«No que­re­mos que va­ya a la cár­cel, el mé­di­co no es un de­lin­cuen­te», di­ce la fa­mi­lia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

El trau­ma­tó­lo­go Pe­dro La­rrau­ri, que aten­dió a la gim­nas­ta De­si­rée Vi­la, ha si­do con­de­na­do a dos años de pri­sión y cua­tro de in­ha­bi­li­ta­ción. La gim­nas­ta su­frió una gra­ve caí­da cuan­do es­ta­ba en­tre­nan­do y la le­sión se com­pli­có y aca­ba­ron am­pu­tán­do­le una pier­na. La sen­ten­cia fue dic­ta­da por el juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 3 de Vi­go, in­for­mó el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia.

El juz­ga­do con­si­de­ró al mé­di­co res­pon­sa­ble de un de­li­to de le­sio­nes por im­pru­den­cia gra­ve con pér­di­da de miem­bro prin­ci­pal y gra­ve de­for­mi­dad y lo con­de­na a in­dem­ni­zar a la jo­ven De­si­rée Vi­la en 2.154.684 eu­ros. Pa­ra la in­dem­ni­za­ción se han te­ni­do en cuen­ta per­jui­cios es­té­ti­cos y mo­ra­les, se­cue­las, días de ba­ja de la pa­cien­te, in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas y la ca­pi­ta­li­za­ción de sen­das pró­te­sis, una de ellas de­por­ti­va.

Ade­más, el con­de­na­do ten­drá que pa­gar los gas­tos pre­vi­si­bles de asis­ten­cia, por in­cre­men­to de cos­tes de mo­vi­li­dad en las can­ti­da­des que se de­ter­mi­nen en eje­cu­ción de sen­ten­cia, que es re­cu­rri­ble.

Las in­dem­ni­za­cio­nes las tie­nen que pa­gar de for­ma con­jun­ta y so­li­da­ria el trau­ma­tó­lo­go, la Agru­pa­ción Mu­tual de Em­pre­sas (AMA), que es un se­gu­ro que am­pa­ra a los mé­di­cos, y Map­fre Se­gu­ros, y, sub­si­dia­ria­men­te, el Cen­tro Mé­di­co El Cas­tro Vi­go, don­de tra­ba­ja­ba el doc­tor La­rrau­ri.

El fa­llo con­clu­ye que la im­pru­den­cia gra­ve en la que in­cu- Los pa­dres de De­si­rée, acom­pa­ña­dos de su abo­ga­do (en el cen­tro) no re­cu­rri­rán el fa­llo.

rrió el trau­ma­tó­lo­go «se con­fi­gu­ra no por un úni­co ac­to u omi­sión mé­di­ca ais­la­dos, sino por el con­jun­to de las omi­sio­nes ha­bi­das del de­ber de cui­da­do» de la pa­cien­te.

La juez ase­gu­ra en la sen­ten­cia que en la ac­tua­ción del mé­di­co hu­bo la «des­preo­cu­pa­ción más ab­so­lu­ta y cla­mo­ro­sa por la suer­te que pu­die­ra co­rrer su pa­cien­te».

Se re­fie­re a que, es­tan­do «cons­ta­ta­da y ob­je­ti­va­da» una le­sión vas­cu­lar en la pier­na le­sio­na­da, el mé­di­co no de­ci­dió su tras­la­do in­me­dia­to pa­ra que la in­ter­vi­nie­ra otro es­pe­cia­lis­ta, sino que es­pe­ró más de quin­ce ho­ras tras co­no­cer los re­sul­ta­dos de la prue­ba en la que se de­tec­tó a la pa­cien­te

una obs­truc­ción de la ar­te­ria po­plí­tea. La sen­ten­cia di­ce que ob­vió «la ur­gen­cia del cua­dro clí­ni­co» de la chi­ca e in­cre­men­tó los pla­zos pa­ra su «ade­cua­do tra­ta­mien­to, en tér­mi­nos que com­pro­me­tían la via­bi­li­dad de la ex­tre­mi­dad», y que di­cho re­tra­so «in­flu­yó cau­sal­men­te» en que se la tu­vie­ran que aca­bar ampu­tan­do.

