­quear los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos.

El Go­bierno es­pa­ñol, que im­pu­so mul­tas de 17 mi­llo­nes de eu­ros al clan de los Vidal, que­dó no­quea­do al co­no­cer el ar­chi­vo de una cau­sa que la Au­dien­cia Na­cio­nal veía cla­ra.

Por sor­pren­der, la de­ci­sión de­jó per­ple­jo in­clu­so a uno de los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo que es­tu­dia­ron el ca­so. An­to­nio del Mo­ral, en un du­ro vo­to par­ti­cu­lar, dis­cre­pó del res­to de sus co­le­gas en cuan­to a la fal­ta de ju­ris­dic­ción de los tribunales es­pa­ño­les pa­ra juz­gar los de­li­tos. Del Mo­ral sos­tu­vo que ese prin­ci­pio de per­so­na­li­dad al que se afe­rra­ban los abo­ga­dos de la fa­mi­lia Vidal —es­to es, que de­be dar­se una do­ble in­cri­mi­na­ción y que los ilí­ci­tos pe­na­les que se le impu­tan a los ar­ma­do­res lo fue­sen tam­bién allí don­de se co­me­ten—, no pue­de «con­ver­tir los es­pa­cios te­rres­tres, ma­ri­nos o es­pa­cia­les en ciu­da­des sin ley». Más grá­fi­co fue al ex­pli­car que el ra­zo­na­mien­to del Su­pre­mo «su­pon­dría que ac­tos co­mo acri­bi­llar a dis­pa­ros en al­ta mar des­de un bar­co sin pa­be­llón a náu­fra­gos que lu­chan por no aho­gar­se se­ría ajeno a la ju­ris­dic­ción es­pa­ño­la aun­que los au­to­res sean es­pa­ño­les, re­si­dan en Es­pa­ña y des­em­bar­quen en te­rri­to­rio es­pa­ñol».

A esa dis­cre­pan­cia se afe­rran aho­ra las or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas Ocea­na y Green­pea­ce pa­ra po­der re­vi­sar el ar­chi­vo de la cau­sa. Am­bas han pre­sen­ta­do un in­ci­den­te de nu­li­dad por­que con­si­de­ran que de­ben ser es­cu­cha­dos, da­do que no han po­di­do ha­cer­lo an­tes. Y el Tri­bu­nal Su­pre­mo ad­mi­tió a trá­mi­te ese re­cur­so que en el ca­so de Ocea­na ha pre­sen­ta­do el le­tra­do Jo­se An­to­nio In­fies­ta del bu­fe­te Is­law.

«No po­día­mos creer­nos el fa­llo del Su­pre­mo; nos ne­gá­ba­mos a acep­tar que Es­pa­ña de­ci­die­ra per­mi­tir el de­li­to en al­ta mar. No po­día­mos creer que los tribunales de­ci­die­ran echar por tie­rra la la­bor pio­ne­ra del Go­bierno en la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal, no de­cla­ra­da y no re­gla­men­ta­da. Per­mi­tir es­tas ope­ra­cio­nes es una ver­güen­za pa­ra Es­pa­ña y un es­cán­da­lo in­ter­na­cio­nal», di­jo ayer Las­se Gus­tavs­son, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ocea­na en Eu­ro­pa.

El al­to tri­bu­nal ten­drá aho­ra que re­unir­se pa­ra de­ci­dir si, tras es­cu­char a los eco­lo­gis­tas, con­fir­ma el ar­chi­vo o ad­mi­te la cau­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.