OTRO SA­QUEO.

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo -

«Los pre­ce­den­tes en ma­te­ria de nau­fra­gios ha­cen que la ma­yo­ría de los mo­ra­do­res de los pue­blos de la cos­ta ha­yan ad­qui­ri­do el con­ven­ci­mien­to de que lan­zar­se so­bre un bu­que náu­fra­go pa­ra re­par­tír­se­lo es un tra­ba­jo ad­mi­ti­do por la cos­tum­bre, tan le­gí­ti­mo co­mo apro­ve­char el ma­ris­co de las pe­ñas en ma­rea vi­va». Cuan­do los pes­ca­do­res de los al­re­de­do­res de Cor­cu­bión se lan­za­ron so­bre el Skuld Sta­van­ger, llo­vía so­bre mo­ja­do.

Po­cos me­ses an­tes de que el va­por no­rue­go em­ba­rran­ca­se en los bajos de Lo­bei­ra Chi­ca, fren­te a Car­no­ta, ha­bía pa­sa­do tres cuar­tos de lo mis­mo con el So­ve­reign, «de la ma­trí­cu­la de Du­blín», y con el Cas­tor, aban­de­ra­do en Rusia. Tras to­par­se su cas­co con el fon­do na­da más vi­rar jun­to al mon­te Lou­ro, el ber­gan­tín bri­tá­ni­co «se vio asaltado por una tur­ba tal que en po­cos mi­nu­tos arra­só to­do lo que ha­bía en las cá­ma­ras», has­ta las per­te­nen­cias del ca­pi­tán, que «tu­vo que pe­dir ro­pa in­te­rior pa­ra mu­dar­se». «Lle­gó a tal ex­tre­mo la au­da­cia de los asal­tan­tes que, ha­cha en mano, hi­cie­ron as­ti­llas los res­tos del bu­que». El Cas­tor, que en­ca­lló «en los arre­ci­fes de­no­mi­na­dos Mi­ñar­zos, en­tre Mu­ros y el ca­bo de Fi­nis­te­rre», con un car­ga­men­to de na­ran­jas, co­rrió pa­re­ci­da suer­te, ya que «se apo­de­ra­ron los asal­tan­tes de to­do lo que pu­die­ron, in­clu­so las ro­pas de los tri­pu­lan­tes».

Que al­gún bar­co fue­se a dar con la quilla allí don­de cre­cen los per­ce­bes es­ta­ba a la or­den del día. Y que los ha­bi­tan­tes del lu­gar se en­tre­ga­sen al sa­queo, tam­bién. Los ta­lle­res de La Voz te­nían lis­tos dos cli­chés: pa­ra la in­for­ma­ción so­bre el si­nies­tro ma­rí­ti­mo, «Un nau­fra­gio», y pa­ra la si­guien­te edi­ción, «La piratería en nues­tras cos­tas».

Jui­cio sa­lo­mó­ni­co por un piano

Hu­bo un ex­po­lio más por aque­lla épo­ca, el del ale­mán Trier. Los ca­ra­bi­ne­ros se en­fren­ta­ron va­rias ve­ces a los «ra­que­ros», con de­sigual re­sul­ta­do. Re­cor­da­ba Fé­lix Es­tra­da Ca­toy­ra en un ar­tícu­lo de 1928, cuan­do aquel pi­lla­je ya era co­sa «Del tiem­po pa­sa­do», que del bo­tín for­ma­ba par­te un piano «cu­ya pro­pie­dad se dispu­taban dos su­je­tos, y por un ju­ra­do que ha­bían es­ta­ble­ci­do en­tre ellos, se acor­dó se­rrar el ins­tru­men­to a la mi­tad, y que uno se lle­va­se las no­tas ba­jas y el otro las al­tas».

En el Skuld no ha­bía piano, así que el re­par­to de be­ne­fi­cios de­bió de ser más fá­cil. Días des­pués del ac­ci­den­te, el pe­rió­di­co de­cía: «Ta­les tra­ba­jos vie­nen prac­ti­cán­do­se, siem­pre que hay oca­sión, des­de el año 1846, fe­cha del nau­fra­gio del [...] Li­ver­pool, que en­ca­lló en la pla­ya de Gu­res, a cua­tro mi­llas de la si­tua­ción que hoy ocu­pa el Skuld. Res­pec­to de es­te ca­so —tris­te es te­ner que con­sig­nar­lo— aún ve­mos en las guías de via­je­ros ex­tran­je­ras una ad­ver­ten­cia alar­man­te res­pec­to a los ha­bi­tan­tes de es­tas cos­tas, ca­li­fi­cán­do­los de fe­ro­ces asal­tan­tes».

En un prin­ci­pio, el cón­sul no­rue­go for­mu­ló una re­cla­ma­ción al Go­bierno es­pa­ñol con mo­ti­vo de «los ac­tos de in­ten­to de sa­queo» por par­te de pes­ca­do­res que «es­tu­vie­ron al ace­cho lar­go tiem­po pa­ra lle­var a ca­bo sus pro­pó­si­tos». Ni los dis­pa­ros de los ca­ra­bi­ne­ros que cus­to­dia­ban el Skuld lo­gra­ron arre­drar­los, por­que «la gen­te de mar de las cer­ca­nías de Cor­cu­bión no se pa­ran en ba­rras cuan­do ocu­rre al­gún nau­fra­gio». Fi­nal­men­te, «los me­ro­dea­do­res lle­vá­ron­se gran par­te de los ob­je­tos que en di­cho bu­que ha­bía». Co­mo

no ha­bía for­ma de me­ter­los en cin­tu­ra, la Ar­ma­da en­vió a la zo­na el «des­tro­yer Osa­do», ade­más de fuer­za te­rres­tre. Per­so­nal de la Marina «pro­ce­dió al re­gis­tro de al­gu­nas ca­sas en el lu­gar del Pin­do, au­xi­lia­do por [...] la Guar­dia Ci­vil de Mu­ros, dan­do por re­sul­ta­do el en­cuen­tro de efec­tos pro­ce­den­tes del va­por». E in­gre­sa­ron en la cár­cel de Cor­cu­bión «unos in­di­vi­duos so­bre quienes re­caen in­di­cios de cul­pa­bi­li­dad».

Ni los bo­tes

El «Trier», de ban­de­ra ale­ma­na, em­ba­rran­có en la cos­ta de Bens, en las cer­ca­nías de A Co­ru­ña, en ju­lio de 1902. Du­ran­te aquel ve­rano fue sa­quea­do en va­rias oca­sio­nes, mien­tras el ar­ma­dor bus­ca­ba la for­ma de re­flo­tar­lo. No sir­vió de es­car­mien­to. «Aun con es­te lu­jo de fuer­za y con to­do el anun­cio de ri­gor no se ha con­se­gui­do gran co­sa. In­du­da­ble­men­te mu­cho de es­to ha de ocu­rrír­se­les al ca­pi­tán y ar­ma­do­res del Skuld cuan­do se­pan que dos bo­tes de su pro­pie­dad [...] que es­ta­ban fon­dea­dos en el puer­to de Cor­cu­bión, ba­jo la cus­to­dia de aque­lla Ad­mi­nis­tra­ción de Adua­nas [...] han des­apa­re­ci­do de la noche a la ma­ña­na, sin que na­die se­pa na­da, ni sea po­si­ble dar con ellos».

Un va­por no­rue­go en­ca­lla fren­te a Car­no­ta y los lu­ga­re­ños se lan­zan al ex­po­lio, tra­ba­jo que con­si­de­ran «tan le­gí­ti­mo co­mo apro­ve­char el ma­ris­co de las pe­ñas»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.