«La gen­te es trans­fó­bi­ca por­que no tie­ne la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria»

Tran­se­xua­les de di­fe­ren­tes eda­des con­ta­ron su ex­pe­rien­cia en San­tia­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - TA­MA­RA MON­TE­RO

«Guai». Lau­ra Bu­gal­ho de­fi­ne en so­lo una pa­la­bra, pe­ro qué pa­la­bra, su tran­si­ción. A los 52 años, su ex­pe­rien­cia co­mo per­so­na tran­se­xual es pa­re­ci­da y a la vez di­fe­ren­te de la de Pa­blo San Jo­sé, que a su la­do re­cuer­da có­mo con la educación se­cun­da­ria lle­gó el ins­ti­tu­to, y con él el aco­so. Mi­ra a Lau­ra y se lan­za: «Es­cu­chan­do su ex­pe­rien­cia o la de Kim me asom­bro bas­tan­te, por­que no se pa­re­ce a lo que yo he vi­vi­do, aun­que sea el mis­mo trán­si­to, la mis­ma si­tua­ción».

Pe­ro lo es. To­das las tran­si­cio­nes «son com­pli­ca­das», ex­pli­ca Lau­ra, que vuel­ve la vis­ta ha­cia Pa­blo y ha­cia Hu­go Pé­rez, de 21 años: «Pa­ra min, que te­ño 52, é a re­pre­sen­ta­ción dun­ha uto­pía que es­tes dous ra­pa­ces es­tean aquí con to­da es­ta for­za e ener­xía. É o máis lin­do que me pui­do pa­sar».

Por­que ella vi­vió su trán­si­to en otro tiem­po. En el que mu­chos tran­se­xua­les op­ta­ban por el exi­lio bus­can­do ano­ni­ma­to, em­pe­zar de ce­ro. Ser la per­so­na que que­rían ser y no la que la so­cie­dad le ha­bía im­pues­to. «A xen­te bus­ca­ba ano­ni­ma­to e ao me­llor o que ato­pou foi maior mar­xi­na­li­da­de», por­que en las gran­des ciu­da­des tam­bién se ejer­cía la vio­len­cia. A ve­ces mu­cho más.

El pre­jui­cio per­ma­ne­ce. «Nós non so­mos as per­soas en­fer­mas, en to­do ca­so hai un­ha so­cie­da­de en­fer­ma, cun­ha pa­to­lo­xía que é a trans­fo­bia». Y lo que hay hoy, so­bre to­do, es mu­cha des­in­for­ma- Lau­ra Bu­gal­ho, Car­men F. Mo­ran­te, Kim Pé­rez ( en la pan­ta­lla), Pa­blo San Jo­sé, Hu­go Pé­rez y Sa­ra Ro­me­ro. ción. «Creo que son tan trans­fó­bi­cos por la des­in­for­ma­ción, no por­que real­men­te di­gan que no pue­des ser tran­se­xual por­que eso es­tá muy mal. Es por­que no tie­nen la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y pien­san lo mis­mo que ha­ce 50 años» y re­la­cio­nan la tran­se­xua­li­dad con la pros­ti­tu­ción y la mar­gi­na­li­dad. Y na­da más le­jos de la reali­dad. «So­mos per­so­nas com­ple­ta­men­te nor­ma­les, que pa­re­ce iló­gi­co que lo es­té di­cien­do, pe­ro hay mu­chas per­so­nas que no lo creen», ter­cia Hu­go. Lau­ra y Pa­blo asien­ten. ¿Qué que­da por ha­cer? «Vi­si­bi­li­zar, for­mar e in­for­mar». Y, cu­rio­sa­men­te, el au­to­bús de Haz­te Oír les ha he­cho un gran fa­vor, «a me­llor cam­pa­ña que se fi­xo nun­ca», di­ce Lau­rea en­tre ri­sas. «Es una cam­pa­ña muy trans­fó­bi­ca que nos ha he­cho da­ño, pe­ro en par­te nos ha ayu­da­do a vi­si­bi­li­zar­nos mu­cho más y a que to­dos los par­ti­dos se unan con­tra la trans­fo­bia».

S. ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.