McDo­nald’s en­tra en la lis­ta de mar­cas aver­gon­za­das de sus tuits

La ca­de­na se ce­bó con Trump y pi­dió la vuel­ta de Oba­ma

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - LAURA G. DEL VALLE

Di­cen que va­yas don­de va­yas, un Big Mac siem­pre sa­brá igual. Pe­ro es­ta teo­ría se­gu­ro po­dían re­ba­tir­la ayer los mi­llo­nes de vo­tan­tes de Do­nald Trump a los que se les atra­gan­tó la fa­mo­sa ham­bur­gue­sa cuan­do le­ye­ron el tuit de la cuen­ta ofi­cial de McDo­nald’s en el que se de­cía: «Eres un po­bre ejem­plo de pre­si­den­te y nos en­can­ta­ría que vol­vie­se Oba­ma, tam­bién tie­nes las ma­nos pe­que­ñas». El men­sa­je tie­ne más re­co­rri­do del que a prio­ri se pue­da pen­sar, y es que Trump su­fre un gran com­ple­jo por sus ma­nos, una in­se­gu­ri­dad que el pre­can­di­da­to re­pu­bli­cano Mar­co Ru­bio ya apro­ve­chó ha­ce unos me­ses en su pug­na por quitarse al mag­na­te de en me­dio, cuan­do com­pa­ró el ta­ma­ño de las ex­tre­mi­da­des del aho­ra pre­si­den­te con el de su pe­ne.

El in­cen­dia­rio tuit de McDo­nald’s no du­ró más que 20 mi­nu­tos en la red so­cial del pá­ja­ro azul, pe­ro fue su­fi­cien­te pa­ra que los mu­chos se­gui­do­res de la cuen­ta re­tui­tea­ran y cap­tu­ra­ran unas pa­la­bras asom­bro­sas, no so­lo por­que ve­nían de uno de los sím­bo­los del ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se, sino por­que el pro­pio Trump ha re­co­no­ci­do en más de una oca­sión que es un fa­ná­ti­co de es­ta ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da. De he­cho, has­ta lle­gó a par­ti­ci­par en uno de sus anun­cios en el 2002.

La com­pa­ñía se vio en un bre­te más que com­pli­ca­do del que in­ten­tó sa­lir bo­rran­do el tuit, aun­que, eso sí, asu­mien­do la au­to­ría del co­men­ta­rio: «Twit­ter nos ha no­ti­fi­ca­do que nues­tra cuen­ta se ha vis­to vul­ne­ra­da. He­mos bo­rra­do el tuit, ase­gu­ra­do nues­tra cuen­ta y en es­tos mo­men­tos he- mos es­ta­mos in­ves­ti­gan­do lo ocu­rri­do», pu­bli­ca­ron pos­te­rior­men­te. De es­te mo­do, de­jan la puer­ta abier­ta a un hac­keo ex­terno o a la po­si­bi­li­dad de que un em­plea­do hu­bie­ra apro­ve­cha­do la co­yun­tu­ra pa­ra desatar la po­lé­mi­ca.

Ca­sos co­mo el de McDo­nald’s se re­pi­ten con asi­dui­dad des­de que la fi­gu­ra del com­mu­nity ma­na­ger se ha con­ver­ti­do en un in­dis­pen­sa­ble de las em­pre­sas. Aun­que el tra­ba­jo de es­tos en­car­ga­dos de las re­des so­cia­les tie­nen co­mo co­me­ti­do dis­tri­buir in­for­ma­ción fa­vo­ra­ble de la mar­ca en cues­tión, en oca­sio­nes, los erro­res pa­san fac­tu­ras im­per­do­na­bles. «En es­te ca­so, por lo me­nos, han pe­di­do dis­cul­pas», ex­pli­ca Ma­til­de Corral, de la agen­cia Bi­no­mio Co­mu­ni­ca­ción, en Vi­go. Se­gún es­ta ex­per­ta, «Twit­ter es la red so­cial que cau­sa más pro­ble­mas a las com­pa­ñías, por­que mu­chas ve­ces lan­zan tuits que re­pre­sen­tan va­lo­res que no se co­rres­pon­den con los de sus clien­tes».

Una de las úl­ti­mas com­pa­ñías que se ha vis­to obli­ga­da a rec­ti­fi­car, tras un men­sa­je en el que se car­ga­ba du­ra­men­te con­tra la pe­rio­dis­ta Sa­mant­ha Vi­llar, fue la mar­ca es­pa­ño­la de pro­duc­tos ali­men­ti­cios pa­ra be­bés He­ro. Cuan­do ha­ce unas se­ma­nas la aho­ra es­cri­to­ra es­tu­vo en el ojo del hu­ra­cán por unas de­cla­ra­cio­nes so­bre la pér­di­da de ca­li­dad de vi­da cuan­do una mu­jer es ma­dre, es­ta com­pa­ñía se bur­ló de su que­ja da­da la po­si­ción so­cial que, de­cían, os­ten­ta. Se­ma­nas más tar­de, fe­li­ci­ta­ban a la pe­rio­dis­ta por su ma­ter­ni­dad ale­gan­do que la in­ten­ción de la em­pre­sa «nun­ca fue ofen­der».

«Un mal tuit se pue­de lle­var por de­lan­te una cam­pa­ña en­te­ra, y ha­ce más da­ño a una fir­ma que lo que pue­dan re­for­zar su ima­gen cien­tos de tuits po­si­ti­vos», se­ña­la Corral. Que se lo di­gan a L’Oreal, que con su cam­pa­ña del 8 de mar­zo in­cen­dió a mi­les de mu­je­res con tuits que mu­chas til­da­ron de se­xis­tas al afir­mar frases co­mo: «Me sien­to mu­jer cuan­do en una pri­me­ra ci­ta me le­van­to ca­da dos se­gun­dos pa­ra re­to­car mi ma­qui­lla­je».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.