Un ga­lle­go que ba­ja, y otro que sube

El Deportivo y el Cel­ta lle­gan en mo­men­tos con­tra­pues­tos en Li­ga a un der­bi re­ba­ja­do en ur­gen­cias

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - XUR­XO FER­NÁN­DEZ

Mel ha en­con­tra­do la es­tre­lla. Tres, don­de na­die es­pe­ra­ría en­con­trar­las. En el ban­qui­llo, la nu­ca de es­te Deportivo que se de­san­gra­ba en­tre in­for­tu­nios has­ta que cam­bió de ti­mo­nel pa­ra vi­rar el rum­bo. El nue­vo des­cu­brió a Ber­gan­ti­ños, Fa­yçal y Jo­se­lu mien­tras re­cu­pe­ra­ba al­go tan fun­da­men­tal co­mo los bríos y la for­tu­na. El azar ju­gó tam­bién un pa­pel en es­te múl­ti­ple gi­ro en el rol del trío de ac­to­res en­ca­si­lla­dos en el re­gis­tro de se­cun­da­rios (al­guno, ni si­quie­ra ha­bía pa­sa­do del cameo du­ran­te la ac­tual cam­pa­ña). Las ba­jas pre­ci­pi­ta­ron el pa­so al fren­te de los dos ga­lle­gos, mien­tras que el ma­rro­quí no ne­ce­si­tó de nin­gún fac­tor ex­tra pa­ra abrir­se pa­so. A Mos­que­ra, fe­liz­men­te re­pues­to del ba­jón que lo ha­bía con­ver­ti­do en ter­cer hom­bre pa­ra una zo­na sos­te­ni­da a dúo, tam­po­co le vi­nie­ron mal las mo­les­tias de Guil­her­me. En la pla­za del bra­si­le­ño de­mos­tró que el fút­bol su­per­la­ti­vo que ate­so­ra —«Es uno de los me­jo­res me­dio­cen­tros del fút­bol es­pa­ñol», lle­gó a sos­te­ner Mel sin pes­ta­ñear— no se ha­bía es­fu­ma­do mien­tras fir­ma­ba su re­no­va­ción de con­tra­to. Tu­vo opor­tu­ni­da­des el co­ru­ñés mien­tras era Ga­ri­tano quien im­par­tía ins­truc­cio­nes (on­ce par­ti­dos com­ple­tos en las do­ce pri­me­ras jor­na­das), pe­ro no fue has­ta que cam­bió el en­tre­na­dor cuan­do sin­tió «la con­fian­za que an­tes no te­nía».

Raúl Al­ben­to­sa, po­co sos­pe­cho­so de te­ner nin­gu­na cuen­ta pen­dien­te con Gaiz­ka, apun­ta­ba ayer al em­pu­jón mo­ral del re­le­vo co­mo ar­gu­men­to pa­ra el ac­tual bie­nes­tar: «Lo que el mís­ter nos di­jo el día que lle­gó fue que no nos sin­tié­ra­mos in­fe­rio­res a na­die. Eso nos lle­gó».

Y des­de en­ton­ces, no ha ha­bi­do un con­jun­to su­pe­rior al blan­quia­zul. Cua­tro par­ti­dos con­se­cu­ti­vos sin de­rro­ta en un tra­mo es­pe­cial­men­te de­li­ca­do del cam- Pe­pe Mel y sus ayu­dan­tes cum­plie­ron ayer con la cos­tum­bre de cuan­to en­tre­na­dor ha ocu­pa­do el ban­qui­llo de­por­ti­vis­ta y acu­die­ron a la Ofi­ci­na de Aten­ción al So­cio pa­ra su­mar­se a los abo­na­dos del con­jun­to

peo­na­to. Po­cos han si­do los que no han tro­pe­za­do víc­ti­mas de la aglo­me­ra­ción de par­ti­dos de las úl­ti­mas se­ma­nas. So­lo el Se­vi­lla acu­mu­la más ci­tas (sie­te) sin mor­der el pol­vo. El Deportivo que sa­lió de Bu­tar­que des­ca­be­za­do y a dos pun­tos del po­zo (te­nía pen­dien­te el due­lo con el Be­tis), blan­quia­zul. El cuer­po téc­ni­co (Ro­ber­to Ríos, Da­vid Gó­mez y Jo­sé Gor­di­llo acom­pa­ña­ron a Mel) apro­ve­chó la se­sión de tra­ba­jo en Ria­zor pa­ra acer­car­se a cum­plir el trá­mi­te.

no ha de­ja­do de su­bir la es­ca­le­ra a par­tir de en­ton­ces. Tie­ne el des­cen­so a ocho, y ha me­ti­do ya a otros dos equi­pos de por me­dio. Mien­tras, el ve­cino se ha obs­ti­na­do en ba­jar pel­da­ños.

