Al­ba­ri­ño con bri­llos de Swa­rovs­ki a 500 eu­ros

Un Rías Bai­xas de Ba­rro con­si­gue con­ver­tir­se en mar­ca de lu­jo con bo­te­llas ador­na­das co­mo jo­yas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - BEA COS­TA

Pa­ra los aman­tes del buen vino, be­ber un Rías Bai­xas es un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos, y si ade­más lo sir­ven en una bo­te­lla ador­na­da con cris­ta­les de Swa­rovs­ki, se con­vier­te en un lu­jo. La bo­de­ga Leo­nor ha lo­gra­do eri­gir­se co­mo la pri­me­ra de la de­no­mi­na­ción de ori­gen Rías Bai­xas en ob­te­ner el se­llo de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Lu­jo por ha­ber con­ver­ti­do sus bo­te­llas en au­tén­ti­cas jo­yas. En la in­dus­tria del vino, ade­más del con­te­ni­do, que por su­pues­to, ca­da vez se va­lo­ra más el con­ti­nen­te, y Ri­ta Sil­va ha lo­gra­do ha­cer de una sim­ple bo­te­lla una pie­za de co­lec­ción.

En el 2015 de­ci­dió con­ver­tir­se en bo­de­gue­ra y lo hi­zo bus­can­do la di­fe­ren­cia­ción. Al­ba­ri­ños hay mu­chos, pe­ro nin­guno bri­lla co­mo el su­yo. El más ex­clu­si­vo lo pre­sen­ta en una bo­te­lla que lle­va en­gar­za­dos cua­tro­cien­tos cris­ta­les de Swa­rovs­ki so­bre el vi­drio, y cues­ta 500 eu­ros. «Pre­pa­rar una de es­tas bo­te­llas me lle­va un día de tra­ba­jo, es­tá he­cho a mano cien por cien, es un tra­ba­jo ar­te­sano y he­cho con mu­cha pa­sión», ex­pli­ca la em­pre­sa­ria. Le si­gue, por ca­ché, una bo­te­lla de 300 eu­ros, que in­clu­ye en el cue­llo una fi­li­gra­na con mo­ti­vos de ho­jas de pa­rra, que se pue­de re­uti­li­zar co­mo ser­vi­lle­te­ro. La ga­ma in­clu­ye mo­de­los a pre­cios de 120 y 45 eu­ros, que tam­bién bri­llan, pe­ro un po­co me­nos.

Emi­ra­tos Ára­bes y Chi­na

Es­tos úl­ti­mos es­tán des­ti­na­dos a la al­ta res­tau­ra­ción y a es­ta­ble­ci­mien­tos de ga­ma me­dia-al­ta, co­mo pa­ra­do­res y clu­bes de golf. Y si un ca­pri­cho­so con una car­te­ra bien pro­vis­ta quie­re su pro­pio di­se­ño, Ri­ta Sil­va se lo ha­ce a la car­ta, a gus­to del con­su­mi­dor.

Los Rías Bai­xas Leo­nor con Ri­ta Sil­va di­se­ña y ela­bo­ra ella mis­ma los ador­nos de las bo­te­llas, «un tra­ba­jo he­cho a mano y con mu­cha pa­sión», ex­pli­ca.

pre­cios de tres dí­gi­tos so­lo han en­con­tra­do com­pra­do­res, de mo­men­to, en el ex­tran­je­ro: Emi­ra­tos Ára­bes, Ho­lan­da y Chi­na. La em­pre­sa­ria tam­bién es­tá en con­tac­to con dis­tri­bui­do­res de la cos­ta me­di­te­rrá­nea, de Ibi­za y de Ma­llor­ca, y es­tá ce­rran­do su pre­sen­cia en va­rios eventos con el fin de pro­mo­cio­nar su pro­duc­to en Es­pa­ña. El más in­me­dia­to se­rá en abril en Ma­drid, con mo­ti­vo de una gala be­né­fi­ca de Eva Lon­go­ria, en la que se da­rá ci­ta la flor y na­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Lu­jo, que pre­si­de la prin­ce­sa Beatriz de Or­leans. Pa­ra es­ta oca­sión tan es­pe­cial, ves­ti­rá unas cuan­tas bo­te­llas ad hoc va­lo­ra­das en mil eu­ros.

