Sus­pi­ros de Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

No me re­fie­ro al po­pu­lar pa­so­do­ble es­cri­to pa­ra Es­tre­lli­ta Cas­tro y re­in­ter­pre­ta­do por la Pi­quer, sino a es­te país de ayes, de per­ma­nen­tes sus­pi­ros co­mo si con­tem­plá­ra­mos el mun­do des­de el mí­ti­co puen­te ve­ne­ciano de los sus­pi­ros. Eu­ro­pa vuel­ve a plan­tar las dos ve­lo­ci­da­des pa­ra en­ten­der la vie­ja Unión con reivin­di­ca­cio­nes na­cio­na­les y na­cio­na­lis­tas que vuel­ven a re­edi­tar la xe­no­fo­bia y la ex­clu­sión, mien­tras el due­lo por el bre­xit nos obli­ga a rein­ven­tar un nú­cleo du­ro com­pues­to por los cua­tro países, tres me­di­te­rrá­neos más Ale­ma­nia. Y mien­tras es­to su­ce­de en nues­tro en­torno, re­sul­ta que tenemos dos gran­des pro­ble­mas pa­trios. A sa­ber: la mi­sa te­le­vi­sa­da de los do­min­gos por el se­gun­do ca­nal de la te­le­vi­sión pú­bli­ca, y la ampu­tación del ra­bo de los pe­rros. Am­bos de­ba­ti­dos en se­de par­la­men­ta­ria, mien­tras se re­po­ne, con ele­fan­tiá­si­ca san­ción de Bru­se­las, la ley del si­len­cio, en ver­sión his­pa­na, sin Elia Ka­zan ni Marlon Bran­do, sin mue­lles neo­yor­qui­nos pe­ro con es­ti­ba­do­res de la es­tir­pe sin­di­cal del ma­fio­so Hof­fa, y con au­sen­cias no­ta­bles en las ban­ca­das del Con­gre­so de los Dipu­tados, con un PSOE afir­mán­do­se en un no dic­ta­do por la de­fen­sa an­da­lu­za —es­ti­ba­do­res de Al­ge­ci­ras— de su pre­si­den­ta y pró­xi­ma can­di­da­ta a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de su par­ti­do, y la abs­ten­ción de ese gru­po que bus­ca per­ma­nen­te­men­te su iden­ti­dad, Ciu­da­da­nos, abs­te­nién­do­se des­pués de afir­mar tres ve­ces que vo­ta­rían sí

Los más re­cien­tes sus­pi­ros es­pa­ño­les —el soberanismo ca­ta­lán no en­tra en es­ta cró­ni­ca— vuel­ven a re­cla­mar, co­mo su­ce­de cí­cli­ca­men­te, la lai­ci­dad del Es­ta­do sub­ra­ya­da en la Cons­ti­tu­ción, pa­ra so­li­ci­tar des­de el gru­po Po­de­mos la su­pre­sión de la mi­sa de los do­min­gos te­le­vi­sa­da por la se­gun­da ca­de­na, y que tu­vo un úl­ti­mo sha­re de un 20 %, con un lar­go mi­llón de te­le­vi­den­tes, pe­se a ser emi­ti­da en una fre­cuen­cia ho­ra­ria ca­si clan­des­ti­na. Es­pa­ña es sin du­da acon­fe­sio­nal en los pa­pe­les pe­ro no en la tra­di­ción de nues­tra per­te­nen­cia a la gran cul­tu­ra ju­deo­cris­tia­na que de­fi­nió la iden­ti­dad eu­ro­pea. Ca­da do­min­go acu­den a las mi­sas do­ce mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, y no ca­be de­ba­te so­bre la mi­sa te­le­vi­sa­da, un au­tén­ti­co ser­vi­cio pú­bli­co pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que no pue­den asis­tir fí­si­ca­men­te a la igle­sia. No es en nin­gún ca­so un pro­ble­ma, aca­so sí ideo­ló­gi­co con­tem­pla­do des­de po­si­cio­nes de cier­ta nos­tal­gia mar­xis­ta. Fal­so de­ba­te so­bre el cual la po­lé­mi­ca es­tá sien­do de ta­ber­na, y que se rea­bre jus­to en vís­pe­ras de la Se­ma­na San­ta.

Y qué de­cir del pe­rro de san Ro­que his­pano que, co­mo en la co­pla, no tie­ne ra­bo… gra­ve pro­ble­ma de to­dos los es­pa­ño­les. Yo es­toy le­jos de de­fen­der ampu­tación al­gu­na a nin­gún ani­mal, pe­ro zan­jo la dis­cu­sión ar­gu­men­tan­do con el pre­si­den­te del Con­se­jo de Ve­te­ri­na­rios cuan­do ase­ve­ró que «si el pe­rro tie­ne ra­bo, lo tie­ne por al­go». De­ba­te ce­rra­do.

Y así es, que­ri­do Pi­ran­de­llo, por­que así nos pa­re­ce. Sus­pi­ros de Es­pa­ña, de la vie­ja y eter­na Es­pa­ña par­ti­da en dos, al me­nos, mi­ta­des. Di­ce un dia­rio fe­rro­lano:

«En el cam­po de Ba­ta­llo­nes se ven a me­nu­do al­gu­nos gru­pos de sol­da­dos ro­dean­do a los due­ños de ru­le­tas y ju­gan­do in­tere­ses que, si bien no as­cien­den a cre­ci­das su­mas, es de la­men­tar que el es­ca­so ha­ber que per­ci­be el sol­da­do, lo in­vier­ta en una en­ga­ñi­fa tan ma­ni­fies­ta co­mo esa».

En cam­bio, aña­de otro co­le­ga, disminuye en Ferrol el nú­me­ro de ju­ga­do­res de lotería tras el de­sen­ga­ño del sor­teo de Na­vi­dad, has­ta el pun­to que en la úl­ti­ma ti­ra­da que­da­ron por ven­der en aque­lla ad­mi­nis­tra­ción 330 dé­ci­mos Vi­lla­gar­cía de Aro­sa ha vi­vi­do una nue­va jor­na­da pa­trió­ti­ca que se re­pi­te des­de el me­mo­ra­ble 17 de mar­zo de 1935, fe­cha de la fun­da­ción de la Fa­lan­ge ga­lle­ga. En pre­sen­cia del vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Mo­vi­mien­to, don Ale­jan­dro Ro­drí­guez de Val­cár­cel, el al­cal­de, se­ñor Pi­ñei­ra, pro­ce­dió a la en­tre­ga de sus tí­tu­los a los be­ne­fi­cia­rios del gru­po de vi­vien­das San Ro­que, cien pi­sos dis­tri­bui­dos en cin­co blo­ques que cons­tan ca­da uno de co­ci­na-co­me­dor, cuar­to de ba­ño, ser­vi­cio y tres dor­mi­to­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.