Hue­llas de un ti­tán en cons­truc­ción

Edi­cio­nes del Vien­to pu­bli­ca la no­ve­la de ju­ven­tud de Walt Whit­man «Vi­da y aven­tu­ras de Jack En­gle», re­des­cu­bier­ta en el 2016, 165 años des­pués, en la Uni­ver­si­dad de Houston

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - HÉC­TOR J. POR­TO

Ha­bla mu­cho de la ca­pa­ci­dad de reac­ción de un se­llo que me­nos de un año des­pués de que Za­chary Tur­pin —un es­tu­dian­te de doc­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad de Houston ocu­pa­do en la di­gi­ta­li­za­ción de do­cu­men­tos— en­con­tra­se la no­ve­la per­di­da de Walt Whit­man (West Hills, Long Is­land, Nue­va York, 1819-Cam­den, Nue­va Jer­sey, 1892), ese se­llo, la ca­sa co­ru­ñe­sa Edi­cio­nes del Vien­to, la coloque en las li­bre­rías ver­ti­da al es­pa­ñol. Tra­du­ci­da por Mi­guel Tem­prano y con pró­lo­go de Manuel Vilas, Vi­da y aven­tu­ras de Jack En­gle es­ta­rá a la ven­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pu­bli­ca­da por en­tre­gas y de ma­ne­ra anó­ni­ma (en­tre el 14 de mar­zo y el 18 de abril de 1852) en el ro­ta­ti­vo neo­yor­quino The Sun­day Dis­patch, es­tu­vo per­di­da du­ran­te 165 años, lo que con­vier­te el li­bro pro­du­ci­do por Eduar­do Ries­tra en to­do un acon­te­ci­mien­to edi­to­rial, más allá del pu­ro in­te­rés ar­tís­ti­co, por­que se tra­ta de la se­gun­da no­ve­la co­no­ci­da —con Fran­klin Evans, el bo­rra­cho— del hom­bre que hi­zo en­trar en la mo­der­ni­dad la poe­sía y la li­te­ra­tu­ra de EE.UU., y que hoy es te­ni­do por uno de los pa­dres fun­da­do­res de la pa­tria nor­te­ame­ri­ca­na.

So­lo tres años des­pués, en 1855, sa­lió a la ca­lle su mí­ti­co poe­ma­rio Ho­jas de hier­ba, pe­ro ese Walt Whit­man no qui­so re­co­no­cer sus no­ve­las, que con­si­de­ra­ba de se­gun­do or­den. Vi­da y aven­tu­ras de Jack En­gle se pu­bli­có de for­ma anó­ni­ma y en cuan­to a Fran­klin Evans, el bo­rra­cho (1842), la re­pro­bó amar­ga e in­sis­ten­te­men­te mu­cho tiem­po des­pués: «Era un sim­ple pan­fle­to [...] ¡Ca­si aca­bó con­mi­go! Era una au­tén­ti­ca por­que­ría. Por­que­ría de la peor ca­la­ña. In­sin­ce­ro es po­si­ble que no, pe­ro ma­lo era con ava­ri­cia. Eso de la no­ve­la a mí no me iba y ahí es don­de pu­se pun­to y fi­nal. Nun­ca más vol­ví a tro­pe­zar con la mis­ma pie­dra». Es­te tex­to —que in­clu­ye el pró­lo­go que la pro­fe­so­ra Car­me Manuel pre­pa­ró pa­ra la edi­ción de Fran­klin Evans que Cá­te­dra pu­bli­có en el 2012— for­ma par­te de las con­ver­sa­cio­nes re­co­gi­das por Ho­ra­ce Trau­bel, y en él, de pa­so que deplora aquel re­la­to, nie­ga pa­ra la pos­te­ri­dad la exis­ten­cia de Vi­da y aven­tu­ras de Jack En­gle. Pe­ro la reali­dad es to­zu­da y aflo­ra. Pri­me­ro, no fue Ho­jas de hier­ba la obra más ven­di­da en vi­da de Whit­man, sino el Fran­klin Evans. Y se­gun­do, el Jack En­gle ha aca­ba­do por apa­re­cer.

