Trump re­pro­cha la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mer­kel en un ten­so en­cuen­tro

El pre­si­den­te de­fien­de que la in­mi­gra­ción «es un pri­vi­le­gio, no un de­re­cho»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

La ex­tra­va­gan­cia y la im­pul­si­vi­dad se vie­ron ayer las ca­ras con el prag­ma­tis­mo y la me­su­ra. Esas son las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de dos de los lí­de­res más po­de­ro­sos del mun­do. Washington y Ber­lín fren­te a fren­te, o lo que es lo mis­mo Do­nald Trump y An­ge­la Mer­kel, jun­tos por pri­me­ra vez des­pués de fuer­tes des­en­cuen­tros.

Ayer era el mo­men­to de to­mar la tem­pe­ra­tu­ra a esa hos­ti­li­dad evi­den­cia­da a lo lar­go de una cam­pa­ña elec­to­ral en la que el en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano acu­só a Mer­kel de arrui­nar a Ale­ma­nia con su po­lí­ti­ca de aco­gi­da de re­fu­gia­dos. Du­ran­te me­ses, la dis­tan­cia en­tre eje­cu­ti­vos se hi­zo pa­ten­te en in­fi­ni­dad de asun­tos. Ahí es­tán las ala­ban­zas de Trump al bre­xit o su dis­tan­cia con Eu­ro­pa, a la que se sue­le re­fe­rir des­pec­ti­va­men­te co­mo «el con­sor­cio» en to­das sus in­ter­ven­cio­nes.

Con es­tos pre­ce­den­tes, ni la agen­da ni el en­cuen­tro en sí eran sen­ci­llos. Ha­bía mu­chos nu­dos que des­ha­cer y bue­na prue­ba de ello fue­ron los 40 mi­nu­tos de re­tra­so con los que co­men­zó una rue­da de pren­sa alla­na­da pre­via­men­te por los res­pec­ti­vos cuer­pos di­plo­má­ti­cos.

Aun así, po­co o na­da po­día evi­tar el cho­que de tre­nes en ma­te­ria mi­gra­to­ria. «La in­mi­gra­ción es un pri­vi­le­gio, no un de­re­cho», di­jo Trump so­bre el prin­ci­pal es­co­llo que se­pa­ra a am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes y que re­co­gió la in­di­fe­ren­cia de una can­ci­ller que in­sis­tió en su po­lí­ti­ca de aco­gi­mien­to de re­fu­gia­dos. La reunión bi­la­te­ral sir­vió pa­ra que el es­ta­dou­ni­den­se reite­ra­se su apo­yo a la OTAN, pe­ro con men­sa­je in­clui­do. «Que to­dos pa­guen su par­te jus­ta», zan­jó. Su pe­ti­ción ob­tu­vo el com­pro­mi­so de la can­ci­ller de que los so­cios «se­gui­rán tra­ba­jan­do» pa­ra in­cre­men­tar sus con­tri­bu­cio­nes a la de­fen­sa co­mún.

Fue la pren­sa ale­ma­na la que pu­so al re­pu­bli­cano en más aprie­tos por su pro­tec­cio­nis­mo. «No creo en po­lí­ti­cas ais­la­cio­nis­tas. Creo que una po­lí­ti­ca co­mer­cial de­be ser jus­ta», des­li­zó tras lla­mar «fa­ke news» a la pe­rio­dis­ta ale­ma­na. Ayer que­dó cla­ro que la ri­gi­dez en­tre am­bos si­gue exis­tien­do aun­que Mer­kel, en una bús­que­da de con­sen­so (y qui­zá por ello no se ci­tó a Pu­tin), op­tó por des­ta­car la im­por­tan­cia de tra­ba­jar por ob­je­ti­vos co­mu­nes y ha­blar «uno con el otro, en lu­gar de uno so­bre el otro».

El des­plan­te pre­si­den­cial

El en­cuen­tro con la pren­sa fi­na­li­zó con un pro­to­co­la­rio apre­tón de ma­nos, que a su vez sir­vió pa­ra cal­mar la re­vo­lu­ción exis­ten­te en las re­des so­cia­les tras el con­flic­to que tu­vo lu­gar du­ran­te el po­sa­do ha­bi­tual en el des­pa­cho oval. Allí, las cá­ma­ras re­gis­tra­ron el mo­men­to más ten­so en­tre am­bos man­da­ta­rios cuan­do un pe­rio­dis­ta les pre­gun­tó si po­dían dar­se la mano pa­ra ser fo­to­gra­fia­dos. «¿Nos da­mos la mano?», le di­jo en voz ba­ja y amis­to­sa­men­te Mer­kel a Trump. Sin em­bar­go, la úni­ca res­pues­ta que ob­tu­vo la can­ci­ller del es­ta­dou­ni­den­se fue su ig­no­ran­cia y si­len­cio. Trump ni si­quie­ra mi­ró a Mer­kel, an­te la vi­si­ble in­co­mo­di­dad de la ale­ma­na.

Otro de los mo­men­tos más co­men­ta­dos fue la reunión pre­via que am­bos lí­de­res man­tu­vie­ron con em­pre­sa­rios ale­ma­nes y a la que tam­bién asis­tió la hi­ja del pre­si­den­te, Ivan­ka Trump, sen­ta­da a la de­re­cha de la can­ci­ller. Mer­kel acu­dió al en­cuen­tro con los pre­si­den­tes de Sie­mens y BMW, Joe Kae­ser y Ha­rald Krü­ger, preo­cu­pa­dos por có­mo la postura pro­tec­cio­nis­ta de Trump pue­de afec­tar a sus fá­bri­cas en Es­ta­dos Uni­dos.

MI­CHAEL REY­NOLDS

Mer­kel y Trump se es­tre­chan la mano tras ne­gar­se el mag­na­te a ha­cer­lo en el des­pa­cho oval an­te la pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.