Juz­ga­dos ga­lle­gos anu­lan eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias al ver cláu­su­las abu­si­vas

El Go­bierno prorroga la mo­ra­to­ria de desahu­cios y am­plía los co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - A. BALSEIRO, R. SANTAMARTA

Juz­ga­dos ga­lle­gos co­mien­zan a anu­lar eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias cuan­do ad­vier­ten que en los con­tra­tos de par­ti­cu­la­res, de con­su­mi­do­res (no de em­pre­sas), hay al­gu­na cláu­su­la que pue­de con­si­de­rar­se abu­si­va y lle­var a que el afec­ta­do se que­de sin su vi­vien­da. Esa si­tua­ción se es­tá vien­do ya en al­gu­nas sa­las ju­di­cia­les tras la pe­ti­ción de pla­ta­for­mas an­ti­de­sahu­cio y am­pa­ra­das por di­fe­ren­tes sen­ten­cias del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea.

En la sa­la del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 14 de Vi­go, el juez exa­mi­na de­man­da por de­man­da y las va sus­pen­dien­do cuan­do apa­re­ce la cláu­su­la de ven­ci­mien­to an­ti­ci­pa­do. ¿En qué con­sis­te? Per­mi­te al ban­co dar por ven­ci­da la to­ta­li­dad de la deu­da o prés­ta­mo con an­te­rio­ri­dad al pla­zo acor­da­do pa­ra su de­vo­lu­ción cuan­do el deu­dor in­cum­ple su obli­ga­ción de pa­go. Y abre así el pro­ce­di­mien­to de eje­cu­ción. Pe­ro su­ce­de que esa cláu­su­la pue­de ser con­si­de­ra­da abu­si­va y, por tan­to, tum­bar esa eje­cu­ción.

Y esa me­di­da que es­tá to­man­do ya un juez de Vi­go la van a re­pli­car tam­bién los jue­ces de Vi­la­gar­cía. Su de­ca­na­to ha de­ci­di­do por una­ni­mi­dad la «sus­pen­sión de los pro­ce­di­mien­tos de eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria en los que el deu­dor os­ten­te la con­di­ción de con­su­mi­dor y en los que la nu­li­dad de la cláu­su­la de ven­ci­mien­to an­ti­ci­pa­do sea ob­je­to de de­ba­te». Los juz­ga­dos de Ferrol es­tán a la es­pe­ra de lo que acuer­de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña. Hay al­gu­nos (po­cos) tras­la­da­dos pa­ra even­tual sus­pen­sión, pe­ro aún no ha ha­bi­do res­pues­ta.

En otras ciu­da­des ga­lle­gas (A Co­ru­ña, Pon­te­ve­dra, San­tia­go o Lu­go) no ha ha­bi­do pro­nun­cia­mien­to al­guno y se si­guen pro­du­cien­do eje­cu­cio­nes, que es el pa­so pre­vio a que una per­so­na pier­da la vi­vien­da por la que pa­ga al ban­co. Con to­do, el nú­me­ro de pro­ce­di­mien­tos so­bre vi­vien­das de per­so­nas fí­si­cas ca­yó el año pa­sa­do un 60 % has­ta que­dar­se por de­ba­jo de las 500 (434, en con­cre­to).

De­trás de to­do es­to hay, sin em­bar­go, un no­ta­ble de­ba­te ju­rí­di­co, por­que el tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go ha de­ja­do a ex­pen­sas de lo que de­ci­da ca­da juez la de­cla­ra­ción de abu­si­va de esa cláu­su­la. Los ban­cos han de­nun­cia­do pú­bli­ca­men­te —lo han di­cho al­gu­nos de sus más al­tos di­rec­ti­vos— que eso ge­ne­ra una no­ta­ble in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en la re­dac­ción de los con­tra­tos hi­po­te­ca­rios.

Mien­tras, el Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó ayer pro­rro­gar —es la se­gun­da vez— la mo­ra­to­ria pa­ra los lan­za­mien­tos hi­po­te­ca­rios (pro­ce­so ju­di­cial pa­ra desahu­ciar) de vi­vien­da ha­bi­tual. Así, los ban­cos mantendrán sus­pen­di­dos los desahu­cios los pró­xi­mos tres años, has­ta el 2020, des­pués de ha­ber­lo he­cho ya con an­te­rio­ri­dad en fe­bre­ro del 2015 y por es­pa­cio de dos años.

El de­cre­to ley in­clu­ye no­ve­da­des. De en­tra­da, am­plía los co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles a los que ex­tien­de la pro­tec­ción fren­te a los lan­za­mien­tos. Que­da­rá am­pa­ra­da la uni­dad fa­mi­liar de la que for­me par­te un me­nor de edad, en lu­gar de li­mi­tar­se a tres años, co­mo has­ta aho­ra. Tam­bién se eli­mi­na la exi­gen­cia de dos hi­jos a car­go pa­ra las fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les, que po­drán aco­ger­se siem­pre que ten­gan una cria­tu­ra, al igual que en el ca­so de las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta.

Igual­men­te, se am­plía la sus­pen­sión de desahu­cio a las per­so­nas en pa­ro, eli­mi­nan­do el re­qui­si­to an­te­rior de ha­ber ago­ta­do las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo. Tam­bién que­dan am­pa­ra­das en el de­cre­to de mo­ra­to­ria las uni­da­des fa­mi­lia­res en las que ha­ya dis­ca­pa­ci­ta­dos, de­pen­dien­tes o en­fer­mos gra­ves vin­cu­la­dos has­ta en ter­cer gra­do de pa­ren­tes­co o afi­ni­dad con el ti­tu­lar de la hi­po­te­ca o su cón­yu­ge y que acre­di­ten la in­ca­pa­ci­dad pa­ra tra­ba­jar.

Al­qui­lar la vi­vien­da eje­cu­ta­da

Otra no­ve­dad que se in­tro­du­ce en el có­di­go de bue­nas prác­ti­cas —de ad­he­sión vo­lun­ta­ria por par­te de la ban­ca y que en la ac­tua­li­dad cuen­ta con 93 en­ti­da­des— es la po­si­bi­li­dad de que, du­ran­te la vi­gen­cia de la mo­ra­to­ria, el deu­dor hi­po­te­ca­rio al que el ban­co ha­ya eje­cu­ta­do su vi­vien­da pue­da so­li­ci­tar a la en­ti­dad el al­qui­ler so­cial de la mis­ma.

«Po­drán pe­dir que la vi­vien­da pue­dan arren­dar­la du­ran­te cin­co años ex­ten­si­bles a otros cin­co», se­ña­ló el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos. La nor­ma­ti­va ex­pli­ci­ta que el pre­cio má­xi­mo anual de di­cho al­qui­ler no po­drá su­pe­rar el 3 % del va­lor de la vi­vien­da al tiem­po de la apro­ba­ción del re­ma­te de­ter­mi­na­do se­gún ta­sa­ción.

Con in­for­ma­ción de las de­le­ga­cio­nes de La Voz de Ga­li­cia

La sus­pen­sión de desahu­cios abar­ca­rá aho­ra tam­bién a los pa­ra­dos con pres­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.