Los te­rro­ris­tas bus­can apro­ve­char la de­bi­li­dad del Eje­cu­ti­vo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - G. B.

La fe­cha es­co­gi­da por ETA pa­ra ha­cer su anun­cio no es ca­sual. La no­ti­cia lle­ga en el peor mo­men­to pa­ra el Go­bierno. Por una par­te, co­mo se evi­den­ció el jue­ves en el Con­gre­so con la vo­ta­ción so­bre el de­cre­to de la es­ti­ba, el Eje­cu­ti­vo atra­vie­sa un mo­men­to de gran de­bi­li­dad, sin una ma­yo­ría ga­ran­ti­za­da y a mer­ced de acuer­dos que pue­dan al­can­zar el res­to de los gru­pos. Por otra, el Go­bierno se en­cuen­tra so­me­ti­do a una gran pre­sión po­lí­ti­ca por el de­sa­fío so­be­ra­nis­ta en Ca­ta­lu­ña y la inminente con­vo­ca­to­ria de un re­fe­ren­do ile­gal de in­de­pen­den­cia.

Pe­ro, so­bre to­do, el anun­cio de ETA lle­ga en pleno pro­ce­so de ne­go­cia­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do. ¿Y qué tie­ne que ver ETA con las cuen­tas pú­bli­cas? Di­rec­ta­men­te, na­da. Pe­ro, co­mo se ha pues­to de ma­ni­fies­to con la de­ci­sión del PP de fa­ci­li­tar la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos del País Vas­co, el Go­bierno cuen­ta con su­mar el vo­to fa­vo­ra­ble del PNV en el Con­gre­so pa­ra apro­bar las cuen­tas del Es­ta­do, una vez cons­ta­ta­da la im­po­si­bi­li­dad de que un PSOE en ple­na cam­pa­ña de elec­cio­nes pri­ma­rias los apo­ye o se abs­ten­ga. El vo­to del PNV, su­ma­do al de Ciu­da­da­nos y el dipu­tado de Nue­va Ca­na­rias, se­ría su­fi­cien­te pa­ra apro­bar los fon­dos pú­bli­cos. ETA es cons­cien­te de la po­si­ción de fuer­za de los na­cio­na­lis­tas vas­cos y de que es­tos es­tán dis­pues­tos a apro­ve­char­la pa­ra con­se­guir unos ob­je­ti­vos que Ra­joy les ha ne­ga­do has­ta aho­ra.

Al mar­gen de so­li­ci­tar un fuer­te im­pul­so a las in­ver­sio­nes en el País Vas­co, es al­ta­men­te pro­ba­ble que el PNV so­li­ci­te al Go­bierno, co­mo con­tra­par­ti­da a su apo­yo, una po­lí­ti­ca de ges­tos de ca­ra al fi­nal de ETA que im­pli­que el acer­ca­mien­to de pre­sos a ese te­rri­to­rio, com­ple­ta­da con la ce­sión de las com­pe­ten­cias en ma­te­ria pe­ni­ten­cia­ria. El par­ti­do de Íñi­go Ur­ku­llu ya pu­so en­ci­ma de la me­sa esas exi­gen­cias, aun­que no de for­ma ofi­cial, cuan­do Ra­joy tra­tó de ga­nar­se su apo­yo pa­ra la in­ves­ti­du­ra. Pe­ro es­te no ac­ce­dió. Aho­ra, esa pre­sión pue­de ser ma­yor, no so­lo por la ne­ce­si­dad del Go­bierno de apro­bar los Pre­su­pues­tos y dar mues­tras de es­ta­bi­li­dad, sino tam­bién por el mo­vi­mien­to tác­ti­co de ETA. Ra­joy siem­pre ha exi­gi­do la en­tre­ga de las ar­mas y la di­so­lu­ción de la ban­da co­mo re­qui­si­to pre­vio inex­cu­sa­ble pa­ra dar pa­sos ade­lan­te. Ob­via­men­te, las con­di­cio­nes que po­ne ETA en su anun­cio son inacep­ta­bles pa­ra el Go­bierno. Pe­ro, aun así, si la ban­da en­tre­ga las ar­mas y se di­suel­ve, po­dría ser el pri­mer ges­to pa­ra que al­go em­pie­ce a mo­ver­se en ese te­rreno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.