Ma­du­ro ame­na­za aho­ra con ex­pro­piar las pa­na­de­rías

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PE­DRO GARCÍA OTE­RO

Tres ve­ces ca­da día, ma­ña­na, tar­de y noche, lar­gas fi­las se for­man fren­te a las pa­na­de­rías de to­da Ve­ne­zue­la. La ima­gen, que re­cuer­da las que por idén­ti­ca ra­zón (com­prar pan) se for­ma­ban en la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca, mo­les­ta a Ni­co­lás Ma­du­ro, que qui­zá no ve las lar­gas fi­las que se for­man ca­da ma­dru­ga­da fren­te a otros ne­go­cios, co­mo hi­per­mer­ca­dos, cuan­do lle­gan pro­duc­tos de al­ta de­man­da y pre­cios con­tro­la­dos.

Así, Ma­du­ro acu­sa a los pa­na­de­ros, en su ma­yo­ría de ori­gen por­tu­gués, de per­pe­trar una «gue­rra del pan» pa­ra au­men­tar el re­cha­zo que la fi­gu­ra del pri­mer man­da­ta­rio tie­ne en­tre los ve­ne­zo­la­nos y así pro­pi­ciar «una in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra». Des­de el do­min­go, Ma­du­ro, en su pro­gra­ma de te­le­vi­sión, or­de­nó a las pa­na­de­rías dedicar el 90 % de la ha­ri­na que re­ci­ben a pan, y so­lo el 10 % a bo­lle­ría o pas­te­les. Y tam­bién se­ña­ló que los ne­go­cios que no cum­plie­ran con esa or­den se­rían ex­pro­pia­dos y pa­sa­rían «a ma­nos de los con­se­jos co­mu­na­les».

«Có­mo ha­go pa­ra pro­du­cir si no con­si­go ha­ri­na. Ne­ce­si­to 300 sa­cos men­sua­les y me lle­gan me­nos de 30. Es­toy tra­ba­jan­do con ha­ri­na pres­ta­da», se­ña­ló a La Voz Bal­ta­zar De Freitas, pro­pie­ta­rio de una pa­na­de­ría en el cen­tro de Ca­ra­cas. La in­mi­gra­ción por­tu­gue­sa y es­pa­ño­la que lle­gó a Ve­ne­zue­la ha­ce más de me­dio si­glo hi­zo de las pa­na­de­rías los lo­ca­les más tí­pi­cos del país. Allí no se con­se­guía, has­ta ha­ce muy po­co, so­lo pan, sino ca­fé, bo­lle­ría, e in­clu­so al­muer­zos y pro­duc­tos de lim­pie­za des­de las 6 de la ma­ña­na has­ta las 9 de la noche.

Pe­ro, des­de el 2009, el Go­bierno de­ci­dió prohi­bir las im­por­ta­cio­nes pri­va­das de tri­go y sus­ti­tuir­las por las es­ta­ta­les. Se­gún la Fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Ha­ri­na, es­tas im­por­ta­cio­nes al­can­za­ron un pi­co en el 2012, y des­de en­ton­ces vie­nen ca­yen­do has­ta un 44 % en los úl­ti­mos dos años, se­gún el pre­si­den­te del gre­mio, Juan Cres­po, quien se­ña­ló que las ne­ce­si­da­des del país son de 120 mil to­ne­la­das de ha­ri­na de tri­go men­sua­les, y el úl­ti­mo bar­co que lle­gó tra­jo so­lo 30 mil.

De he­cho, to­dos los gran­des mo­li­nos del país es­tán pa­ra­do­sa. En di­ciem­bre, cuan­do acu­ñó el tér­mino «gue­rra del pan» (que ven­dría sien­do una ba­ta­lla de la «gue­rra eco­nó­mi­ca» de la que di­ce ser víc­ti­ma) Ma­du­ro afir­mó que ha­bía ha­bla­do con su ho­mó­lo­go ru­so Vla­di­mir Pu­tin, de quien se di­ce cer­cano alia­do, y que es­te le pro­me­tió «to­do el tri­go ru­so que ne­ce­si­te­mos» pa­ra ha­ce dos me­ses.

Cres­po, quien en dos opor­tu­ni­da­des ha si­do de­te­ni­do por la po­li­cía po­lí­ti­ca y li­be­ra­do tras al­gu­nas ho­ras por sus de­cla­ra­cio­nes so­bre la si­tua­ción del pan, se­ña­la que en mar­zo, aún no se ve el pri­mer sa­co de tri­go ru­so. Por su po­si­ción geo­grá­fi­ca, Ve­ne­zue­la no pro­du­ce tri­go.

Tres ex­pro­pia­cio­nes

So­bre la ame­na­za de ex­pro­pia­ción, es­ta ha­ce tiem­po que de­jó de ale­grar a los ve­ne­zo­la­nos. Has­ta es­te jue­ves, cuan­dó se apo­de­ró de dos tien­das, el Go­bierno so­lo ha­bía ex­pro­pia­do una pa­na­de­ría en Ca­tia, un pe­que­ño lo­cal en una zo­na que so­lía ser el bas­tión más du­ro del cha­vis­mo. Tras la to­ma por in­di­vi­duos de ca­mi­sas ro­jas, en me­nos de una ho­ra los ve­ci­nos re­co­gie­ron unas 600 fir­mas pa­ra que fue­ra de­vuel­ta a sus due­ños. No lo lo­gra­ron.

Qui­zás lo que más mo­les­te a Ma­du­ro es que las fi­las pa­ra el pan es­tán ín­ti­ma­men­te aso­cia­das a los so­cia­lis­mos reales del si­glo XX: Co­mo de­cía uno de los fir­man­tes en Ca­tia, Jo­sé Castillo, «don­de la gen­te ha­ce co­la por el pan, es­ta­mos en co­mu­nis­mo. De es­ta gen­te (del Go­bierno) tenemos que sa­lir». Se­cuen­cia del rescate de un jo­ven du­ran­te una ria­da re­gis­tra­da en las afue­ras de Li­ma.

ER­NES­TO ARIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.