Un fi­nal fe­liz pa­ra Ihab y Mus­ta­fá

El Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res de­ne­gó el vi­sa­do dos ve­ces a los pa­dres de es­tos her­ma­nos si­rios que vi­ven en Ga­li­cia des­de ha­ce años, al fi­nal rec­ti­fi­có y la fa­mi­lia ya se reunió

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ELI­SA ÁL­VA­REZ EFE

Tras sie­te años sin ver­se, Moha­med y Na­ja pu­die­ron abra­zar a sus hi­jos y nie­tos. El ma­tri­mo­nio si­rio al que el Go­bierno cen­tral de­ne­gó dos ve­ces el vi­sa­do pa­ra po­der vi­si­tar a su fa­mi­lia ya es­tá en Ga­li­cia. Los dos an­cia­nos lle­ga­ron el día 9, tras un via­je de tres días. Pri­me­ro tu­vie­ron que des­pla­zar­se des­de La­ta­kia (Si­ria) has­ta Beirut (Lí­bano); al día si­guien­te acu­die­ron a re­co­ger sus an­sia­dos pa­sa­por­tes con vi­sa­do a la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña; de ma­dru­ga­da via­ja­ron a El Cai­ro y pos­te­rior­men­te a Ma­drid. Y, por fin, allí los es­pe­ra­ba su fa­mi­lia.

Aho­ra no pien­san en el pa­sa­do. El pa­sa­do, pa­sa­do. Ihab, fa­cul­ta­ti­vo en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go, so­lo quie­re agra­de­cer la so­li­da­ri­dad y to­do el apo­yo que han re­ci­bi­do «de to­do el pue­blo ga­lle­go». Sus pa­dres han lle­ga­do, y lo que quie­re des­ta­car es «la ale­gría de to­da la fa­mi­lia». Com­pa­ñe­ros y co­no­ci­dos que no veía des­de ha­cía tiem­po se pu­sie­ron en con­tac­to con él: «Ya sa­bía que los ga­lle­gos son so­li­da­rios, pe­ro aún así...», di­ce agra­de­ci­do.

Aho­ra Moha­med y Na­ja pa­sa­rán unos me­ses con sus hi­jos, Ihab y Mus­ta­fá, odon­tó­lo­go en Pon­te­ve­dra. No se­rá la pri­me­ra vez. Ya es­tu­vie­ron en el año 1999 y en el 2003, y sin nin­gún pro­ble­ma pa­ra con­se­guir los vi­sa­dos. Pe­ro el con­flic­to si­rio des­pier­ta re­ce­los y, aun­que no se le­van­ten mu­ros fí­si­cos, el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de­ne­gó el vi­sa­do y el re­cur­so, al adu­cir que no veía cla­ra la in­ten­ción de aban­do­nar el te­rri­to­rio es­pa­ñol una vez ca­du­ca­do el per­mi­so.

Cu­rio­so, por­que ni Moha­med ni Na­ja tie­nen in­ten­ción de que­dar­se en Ga­li­cia. Son dos per­so­nas ma­yo­res, muy arrai­ga­das en su país, con nue­ve hi­jos y 40 nie­tos en Si­ria. «Lle­vá­ba­mos in­ten­tan­do va­rios años que mi ma­dre vi­nie­se, pe­ro se re­sis­tía por­que no que­ría de­jar a otro her­mano y a los nie­tos. Se re­sis­tía, pe­ro co­mo es­to se pro­lon­ga­ba acep­tó», re­la­ta Ihab.

Con «es­to» se re­fie­re a una gue­rra que ha aso­la­do un país y a su pue­blo. Un con­flic­to que ha im­pe­di­do que Ihab y Mus­ta­fá pue­dan vol­ver a Si­ria, don­de vi­ven sus her­ma­nos y sus so­bri­nos, adon­de an­tes via­ja­ban to­dos los años. Un con­flic­to que des­tru­ye una cul­tu­ra y una ar­qui­tec­tu­ra ad­mi­ra­ble. Que aca­bó con el zo­co de Ale­po, «una preciosidad», que arra­só la gran mez­qui­ta de los Ome­yas y que so­bre to­do des­tro­zó a su gen­te. «Las gue­rras son muy du­ras, pe­ro es­ta es muy cruel», cuen­tan. Y el pró­xi­mo ob­je­ti­vo de Go­bierno y mi­li­cias es Id­lib, la ciu­dad en la que vi­ven Moha­med y Na­ja.

Pe­ro es­te ma­tri­mo­nio de 80 y 79 años no ha­bla de gue­rras. Han ve­ni­do a ver a los su­yos, a su fa­mi­lia ga­lle­ga. Son­ríen, son­ríen y son­ríen. En­se­gui­da di­cen «ho­la» en es­pa­ñol. Cuen­ta Moha­med que cuan­do re­ci­bie­ron la no­ti­cia de que no po­drían via­jar fue un mo­men­to muy tris­te. «No en­ten­día­mos por qué, aho­ra es­ta­mos muy con­ten­tos al ver a la fa­mi­lia des­pués de sie­te años», tra­du­ce su hi­jo. Es­tá de­li­ca­do de salud, ve mal, ya que tie­ne una re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca, y es car­dió­pa­ta, pe­ro su apa­rien­cia es la de un hom­bre fuer­te. Y po­sa co­mo el me­jor: «Es que le en­can­tan las fo­tos», di­ce su fa­mi­lia. Su mu­jer tam­bién es de son­ri­sa fá­cil, qui­zás más es­tos días que se ro­dea de los hi­jos que no ve a dia­rio.

San­tia­go, Cun­tis y Pon­te­ve­dra

Du­ran­te el tiem­po que es­tén en Ga­li­cia, se re­par­ti­rán en­tre San­tia­go, Cun­tis y Pon­te­ve­dra. Apro­ve­chan­do ca­da mo­men­to de una vi­si­ta que en mu­chos mo­men­tos pen­sa­ron que no lle­ga­ría. Ihab sa­be que su ca­so no es el úni­co: «Es­pe­ro que es­to sir­va —di­ce—. Por su­pues­to que en­tien­do que tie­ne que ha­ber un fil­tro, pe­ro hay ca­sos en los que no se de­be­ría. Si se hu­bie­sen pa­ra­do a mi­rar la do­cu­men­ta­ción bien, no ha­bría pro­ble­ma: pri­me­ro hay que ser hu­ma­nos. Pe­ro pa­ra no­so­tros es el pa­sa­do, aho­ra so­lo tenemos lo bueno y va­mos a dis­fru­tar», fi­na­li­za.

Es una his­to­ria con un fi­nal fe­liz. Una fa­mi­lia que que­ría ver­se y se en­con­tró con la fría bu­ro­cra­cia. Y que en es­te ca­so lo­gró que la cor­du­ra se im­pu­sie­se a los mu­ros de la in­to­le­ran­cia.

SANDRA ALON­SO

Los pa­dres de Ihab y Mus­ta­fá, en el cen­tro, ro­dea­dos de dos de sus hi­jos, sus nue­ras y sus tres nie­tos ga­lle­gos, hi­jos de Ihab.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.