Los so­cios mi­no­ri­ta­rios po­drán sa­lir de la em­pre­sa si es­ta se nie­ga a re­par­tir el be­ne­fi­cio

Las so­cie­da­des no co­ti­za­das que ten­gan más de cin­co años es­ta­rán obli­ga­das a com­prar­les su par­ti­ci­pa­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - GA­BRIEL LE­MOS

Los so­cios mi­no­ri­ta­rios de las em­pre­sas no co­ti­za­das tie­nen des­de el pa­sa­do 1 de enero más he­rra­mien­tas le­ga­les pa­ra exi­gir su de­re­cho al di­vi­den­do. Ese día vol­vió a en­trar en vi­gor una nor­ma, sus­pen­di­da du­ran­te ca­si cin­co años, que re­co­no­ce su de­re­cho a se­pa­rar­se de la so­cie­dad en ca­so de que es­ta se nie­gue a re­par­tir, al me­nos, un ter­cio de su be­ne­fi­cio.

La dis­po­si­ción, apro­ba­da por el Go­bierno de Za­pa­te­ro en el ve­rano del 2011, den­tro de una re­for­ma par­cial de la Ley de So­cie­da­des de Ca­pi­tal, es­ta­ble­ce que, a par­tir del quin­to año de ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa (a con­tar des­de la ins­crip­ción en el Re­gis­tro Mer­can­til), aquel so­cio que vo­te a fa­vor de dis­tri­buir el be­ne­fi­cio so­cial ten­drá de­re­cho a se­pa­rar­se si la jun­ta ge­ne­ral no acuer­da el re­par­to de, al me­nos, un ter­cio de las ga­nan­cias.

La nor­ma es­tá pen­sa­da pa­ra pro­te­ger a los mi­no­ri­ta­rios del ro­di­llo que en oca­sio­nes pue­den ejer­cer los so­cios que con­tro­lan la ma­yo­ría del ca­pi­tal. Se les ofre­ce así una sa­li­da dis­tin­ta a la ven­ta de su par­ti­ci­pa­ción so­cial que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con las em­pre­sas co­ti­za­das, es mu­chas ve­ces ca­si un im­po­si­ble. «Se

LOS RE­QUI­SI­TOS An­ti­güe­dad y can­ti­dad.

La em­pre­sa de­be lle­var cin­co años en ac­ti­vo y ne­gar­se a re­par­tir al me­nos un ter­cio del be­ne­fi­cio.

tra­ta de pro­te­ger­los fren­te a los so­cios que tie­nen el con­trol y que pue­den re­ci­bir otras pres­ta­cio­nes, co­mo re­tri­bu­cio­nes por su per­te­nen­cia al con­se­jo», ex­pli­ca Beatriz Pin, de Pin&Del Pino Abo­ga­dos.

Com­pli­ca­cio­nes le­ga­les

Pe­se a las bue­nas in­ten­cio­nes, es­ta le­tra­da cri­ti­ca, igual que han he­cho en las úl­ti­mas se­ma­nas otros mu­chos ju­ris­tas, la ma­la re­dac­ción del pre­cep­to, que, se­gún su aná­li­sis, pue­de com­pli­car mu­cho su apli­ca­ción y de­ri­var en un au­men­to de la li­ti­gio­si­dad.

En pri­mer lu­gar, por­que los re­qui­si­tos pa­ra que el so­cio pue­da ejer­cer su de­re­cho de se­pa­ra­ción son muy va­gos. Lo úni­co que es­tá cla­ro es que la em­pre­sa de­be lle­var al me­nos cin­co años ins­cri­ta, pe­ro «no se exi­ge que ha­ya lle­va­do un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de años sin re­par­tir di­vi­den­do». Tam­po­co es­tá cla­ro có­mo se de­ter­mi­na el be­ne­fi­cio pa­ra su dis­tri­bu­ción, ya que la nor­ma ha­bla de «los be­ne­fi­cios pro­pios de la ex­plo­ta­ción del ob­je­to so­cial ob­te­ni­dos du­ran­te el ejer­ci­cio an­te­rior, que sean le­gal­men­te re­par­ti­bles». So­bre la com­pen­sa­ción al so­cio sa­lien­te, la ley obli­ga a pa­gar el «va­lor ra­zo­na­ble» de su par­ti­ci­pa­ción, pe­ro no có­mo se cal­cu­la. Si no hay acuer­do, se­rá un au­di­tor in­de­pen­dien­te el que de­be­rá va­lo­rar­la.

Pin re­cuer­da que «es­ta­mos en una épo­ca de sa­li­da de la re­ce­sión» —la cri­sis fue determinante pa­ra que es­te de­re­cho de se­pa­ra­ción es­tu­vie­ra sus­pen­di­do has­ta aho­ra— y pue­de ha­ber em­pre­sas que ha­yan al­can­za­do acuer­dos de re­fi­nan­cia­ción que im­pi­dan re­par­tir be­ne­fi­cios. Ex­cep­cio­nes que, de mo­men­to no se con­tem­plan y que pue­den pro­vo­car un abu­so, en es­te ca­so del mi­no­ri­ta­rio, pa­ra sa­lir de la so­cie­dad cuan­do es­ta atra­vie­se di­fi­cul­ta­des.

De mo­men­to, por­que sí hay un an­te­pro­yec­to de Có­di­go Mer­can­til que pre­ten­de li­mi­tar es­te de­re­cho de se­pa­ra­ción, al es­ta­ble­cer que so­lo se po­drá ejer­cer cuan­do la so­cie­dad hu­bie­ra ob­te­ni­do be­ne­fi­cio du­ran­te los dos ejer­ci­cios an­te­rio­res y lo re­cha­za cuan­do exis­ta un acuer­do de re­fi­nan­cia­ción ho­mo­lo­ga­do o si la em­pre­sa es­tá en con­cur­so. Ade­más, re­ba­ja el por­cen­ta­je mí­ni­mo de las ga­nan­cias a dis­tri­buir del 30 al 25 %. Pe­ro es so­lo un an­te­pro­yec­to.

Ha­bría otra sa­li­da: pac­tos pa­ra­so­cia­les que li­mi­ten es­te de­re­cho, pe­ro la abo­ga­da re­co­no­ce que esos acuer­dos po­drían ser dis­cu­ti­dos. Se­rán los tri­bu­na­les con su ju­ris­pru­den­cia los que irán mol­dean­do una nor­ma a la que los pro­fe­sio­na­les le ven to­da­vía mu­chas aris­tas y que, di­cen, em­pie­za a ge­ne­rar cier­ta preo­cu­pa­ción en­tre las em­pre­sas, que po­dría re­pun­tar cuan­do se ce­le­bren las jun­tas ge­ne­ra­les, que se sue­len con­vo­car du­ran­te el ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.