¿Fre­nó Ho­lan­da el po­pu­lis­mo?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Has­ta cier­to pun­to se en­tien­de el ali­vio de Bru­se­las tras los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes ho­lan­de­sas; pe­ro, fran­ca­men­te, se les es­tá yen­do la mano con las ce­le­bra­cio­nes. Mark Rut­te, el ga­na­dor, que es­tá en­can­ta­do de di­si­mu­lar con ese en­tu­sias­mo el he­cho de que ha per­di­do la cuar­ta par­te de sus es­ca­ños, aho­ra has­ta se ofre­ce a dar cla­ses de «có­mo fre­nar al po­pu­lis­mo».

¿Ha fre­na­do Ho­lan­da al po­pu­lis­mo? Geert Wil­ders, es cier­to, no ha lo­gra­do la pri­me­ra pla­za, lo que hu­bie­se te­ni­do un efec­to psi­co­ló­gi­co de­vas­ta­dor. Pe­ro ni eso era pro­ba­ble ni lo que ha ocu­rri­do pue­de con­si­de­rar­se un fre­na­zo. Lo cier­to es que el par­ti­do de Wil­ders, el PVV, ha ga­na­do es­ca­ños en la mis­ma pro­por­ción en que Rut­te los ha per­di­do. Y si al PVV su­ma­mos los otros par­ti­dos po­pu­lis­tas (por­que es­tá le­jos de ser el úni­co), tenemos que es­tos han subido en con­jun­to 25 asien­tos en un Par­la­men­to de 150, lo que no es po­co. Una tras­la­ción de es­ta ten­den­cia a Francia lle­va­ría a Ma­ri­ne Le Pen en vo­lan­das al Elí­seo. Afor­tu­na­da­men­te, no tie­ne sen­ti­do ha­cer es­ta cla­se de ex­tra­po­la­cio­nes; pe­ro si es­te es el se­cre­to de Rut­te pa­ra fre­nar el po­pu­lis­mo, es­pe­re­mos que ha­ya otras fór­mu­las dis­po­ni­bles.

Mien­tras tan­to, es­tá pa­san­do ca­si des­aper­ci­bi­da lo que es la au­tén­ti­ca no­ti­cia de es­tas elec­cio­nes: el de­rrum­be, ra­yano en la ex­tin­ción, de un par­ti­do tra­di­cio­nal, el so­cial­de­mó­cra­ta o la­bo­ris­ta, que ha caí­do del 24 al 5 por cien­to. Y pues­to que otras fuer­zas afi­nes no re­co­gen to­do ese vo­to, el con­jun­to de cen­tro-iz­quier­da e iz­quier­da ha que­da­do re­du­ci­do a po­co más del 25 por cien­to en Ho­lan­da.

Tam­bién pa­re­ce ex­ce­si­va la im­por­tan­cia que se le ha da­do al as­cen­so del par­ti­do ver­de, que es, en reali­dad, el vie­jo Par­ti­do Co­mu­nis­ta re­mo­za­do. Se lo ha ca­li­fi­ca­do in­clu­so co­mo el «gran ga­na­dor» de los co­mi­cios por­que ha pa­sa­do de 4 a 14 es­ca­ños. Apar­te de que eso es bas­tan­te me­nos de lo que le pro­me­tían las en­cues­tas, ha­bla­mos de la sex­ta fuer­za par­la­men­ta­ria. Si aca­ba­se en­tran­do en un go­bierno de coa­li­ción su in­fluen­cia se­ría mar­gi­nal. Y has­ta es­to es du­do­so, por­que pa­ra for­mar go­bierno a Rut­te le lle­ga con sus li­be­ral-con­ser­va­do­res, los de­mo­cris­tia­nos de la CDA, los li­be­ra­les de D66 y la Unión Cris­tia­na (UC).

Esa po­si­ble, qui­zás pro­ba­ble, coa­li­ción de go­bierno no es­tá tan le­jos de Wil­ders, que la apo­yó du­ran­te un tiem­po co­mo so­cio par­la­men­ta­rio. De he­cho, y sim­ple­men­te des­car­tan­do su is­la­mo­fo­bia, las ideas de Wil­ders so­bre con­trol de la in­mi­gra­ción se han fil­tra­do ya a esos par­ti­dos de cen­tro-de­re­cha.

Por úl­ti­mo, tam­po­co se ve por nin­gu­na par­te ese «vo­to a fa­vor de Eu­ro­pa» que en­tu­sias­ma en Bru­se­las. Si su­ma­mos el an­ti­eu­ro­peís­mo «du­ro» de Wil­ders y el del FvD al eu­ro­es­cep­ti­cis­mo «blan­do» de SP, CU, PVD y SGP, el re­cha­zo a la UE es­tá ya muy por en­ci­ma del 30 por cien­to en Ho­lan­da. No es co­mo pa­ra dar­se pal­ma­das en el hom­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.