Ri­ta Sil­va quie­re abrir­se ca­mino en la in­dus­tria del lu­jo, aun­que sus orí­ge­nes son hu­mil­des. «Yo me crie pi­san­do uvas tin­tas, mis abue­los vi­vían del cam­po y de las va­cas». Ha­bla de su ni­ñez Los dos mo­de­los más ex­clu­si­vos de la mar­ca Leo­nor.

en una fin­ca si­tua­da en Cu­rro (Ba­rro), don­de a lo lar­go de es­te año es­pe­ra abrir su pro­pia bo­de­ga, pues, por aho­ra, de­be re­cu­rrir a una ins­ta­la­ción de ter­ce­ros

pa­ra po­der ela­bo­rar su pro­pio vino. «An­tes de me­ter­me a mon­tar mi bo­de­ga que­ría pro­bar».

Su abue­lo Sin­do se mu­rió en el 2015 con la an­gus­tia de que na­die de la fa­mi­lia iba a se­guir tra­ba­jan­do sus vi­ñas, se­gún re­la­ta­ba ayer Ri­ta Sil­va. Pe­ro ella no de­jó que su le­ga­do des­apa­re­cie­ra y, en seis me­ses, pu­so en mar­cha un pro­yec­to que lle­va el nom­bre de su bi­sa­bue­la Leo­nor.

De aque­lla apuesta sa­lió una pri­me­ra aña­da de diez mil bo­te­llas, eti­que­ta­das con el se­llo de Mar­ta Lo­jo y con un vino pro­ce­den­tes de ce­pas con so­le­ra; son vi­ñas con me­dio si­glo de his­to­ria, que pro­du­cen un cal­do «muy ele­gan­te, muy afru­ta­do y con po­ca aci­dez», se­gún ex­pli­ca la em­pre­sa­ria.

Ri­ta Sil­va aca­ba de es­tre­nar­se co­mo bo­de­gue­ra pe­ro su re­la­ción con el al­ba­ri­ño no es nue­va. En su día dio la cam­pa­na­da ela­bo-

ran­do su pro­pia lí­nea de cos­mé­ti­ca de al­ba­ri­ño, pe­ro aque­lla ex­pe­rien­cia no re­sul­tó to­do lo bien que es­pe­ra­ba y de­ci­dió con­ti­nuar en el ne­go­cio de la uva des­de otra ver­tien­te. Te­nía la ma­te­ria pri­ma, te­nía la idea y te­nía las ga­nas de em­pren­der, y así na­ció el Rías Bai­xas más lu­jo­so del mer­ca­do. «Pa­ra mí es una sa­tis­fac­ción por­que la aso­cia­ción me se­lec­cio­nó sin que yo hu­bie­ra so­li­ci­ta­do to­da­vía la mar­ca», ex­pli­ca.

Ri­ta Sil­va pre­sen­tó ayer sus fla­man­tes pro­duc­tos en el Parador de Cam­ba­dos de la mano de la al­cal­de­sa, Fá­ti­ma Abal, a la que co­no­ció en uno de los ac­tos que or­ga­ni­za el Cen­tro de In­for­ma­ción a Mu­ller (CIM) pa­ra pro­mo­ver la cul­tu­ra em­pren­de­do­ra. «Me gus­ta ayu­dar a las mu­je­res em­pren­de­do­ras», apun­tó a re­gi­do­ra. Y pa­ra Ri­ta, em­pren­der ha si­do sen­ci­llo. «Pa­re­ce que era mi des­tino», se­ña­la.

MÓ­NI­CA IRAGO

M. I.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.