Absuelto por ne­gar­se a so­plar por­que los po­li­cías lo­ca­les no le sor­pren­die­ron con­du­cien­do

El acu­sa­do es­ta­ba es­ta­cio­na­do de ma­dru­ga­da en un lu­gar prohi­bi­do de la ave­ni­da de Uru­guai

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada -

En la ma­dru­ga­da del 2 de no­viem­bre del 2015, un vian­dan­te aler­tó a la Po­li­cía Lo­cal so­bre la pre­sen­cia de un con­duc­tor que «no se en­con­tra­ba en bue­nas con­di­cio­nes». Una pa­tru­lla se des­pla­zó has­ta la ave­ni­da de Uru­guai lo­ca­li­zan­do el Seat León es­ta­cio­na­do en un lu­gar prohi­bi­do y con el con­duc­tor en el in­te­rior. Se le re­qui­rió pa­ra que so­pla­se y es­te se ne­gó pe­se a ser in­for­ma­do de las po­si­bles con­se­cuen­cias de es­ta de­ci­sión.

Un juz­ga­do de lo Pe­nal de Pon­te­ve­dra, a la vis­ta que el con­duc­tor ca­re­cía de an­te­ce­den­tes pe­na- les, le im­pu­so seis me­ses de pri­sión y un año y un día de re­ti­ra­da del car­né. Dis­con­for­me, el pon­te­ve­drés re­cu­rrió y aho­ra la Au­dien­cia le aca­ba de dar la ra­zón re­vo­can­do es­ta con­de­na y, por tan­to, ab­sol­vién­do­le. Eso sí, se de­ja abier­ta la puer­ta a una po­si­ble mul­ta, to­da vez que es­ta con­duc­ta «no re­ba­sa del de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo san­cio­na­dor».

Los ma­gis­tra­dos pon­te­ve­dre­ses sos­tie­nen su de­ci­sión en el he­cho de que, se­gún la nor­ma­ti­va y ju­ris­pru­den­cia apli­ca­ble a es­tos su­pues­tos, «no bas­ta con que el acu­sa­do ha­ya co­me­ti­do una in­frac­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y que apa­ren­te­men­te se ha­lle ba­jo la in­fluen­cia de be­bi­das al­cohó­li­cas, sino que es ne­ce­sa­rio, ade­más, que la per­so­na a la que se re­quie­re pa­ra so­me­ter­se a las prue­bas ‘‘es­té con­du­cien­do’’ o, en su ca­so, ‘‘aca­be de con­du­cir’’». En es­te sen­ti­do, alu­den a que los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les du­ran­te la vis­ta oral re­co­no­cie­ron, por un la­do, que el acu­sa­do no es­ta­ba con­du­cien­do y, por otro, que tam­po­co exis­tía cons­tan­cia de que aca­ba­ra de ha­cer­lo y de es­ta­cio­nar el vehícu­lo cuan­do le re­qui­rie­ron pa­ra so­me­ter­se a la prue­ba de al­coho­le­mia.

In­sis­ten en que el Có­di­go Pe­nal, tan­to pa­ra es­tos test co­mo pa­ra los de­tec­ción de dro­gas, ha­ce re­fe­ren­cia a su­pues­tos de efec­ti­va con­duc­ción. De he­cho, en la pro­pia sen­ten­cia aho­ra re­vo­ca­da ta­xa­ti­va­men­te su fun­da­men­to de de­re­cho re­co­ge: «No cons­tan­do que el acu­sa­do con­du­je­ra en ese mo­men­to el vehícu­lo».

En cuan­to a la con­de­na ini­cial, la mis­ma se fun­da­men­tó, no so­bre la te­sis de que el acu­sa­do es­tu­vie­ra con­du­cien­do, sino «so­bre la ba­se de la fa­cul­tad que tie­nen los agen­tes (...) pa­ra so­me­ter a los con­duc­to­res y de­más usua­rios de la vía a las prue­bas de im­preg­na­ción al­cohó­li­ca». Tal ex­tre­mo no es com­par­ti­do por la Au­dien­cia en es­te ca­so con­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.