La pa­cien­te, que aho­ra tie­ne

die­ci­ocho años de edad y re­si­de en el Reino Uni­do, su­peró seis me­ses de tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co tras la ampu­tación y vi­vió un «cam­bio enor­me» en su vi­da, que, sin em­bar­go, no hi­zo que per­die­se su pa­sión por el de­por­te, ya que, aun­que no po­drá vol­ver a prac­ti­car la gimnasia acro­bá­ti­ca co­mo an­tes, mo­da­li­dad que desa­rro­lla­ba en el Club Flic Flac de Vi­go, es­tá apren­dien­do a co­rrer con su pró­te­sis.

El abo­ga­do del mé­di­co con­si­de­ra que la sen­ten­cia es un des­pro­pó­si­to y ha anun­cia­do que la van a re­cu­rrir an­te la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pon­te­ve­dra. El le­tra­do po­ne de re­lie­ve que la jo­ven tam­bién fue aten­di­da por otros fa­cul­ta­ti­vos. Los pa­dres de la jo­ven aco­gie­ron ayer con sa­tis­fac­ción el fa­llo ju­di­cial y anun­cia­ron que no re­cu­rri­rán la sen­ten­cia. La chi­ca re­ci­bió la no­ti­cia en In­gla­te­rra don­de es­tá es­tu­dian­do Tu­ris­mo en al Uni­ver­si­dad de Can­ter­bury. «La he­mos lla­ma­do por te­lé­fono y se ha mos­tra­do con­ten­ta pe­ro lo que más le preo­cu­pa en es­te mo­men­to es sa­car ade­lan­te los exá­me­nes que tie­ne es­tos días», ma­ni­fes­tó la ma­dre, Ma­ría Je­sús Bar­gie­la. Ex­pli­có que en es­tos mo­men­to «se es­tá cen­tran­do en los es­tu­dios a to­pe».

La jo­ven dis­po­ne ac­tual­men­te de dos pró­te­sis, una pa­ra ha­cer vi­da dia­ria y otra pa­ra po­der prac­ti­car deportes. Pa­ra ello ne­ce­si­ta­rá mu­cha reha­bi­li­ta­ción y «un en­tre­na­dor ade­cua­do», se­gún ma­ni­fes­tó su ma­dre.

Víc­tor Vi­la, el pa­dre de la jo­ven, se­ña­ló que les pa­re­ce una bue­na sen­ten­cia: «No la es­pe­rá­ba­mos, aun­que es­tá­ba­mos lu­chan­do por ella».

El abo­ga­do de la fa­mi­lia, Al­fon­so Igle­sias, se­ña­ló que la sen­ten­cia es­tá «bien fun­da­men­ta­da» y ase­gu­ra que «no es fá­cil re­vo­car­la» pe­ro en­tien­de que el fa­cul­ta­ti­vo la re­cu­rra.

En un prin­ci­pio la fa­mi­lia ha­bía so­li­ci­ta­do pa­ra el mé­di­co tres años de cár­cel pe­ro an­te la con­de­na a dos años se ha con­fir­ma­do. El pa­dre de la jo­ven ma­ni­fes­tó al res­pec­to: «No que­re­mos que in­gre­se en pri­sión por­que no es un de­lin­cuen­te».

El pro­ble­ma ju­di­cial si­tuó al cen­tro mé­di­co El Cas­tro al bor­de de la quie­bra y de he­cho tu­vo que aco­ger­se a la de­cla­ra­ción de pre­con­cur­so de acree­do­res, ya que la in­dem­ni­za­ción que tie­ne que pa­gar es muy ele­va­da. El cen­tro se ha sal­va­do del cie­rre gra­cias a la re­cien­te com­pra por el gru­po hos­pi­ta­la­rio HM.

El abo­ga­do del mé­di­co ha anun­cia­do que re­cu­rri­rá el fa­llo an­te la Au­dien­cia

XOÁN C. GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.