El hom­bre de los 2.000 tu­mo­res es­ta­fó 250.000 eu­ros a 8.000 per­so­nas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - J. M.

La for­tu­na que ama­só Pa­co Sanz Gon­zá­lez, el hom­bre que pe­día di­ne­ro pa­ra tra­tar­se los 2.000 tu­mo­res que ase­gu­ra­ba te­ner, se es­fu­mó en 11 via­jes a Es­ta­dos Uni­dos en­tre los años 2010 y 2012, un cru­ce­ro de lu­jo y un gran nú­me­ro de com­pras en las me­jo­res tien­das, tan­to de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos co­mo de ro­pa, se­gún el su­ma­rio del ca­so. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Po­li­cía Na­cio­nal, con el ras­treo in­clui­do de los mo­vi­mien­tos ban­ca­rios de 21 cuen­tas, han per­mi­ti­do des­cu­brir que el pre­sun­to es­ta­fa­dor y sus pa­dres des­ti­na­ban a su lu­cro per­so­nal to­do el di­ne­ro que re­cau­da­ban.

Con sus fa­la­cias y exa­ge­ra­cio­nes so­bre los diag­nós­ti­cos de su en­fer­me­dad, el sín­dro­me de Cow­den o de he­ma­to­mas múl­ti­ples, Sanz en­ga­ñó a más de 8.000 per­so­nas y se em­bol­só al­re­de­dor de 250.000 eu­ros des­de el año 2010 a tra­vés de do­na­ti­vos en su pá­gi­na web, re­cau­da­cio­nes de ga­las be­né­fi­cas, be­ne­fi­cios de un libro e in­gre­sos por men­sa­jes de ta­ri­fi­ca­ción adi­cio­nal.

En­sa­yo clí­ni­co gra­tui­to

El pre­sun­to es­ta­fa­dor creó la Aso­cia­ción Pa­co Sanz pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Sín­dro­me de Cow­den pa­ra dar apa­rien­cia le­gal a su cam­pa­ña so­li­da­ria, pe­ro «no des­ti­nó el di­ne­ro a nin­gún tra­ta­mien­to mé­di­co», se­gún la Po­li­cía, sino a cos­tear su al­to tren de vi­da.

Gra­cias a la colaboración de la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos, los in­ves­ti­ga­do­res de la co­mi­sa­ría de Puen­te de Va­lle­cas ave­ri­gua­ron que Sanz ha­bía via­ja­do, en­tre los años 2010 y 2012, has­ta en 11 oca­sio­nes a Es­ta­dos Uni­dos, don­de se so­me­tió «úni­ca­men­te a un en­sa­yo clí­ni­co com­ple­ta­men­te gra­tui­to», se­gún la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía. SAN­TIA­GO / LA VOZ

Ha­ce tan so­lo unos días Ma­ría Jo­sé Or­dó­ñez fue nom­bra­da de­le­ga­da del Go­bierno pa­ra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro. Tras más de un de­ce­nio de apli­ca­ción de la ley, con­fía en que to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas lle­guen a un pac­to que per­mi­ta mo­di­fi­car­la en aque­llos as­pec­tos en los que es me­jo­ra­ble, pe­ro in­sis­te en que ha lle­ga­do el mo­men­to de que la so­cie­dad se co­rres­pon­sa­bi­li­ce en la de­nun­cia de los ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta y no cai­ga to­do el pe­so en la víc­ti­ma. Ayer asis­tió al ac­to de en­tre­ga de las acre­di­ta­cio­nes a las em­pre­sas y en­ti­da­des ad­he­ri­das al pro­to­co­lo pa­ra la de­tec­ción y tra­ta­mien­to de si­tua­cio­nes de vio­len­cia. —¿Es fá­cil que un tra­ba­ja­dor de­tec­te si una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo sufre vio­len­cia de gé­ne­ro?

—Siem­pre se ha­bla de que la mu­jer no de­nun­cia: ¿hay que co­rres­pon­sa­bi­li­zar al en­torno? —Efec­ti­va­men­te, co­rres­pon­sa­bi­li­zar y sen­si­bi­li­zar, que la gen­te se­pa lo que es el mal­tra­to y lo es­cu­che. En Es­pa­ña exis­te una sen­si­bi­li­za­ción y co­no­ci­mien­to de las po­lí­ti­cas de igual­dad y de la pre­ven­ción de la vio­len­cia ma­chis­ta. La úl­ti­ma en­cues­ta re­fle­ja que el 83 % de los es­pa­ño­les la co­no­cen y han oí­do ha­blar de ella, fren­te al 50 % del res­to de Eu­ro­pa. Son da­tos que de­mues­tran que es­ta­mos en la bue­na lí­nea, aun­que nos que­da mu­chí­si­mo por desa­rro­llar. Hay que in­sis­tir en que la sen­si­bi­li­za­ción por par­te de to­da la so­cie­dad es

—El 2017 co­men­zó con unas ci­fras es­ca­lo­frian­tes de ase­si­na­tos, ¿qué ha pa­sa­do? —Ha em­pe­za­do mal, el ín­di­ce se ha­bía da­do tam­bién en el 2008 y en el 2011 du­ran­te los dos pri­me­ros me­ses, y co­mo afor­tu­na­da­men­te lle­va­mos más de 20 días sin un ase­si­na­to, ha me­jo­ra­do. Pe­ro no tenemos que ha­cer mu­cho ca­so de las es­ta­dís­ti­cas, por­que lle­va­mos cua­tro años en los que ha ba­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te el nú­me­ro de víc­ti­mas y el 2016 fue el de me­nor nú­me­ro de la his­to­ria des­de que tenemos da­tos, y sin em­bar­go mien­tras ha­ya una so­la muer­te tenemos que tra­ba­jar con­tra ello. Es­ta­mos tra­ba­jan­do

—¿Se con­se­gui­rá ese pac­to? —Creo que sí, ade­más hay un con­sen­so de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas y co­mu­ni­da­des de que es­te te­ma se de­be des­po­li­ti­zar en la me­di­da de lo po­si­ble. —La ley de pre­ven­ción de vio­len­cia de gé­ne­ro tie­ne más de diez años: ¿hay que re­vi­sar­la? —Es una ley muy vá­li­da co­mo re­fe­ren­cia, pe­ro se ha que­da­do ob­so­le­ta en al­gu­nos as­pec­tos, no so­lo por­que ha pa­sa­do el tiem­po, sino por­que a lo me­jor no se acier­ta cuan­do las co­sas se ha­cen por pri­me­ra vez. Lo im­por­tan­te es po­der rec­ti­fi­car y re­vi­sar, que es lo que es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer en el pac­to de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.