La nor­ma­ti­va del cen­tro his­tó­ri­co dis­pa­ra el cos­te del as­cen­sor

Exi­ge un es­tu­dio ar­queo­ló­gi­co pre­vio a la obra del fo­so pa­ra el ele­va­dor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MA­RÍA HER­MI­DA PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

En Pon­te­ve­dra, sin con­tar la zo­na vie­ja, no que­dan de­ma­sia­dos edi­fi­cios sin as­cen­sor. Los ve­ci­nos los fue­ron co­lo­can­do, en oca­sio­nes, bus­can­do so­lu­cio­nes iné­di­tas —en San An­to­ni­ño hay un ca­so en el que in­clu­so cam­bia­ron el por­tal de si­tio— pa­ra sal­var los pro­ble­mas ar­qui­tec­tó­ni­cos. Pe­ro la co­sa cam­bia si se mi­ra con lu­pa a los in­mue­bles del cen­tro his­tó­ri­co. Ahí, la exis­ten­cia de ele­va­do­res es mu­chí­si­mo más es­ca­sa. ¿Por qué? Por mu­chas ra­zo­nes, al­gu­nas re­la­cio­na­das con el sim­ple he­cho de que se tra­ta de edi­fi­cios de me­nos al­tu­ras, con co­mu­ni­da­des muy pe­que­ñas o in­clu­so per­te­ne­cien­tes a una so­la fa­mi­lia. Pe­ro, se­gún ex­pli­ca­ban ayer des­de el co­le­gio de ar­qui­tec­tos o des­de dis­tin­tas fir­mas que co­lo­can as­cen­so­res, tam­bién in­flu­ye otra cues­tión: en lí­neas ge­ne­ra­les, sa­le mu­cho más ca­ro co­lo­car un as­cen­sor en el cen­tro his­tó­ri­co que en cual­quier otra par­te de la ur­be.

El pro­ble­ma es el si­guien­te. Pa­ra co­lo­car el as­cen­sor sí o sí hay que ha­cer un fo­so. Se tra­ta de un es­pa­cio ba­jo tie­rra en el que tie­ne que co­ger el cha­sis del ele­va­dor y tam­bién, se­gún ex­pli­ca­ba ayer el de­le­ga­do de Otis en Pon­te­ve­dra, Raúl Tou­ri­ño, «en el que se de­je un hue­co, un re­fu­gio de se­gu­ri­dad, pa­ra los téc­ni­cos de man­te­ni­mien­to». Co­mo mí­ni­mo, y ya co­gien­do muy de pun­ti­llas la nor­ma­ti­va, hay que es­car­bar unos 50 cen­tí­me­tros. Eso, ló­gi­ca­men­te, im­pli­ca re­mo­ver tie­rra. Y, por tan­to, tra­tán­do­se de la zo­na his­tó­ri­ca, no que­da otra que en­car­gar pri­me­ro un es­tu­dio ar­queo­ló­gi­co. Así las co­sas, el cos­te de la obra se aca­ba dis­pa­ran­do. «Po­de oco­rrer que un pro­xec­to que tes pre­su­pos­ta­do por un­ha can­ti­da­de con­cre­ta, ao fa­cer o es­tu­do ese se aca­be du­pli­can­do ese or­za­men­to. A nor­ma es­tá así e os téc­ni­cos que fan as cou­sas te­ñen que co­brar, lo­xi­ca­men­te», se­ña­la­ban ayer des­de el co­le­gio de ar­qui­tec­tos. Es­ta mis­ma fuen­te apun­ta­ba que hay ca­sos muy con­cre­tos de edi­fi­cios con fi­gu­ras de pro­tec­ción —en el cas­co his­tó­ri­co, ade­más de las exi­gen­cias de Patrimonio, es­tá vi­gen­te des­de el 2003 el Pe­pri­ca, que es el Plan Es­pe­cial de Pro­tec­ción, Re­for­ma In­te­rior e Con­ser­va­ción do Con­xun­to His­tó­ri­co Ar­tís­ti­co de Pon­te­ve­dra— en los que di­rec­ta­men­te no es po­si­ble ins­ta­lar un as­cen­sor. Pe­ro, de to­das for­mas, no es lo más ha­bi­tual.

«Me lo pi­den to­das las clien­tas»

Si se ha­ce la prue­ba del al­go­dón, se pre­gun­ta en dis­tin­tos edi­fi­cios, so­bre to­do en los que no fue­ron res­tau­ra­dos y si­guen co­mo ha­ce dé­ca­das, la res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: «No po­de­mos po­ner as­cen­sor, es ca­ro y so­mos po­cos en la co­mu­ni­dad», in­di­can en por­ta­les de ca­lles co­mo Prin­ce­sa, Don Gonzalo o las in­me­dia­cio­nes de la pla­za de abas­tos. Eso sí, to­do el mun­do suspira por los ele­va­do­res. Una mu­jer, que vi­ve en un pri­me­ro, in­di­ca: «Tu­ve un ac­ci­den­te y tu­ve que po­ner un as­cen­sor de mano, es tre­men­do». Des­de la peluquería Ana Bou­zas, ubi­ca­da en un pri­me­ro de la ca­lle Manuel Qui­ro­ga, la due­ña di­ce: «Me lo pi­den to­das las clien­tas, oja­lá lo tu­vié­ra­mos».

HER­MI­DA

Fi­na, que vi­ve en un se­gun­do sin as­cen­sor de la zo­na vie­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.