Una abo­ga­da ga­lle­ga con­si­gue que la in­dem­ni­cen por el re­tra­so de un vue­lo

La Agen­cia Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad Aé­rea le ha re­co­no­ci­do el de­re­cho a per­ci­bir 600 eu­ros por­que su co­ne­xión se de­mo­ró va­rias ho­ras

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - MANUEL BLAN­CO

El que la si­gue la con­si­gue. Esa es la mo­ra­li­na de la ba­ta­lla en la que ha­ce al­go más de año y me­dio se em­bar­có la abo­ga­da co­ru­ñe­sa Eva Leis pa­ra re­cla­mar una in­dem­ni­za­ción por el re­tra­so de un vue­lo ope­ra­do por Ibe­ria que de­bía unir Ma­drid y San Fran­cis­co (EE.UU.). La Agen­cia Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad Aé­rea (AESA) aca­ba de re­co­no­cer­le a la le­tra­da el de­re­cho a per­ci­bir 600 eu­ros to­da vez que la fa­lli­da co­ne­xión de­mo­ró su ate­rri­za­je en la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se en unas tres ho­ras.

Es­te es el quid de la cues­tión. La nor­ma­ti­va so­bre avia­ción ci­vil en vi­gor re­co­no­ce el de­re­cho a per­ci­bir una com­pen­sa­ción por re­tra­sos su­pe­rio­res a tres ho­ras en vue­los de más de 3.500 ki­ló­me­tros. La odi­sea de Eva Leis arran­có en agos­to del 2012 en el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, cuan­do ya ha­bía em­bar­ca­do con des­tino a San Fran­cis­co. Por mo­ti­vos téc­ni­cos, la ae­ro­lí­nea or­de­nó des­alo­jar el apa­ra­to y no fue has­ta va­rias ho­ras des­pués cuan­do re­ubi­ca­ron a la abo­ga­da en un vue­lo de Ame­ri­can Air­li­nes. Ella sa­bía que, en esas con­di­cio­nes, te­nía de­re­cho a una in­dem­ni­za­ción y, tras re­gre­sar, tra­mi­tó la pe­ti­ción an­te la com­pa­ñía. Du­ran­te me­ses le die­ron lar­gas y la ins­ta­ron a que for­mu­la­se la so­li­ci­tud an­te Ame­ri­can Air­li­nes. La ae­ro­lí­nea es­ta­dou­ni­den­se se ne­gó en to­do mo­men­to por­que con­si­de­ra­ba que no era su res­pon­sa­bi­li­dad, aun­que la ce­le­ri­dad con la que res­pon­dían a sus re­cla­ma­cio­nes con­tras­ta­ba con la di­la­ción que se en­con­tra­ba al tra­tar con su ri­val.

A la vis­ta de la si­tua­ción, y can­sa­da de ir de un la­do pa­ra otro, la le­tra­da re­cu­rrió a AESA, que en enero pa­sa­do de­ci­dió re­co­no­cer­le el de­re­cho a una com­pen­sa­ción de 600 eu­ros. La com­pa­ñía es­pa­ño­la te­nía un mes pa­ra sa­tis­fa­cer es­ta can­ti­dad, pe­ro ayer aún no la ha­bía abo­na­do. El dic­ta­men de la AESA no es vin­cu­lan­te, aun­que ser­vi­ría co­mo prue­ba de car­go an­te un even­tual pro­ce­so ci­vil de­ri­va­do de es­te epi­so­dio, un ex­tre­mo es­te que ya es­tá con­si­de­ran­do Leis si la em­pre­sa no atien­de a ra­zo­nes. «La ver­dad es que es­toy can­sa­da —ase­gu­ra­ba a La Voz—, no se pue­den pi­so­tear los de­re­chos de los usua­rios».

La abo­ga­da di­vul­gó su ca­so ayer a tra­vés de su mu­ro de Fa­ce­book, y, pa­ra su sor­pre­sa, la cuen­ta ofi­cial de la ae­ro­lí­nea le res­pon­dió pi­dién­do­le in­for­ma­ción so­bre el ca­so pa­ra po­ner­lo en co­no­ci­mien­to de su de­par­ta­men­to le­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.