No ha­lla­rá el lec­tor la po­de­ro­sa y atro­na­do­ra voz del «vie­jo her­mo­so» Walt Whit­man, el gran bar­do de la bar­ba lle­na de ma­ri­po­sas y los hom­bros de pa­na gas­ta­dos por la lu­na, al que tan hon­da­men­te can­tó Gar­cía Lor­ca. Pe­ro sí en­con­tra­rá las hue­llas de ese ti­tán en cons­truc­ción. Por­que en am­bas no­ve­las es­tá pa­ten­te la ges­ta­ción del guar­dián cí­vi­co, del de­fen­sor de la de­mo­cra­cia, que vie­ne di­rec­ta­men­te de su du­ra ex­pe­rien­cia fa­mi­liar —has­ta hu­bo de tra­ba­jar de car­pin­te­ro co­mo su pa­dre—, su de­di­ca­ción a la en­se­ñan­za en pue­blos de­ja­dos de la mano de Dios y su ab­ne­ga­da la­bor pe­rio­dís­ti­ca.

Whit­man te­nía 33 años cuan­do es­cri­bió de ma­ne­ra un tan­to ver­gon­zan­te Vi­da y aven­tu­ras de Jack En­gle, pe­ro su ju­ven­tud es­ta­ba muy le­jos. Ha­bía que­da­do en el te­rri­ble ca­mino tra­za­do des­de que, con so­lo on­ce años, de­jó la es­cue­la pa­ra con­tri­buir a la apu­ra­da eco­no­mía fa­mi­liar y con ape­nas quin­ce pu­bli­có en la pren­sa

su pri­mer ar­tícu­lo fir­ma­do.

Y, en el fon­do, su men­ta­li­dad pro­fun­da­men­te crí­ti­ca, re­for­mis­ta y so­cial coin­ci­día en in­ten­cio­nes con las mo­ti­va­cio­nes que alen­ta­ban la lla­ma­da fic­ción an­ti­al­cohó­li­ca —hoy tan en­ve­je­ci­da, pe­ro en­ton­ces pu­jan­te— y que tra­ta­ban de re­con­du­cir la vi­da des­ca­rria­da del tra­ba­ja­dor, ale­jar­la de la be­bi­da con unas na­rra­cio­nes de ca­rác­ter pe­da­gó­gi­co, alec­cio­na­dor y mo­ra­lis­ta. Es­ta­ba en el es­pí­ri­tu de Whit­man trans­for­mar al pue­blo ame­ri­cano, dig­ni­fi­car­lo. No en vano, con­ta­ba mu­chos años des­pués, el mar­qués de La Fa­yet­te (que ha­bía lu­cha­do en la Re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na) aban­do­nó un des­fi­le pa­ra to­mar en bra­zos al ni­ño Wal­ter de 6 años, al­zar­lo y be­sar­lo en la me­ji­lla. La mi­sión tras­cen­den­te ha­bía si­do se­ña­la­da.

EDI­CIO­NES DEL VIEN­TO

Jo­ven pe­ro no tan­to.

Re­tra­to de Whit­man to­ma­do en 1853, po­co des­pués de que el pe­rió­di­co «The Sun­day Dis­patch» hu­bie­se pu­bli­ca­do por en­tre­gas (en­tre el 14 de mar­zo y el 18 de abril de 1852) la no­ve­la «Vi­da y aven­tu­ras de Jack En­gle». En la fo­to tie­ne ape­nas 34 años, pe­ro su ju­ven­tud que­da le­jos: con 11 de­jó la es­cue­la, pa­ra con­tri­buir a la eco­no­mía fa­mi­liar, y con 15 pu­bli­có su pri­mer ar­tícu­lo fir­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.