Genk, úl­ti­mo es­co­llo ha­cia la his­to­ria

El Cel­ta se me­di­rá en cuar­tos al ri­val bel­ga, uno de los ac­ce­si­bles de la Eu­ro­pa Lea­gue, con la ida en Ba­laí­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X. R. CAS­TRO

El Ra­cing de Genk se­rá el úl­ti­mo obs­tácu­lo del Cel­ta en su de­seo de to­car te­cho en Eu­ro­pa. El con­jun­to bel­ga se­rá el ri­val de los vi­gue­ses en la eli­mi­na­to­ria de cuar­tos, ins­tan­cia a la que lle­gan los ce­les­tes por cuar­ta vez en su his­to­ria. En las tres an­te­rio­res, ese fue el fi­nal del ca­mino. Co­mo ha su­ce­di­do en las ron­das de die­ci­sei­sa­vos y oc­ta­vos, el equi­po de Berizzo ten­drá que afron­tar el pri­mer par­ti­do en ca­sa (el Jue­ves San­to, 13 de abril, a las 21.05) pa­ra vi­si­tar una se­ma­na des­pués el Lu­mi­nus Are­na, tam­bién en el mis­mo ho­ra­rio. A prio­ri el Genk, un equi­po emer­gen­te, era el me­jor que le po­día to­car en suer­te al Cel­ta, pe­ro el pre­ce­den­te de la se­mi­fi­nal de la Co­pa del Rey con el Ala­vés in­vi­ta a to­mar la má­xi­ma cau­te­la. De ini­cio, la tro­pa cél­ti­ca ya ha re­ne­ga­do del car­tel de fa­vo­ri­to pa­ra el cru­ce.

Fundado en el año 1988 co­mo he­re­de­ro de la fu­sión del Wa­ters­chei Thor y Win­ters­lag el Genk se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, es­pe­cial­men­te des­de que ven­dió a Cour­tois y De Bruy­ne al Chel­sea. En la úl­ti­ma dé­ca­da ha si­do un asi­duo de las com­pe­ti­cio­nes con­ti­nen­ta­les (tie­ne cua­tro par­ti­ci­pa­cio­nes en la Cham­pions) y es­ta cam­pa­ña co­men­zó su pe­ri­plo eu­ro­peo en la se­gun­da ron­da pre­via el pa­sa­do ve­rano, fue cam­peón de gru­po en la mis­ma li­gui­lla que el Ath­le­tic de Bil­bao y en las eli­mi­na­to­rias se ha de­ja­do por el ca­mino al Astra Giur­giu ru­mano y a sus com­pa­trio­tas del Gan­te. Cen­tra­dos en Eu­ro­pa, en su com­pe­ti­ción do­més­ti­ca ocu-

pan la oc­ta­va pla­za des­pués de 30 par­ti­dos.

Die­ci­séis años des­pués, pa­ra el Cel­ta se pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de oro de po­der to­car las se­mi­fi­na­les de la se­gun­da com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal. Des­pués de car­gar­se a un fa­vo­ri­to co­mo el Shakh­tar y a un im­por­tan­te co­mo el Kras­no­dar, la co­ti­za­ción del con­jun­to vi­gués ha subido mu­chos en­te­ros en el con­cier­to de la Eu­ro­pa Lea­gue. Es aquí en don­de el Cel­ta de­be mi­rar al retrovisor más re­cien­te y fi­jar­se so­bre to­do en la eli­mi­na­to­ria de Co­pa del Rey con el Ala­vés, en don­de los de Berizzo pa­re­cían te­ner una pe­que­ña ven­ta­ja pa­ra me­ter­se en la fi­nal y sin em­bar­go fue­ron los ba­ba­zo­rros quienes

lo con­si­guie­ron.

Los vi­gue­ses tu­vie­ron co­no­ci­mien­to del ri­val re­cién ate­rri­za­dos en Vi­go des­pués de un lar­go via­je des­de Kras­no­dar y cuan­do se di­ri­gían a A Ma­droa pa­ra un sua­ve en­tre­na­mien­to. En la plan­ti­lla el op­ti­mis­mo es mo­de­ra­do, pe­ro sin nin­gu­na con­fian­za.

En el con­jun­to bel­ga tam­bién ha sen­ta­do de ma­ra­vi­lla el cru­ce. Se am­pa­ran en que fue­ron ca­pa­ces de ga­nar­le por dos go­les al Ath­le­tic de Bil­bao en su es­ta­dio y con­si­de­ran al Cel­ta uno de los

con­jun­tos ac­ce­si­bles que que­da­ban en el bom­bo. Aun así, re­co­no­cen la tra­yec­to­ria de los vi­gue­ses en Eu­ro­pa exi­ge el má­xi­mo res­pe­to. Su staff téc­ni­co con­si­de­ran que la eli­mi­na­to­ria es­tá al 50 % pa­ra am­bos.

Con­ti­nuar en el Eu­ro­pa Lea­gue sig­ni­fi­ca que al Cel­ta le es­pe­ra otro mes de abril al galope, con nue­ve par­ti­dos y sin nin­gu­na se­ma­na lim­pia, lo que ya de­ja pa­ra ma­yo el par­ti­do pen­dien­te con el Real Ma­drid apla­za­do en su día por el tem­po­ral.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Gus­ta­vo Ca­bral sa­lu­da a los afi­cio­na­dos en el mo­men­to de lle­gar a A Ma­droa tras un lar­go via­je des­de Kras­no­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.