El Go­bierno de Ja­pón, cul­pa­ble de la ca­tás­tro­fe de Fu­kus­hi­ma

La Jus­ti­cia lo con­de­na, por pri­me­ra vez, por ne­gli­gen­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. ROMAR

La ca­tás­tro­fe de Fu­kus­hi­ma, el se­gun­do ac­ci­den­te nu­clear más im­por­tan­te de la his­to­ria des­pués del de Cher­nó­bil, pu­do ha­ber­se evi­ta­do. Es una hi­pó­te­sis que des­de el pri­mer mo­men­to del si­nies­tro, del que se aca­ban de cum­plir seis años, ya ha­bían es­bo­za­do al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, pe­ro que aho­ra se ha vis­to con­fir­ma­do por la Jus­ti­cia en una sen­ten­cia iné­di­ta que no so­lo res­pon­sa­bi­li­za del desas­tre a la em­pre­sa eléc­tri­ca que ope­ra­ba la plan­ta, Tep­co, sino que la ex­tien­de al Go­bierno ni­pón, al que con­si­de­ra cul­pa­ble de ne­gli­gen­cia. El fa­llo, emi­ti­do por un tri­bu­nal de la ciu­dad de Mae­bas­hi, al nor­te de Tokio, sien­ta un pre­ce­den­te.

La de­ci­sión ju­di­cial res­pon­de a una que­re­lla co­lec­ti­va pre­sen­ta­da por 137 per­so­nas afec­ta­das por la ca­tás­tro­fe, que aho­ra re­ci­bi­rán una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca de 316.000 eu­ros. Es una can­ti­dad mo­des­ta, pe­ro que abre la espita pa­ra que los jue­ces re­co­noz­can tam­bién los de­re­chos de las 10.000 per­so­nas que hu­ye­ron de la ra­diac­ti­vi­dad y que tam­bién pre­sen­ta­ron sus de­man­das an­te la Jus­ti­cia. Si los ma­gis­tra­dos man­tie­nen la mis­ma doc­tri­na, tan­to el Go­bierno co­mo la com­pa­ñía Tep­co se ve­rán obli­ga­dos a pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes mi­llo­na­rias, que se su­ma­rán a las su­mas as­tro­nó­mi­cas que ya han in­ver­ti­do pa­ra el des­man­te­la­mien­to de la cen­tral de Fu­kus­hi­ma.

Al Eje­cu­ti­vo ni­pón y a Tep­co les ha­bía va­li­do has­ta aho­ra el ar­gu­men­to de que el desas­tre nu­clear fue inevi­ta­ble, ya que era im­po­si­ble pre­ver un te­rre­mo­to de mag­ni­tud 9 y un pos­te­rior tsu­na­mi que ge­ne­ró olas de has­ta 38 me­tros de al­tu­ra, al­go nun­ca vis­to.

Sin em­bar­go, el tri­bu­nal de Mae­bas­hi en­tien­de que se pu­do ha­ber he­cho mu­cho más. Con­si­de­ra en es­te sen­ti­do que el Es­ta­do de­be­ría ha­ber uti­li­za­do sus po­de­res re­gu­la­do­res pa­ra ha­cer que la em­pre­sa to­ma­ra me­di­das an­tit­su­na­mi más ri­gu­ro­sas y pa­ra obli­gar­la a rea­li­zar una me­jor valoración de los ries­gos y de las me­di­das de se­gu­ri­dad que se de­be­rían ha­ber adop­ta­do. El ma­gis­tra­do tam­bién fue con­tun­den­te con la com­pa­ñía eléc­tri­ca, a la que cri­ti­có por ha­ber da­do prio­ri­dad a la ra­cio­na­li­dad en lu­gar de a la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos.

Un desas­tre anun­cia­do

El juez ba­sa su afir­ma­ción de que la ca­tás­tro­fe pu­do ha­ber­se evi­ta­do en un in­for­me cien­tí­fi­co del año 2002, nue­ve años an­tes del ac­ci­den­te, en el que los ex­per­tos gu­ber­na­men­ta­les es­ti­ma­ron que exis­tía una po­si­bi­li­dad en­tre cin­co de que se pro­du­je­ra en los pró­xi­mos 30 años un te­rre­mo­to de mag­ni­tud 8 que po­dría desencadenar un po­de­ro­so tsu­na­mi nun­ca vis­to, por lo que ins­ta­ban a to­mar me­di­das de pre­ven­ción y a re­for­zar la se­gu­ri­dad. No se equi­vo­ca­ron mu­cho en sus va­ti­ci­nios. El fa­llo tam­bién se ha­ce eco de una in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria in­de­pen­dien­te cu­yas con­clu­sio­nes fue­ron pu­bli­ca­das en el 2012 y que des­cri­bían la cri­sis de Fu­kus­hi­ma Daii­chi co­mo un desas­tre «he­cho por el hom­bre», cau­sa­do por una re­gu­la­ción de­fi­cien­te y por la in­com­pe­ten­cia de Tep­co y el Go­bierno.

«Ha si­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que un tri­bu­nal re­co­noz­ca la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do», se­gún ex­pli­ca­ron los abo­ga­dos de los de­man­dan­tes en de­cla­ra­cio­nes re­co­gi­das por DPA. Yos­hihi­de Su­ga, el por­ta­voz del Go­bierno, di­jo que iban a «es­tu­diar de­te­ni­da­men­te la sen­ten­cia» pa­ra de­ter­mi­nar có­mo iban a res­pon­der.

Otros fa­llos ju­di­cia­les pre­vios so­lo ha­bían se­ña­la­do la res­pon­sa­bi­li­dad de la com­pa­ñía Tep­co an­te de­man­das pre­sen­ta­das por par­ti­cu­la­res con mo­ti­vo de da­ños psi­co­ló­gi­cos de­ri­va­dos de la eva­cua­ción, o in­clu­so en ca­sos de sui­ci­dio.

MAYAMA EFE

Mues­tras de due­lo en Ja­pón seis años des­pués del desas­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.