Si el Dé­por acu­mu­la cua­tro ci­tas sin caer, el Cel­ta su­ma las mis­mas sin con­se­guir le­van­tar­se.

Em­pa­tó con­tra el Es­pan­yol y el Spor­ting, fue go­lea­do por el Barcelona y ca­yó por la mí­ni­ma an­te el Vi­lla­rreal en Ba­laí­dos. Una se­rie de en­cuen­tros dispu­tados con la ca­be­za (y la ali­nea­ción) pues­ta en Eu­ro­pa. Des­de que la com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal en­tró en la fa­se eli­mi­na­to­ria, Be­riz­zo no ha de­ja­do de ro­tar, y los ce­les­tes, que te­nían la sép­ti­ma pla­za a dos pun­tos en la jor­na­da 23, la ven aho­ra a 9.

El col­chón de unos y la tie­rra de na­die en la que ha­bi­tan los otros re­ba­jan mu­cho las ur­gen­cias del der­bi, aun­que si se tra­ta de pe­sar el sig­ni­fi­ca­do del cho­que, la ba­lan­za se in­cli­na cla­ra­men­te ha­cia los de ca­sa. Lle­gar con trein­ta pun­tos al pa­rón que se abre el lu­nes no so­lo per­mi­ti­ría ol­vi­dar ca­si de­fi­ni­ti­va­men­te el ries­go de des­pren­di­mien­to; con­so­li­da­ría ade­más el nue­vo pro­yec­to, con­ce­bi­do des­de la pre­mu­ra, y da­ría cré­di­to y tiem­po al téc­ni­co.

Tres estrellas nue­vas

Si es cier­to que a Mel le ha cos­ta­do en­con­trar las ho­ras ne­ce­sa­rias pa­ra mol­dear el gru­po a su an­to­jo, me­nos ha tar­da­do en con­ven­cer a dis­cí­pu­los y gra­da de su pro­pues­ta. Los re­sul­ta­dos han ser­vi­do de res­pal­do, pe­ro la for­ma de ob­te­ner­los no ha des­en­to­na­do. El Dé­por ha com­pe­ti­do en ci­tas en las que an­tes se plan­ta­ba ami­la­na­do, y, to­da­vía más im­por­tan­te, ha sa­bi­do so­bre­po­ner­se a los re­ve­ses del di­rec­to. Al­go iné­di­to es­te cur­so. Fa­lló un pe­nal­ti en Gi­jón y su­po arre­glar­lo; y cuan­do el Ba­rça le em­pa­tó el par­ti­do no lle­gó la te­mi­da go­lea­da vi­si­tan­te sino el aco­so lo­cal con tres pun­tos de pre­mio.

No se arre­dran ya los co­ru­ñe­ses, apa­ren­te­men­te con­ven­ci­dos de que real­men­te tie­nen el ni­vel que se les pre­su­po­nía. La con­fian­za de un plan­tel no se ga­na por nin­gún ca­mino nue­vo, el cré­di­to lo dan los he­chos y Mel ha ido cum­plien­do. Lo úl­ti­mo que di­jo fue aque­llo de que las ca­mi­se­tas se las po­nen y las qui­tan los ju­ga­do­res; a juz­gar por lo en­tre­na­do, Ber­gan­ti­ños, Fa­yçal y Jo­se­lu se han des­pren­di­do del pe­to de su­plen­tes a tiem­po pa­ra el der­bi. Tres estrellas nue­vas pa­ra un equi­po al al­za. Sa­len del ban­qui­llo. Ahí se es­con­dían, en la nu­ca, ta­tua­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.