Lec­ción ma­gis­tral en el fi­nal de ETA

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BARREIRO RI­VAS

Du­ran­te cua­tro dé­ca­das he­mos leí­do —y su­fri­do— mi­les de en­jun­dio­sos ar­tícu­los y de­cla­ra­cio­nes cu­ya ba­se ar­gu­men­tal era que el in­ten­to de aca­bar con el te­rro­ris­mo me­dian­te la ac­ción po­li­cial y ju­di­cial era una uto­pía y un gra­ve error, y que un diá­lo­go po­lí­ti­co —con im­pli­ca­ción del Es­ta­do, los te­rro­ris­tas, las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas y al­gu­nos me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les— se­ría, a la pos­tre, inevi­ta­ble. A par­tir de es­te ra­zo­na­mien­to tam­bién tu­vi­mos que so­por­tar una se­rie de es­tu­pi­de­ces que aho­ra re­ver­de­cen co­mo las ma­las hier­bas, y que que­rían con­ven­cer­nos de que el Go­bierno ca­re­cía de ini­cia­ti­va, y que su pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca pro­por­cio­na­ba a ETA ma­na­das de te­rro­ris­tas e in­nú­me­ras ad­he­sio­nes.

Pa­ra que na­da me que­de en el tin­te­ro, de­bo re­co­no­cer que yo mis­mo caí en al­gu­nas ar­gu­men­ta­cio­nes si­mi­la­res —aun­que más su­ti­les y de­fen­di­bles— a las ya ex­pre­sa­das, cuan­do me mos­tré con­tra­rio a las mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les que, for­mu­la­das al bor­de de la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, hi­cie­ron po­si­bles las ile­ga­li­za­cio­nes de par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas o fi­lo­te­rro­ris­tas, al­gu­nos cie­rres de pe­rió­di­cos y pu­bli­ca­cio­nes, y el en­car­ce­la­mien­to de lí­de­res que ha­cían com­pa­ti­bles sus si­llo­nes ins­ti­tu­cio­na­les con los tu­gu­rios de la ban­da y con la apo­lo­gía del te­rror que pro­li­fe­ra­ba en mí­ti­nes, ma­ni­fes­ta­cio­nes, fu­ne­ra­les, li­be­los y he­rri­ko ta­ber­nas.

Al fi­nal —mien­tras ETA anun­cia su con­fu­sa en­tre­ga de ar­mas— tenemos obli­ga­ción de pro­cla­mar que aque­llos en­jun­dio­sos aná­li­sis, y to­dos los es­crú­pu­los que tu­vi­mos fren­te a las mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas, eran si­lo­gis­mos inocen­to­nes o con­des­cen­den­cias co­bar­des. Y que quienes acer­ta­ron de pleno, y la­mi­na­ron a ETA, fue­ron los que, pe­ga­dos a las fuer­zas del or­den, a los juz­ga­dos y a la ley opor­tu­na­men­te mo­di­fi­ca­da, se ne­ga­ron al cha­la­neo in­de­cen­te dis­fra­za­do de pro­gre­sis­ta diá­lo­go. Por­que, aun­que no po­de­mos des­car­tar que hu­bie­se otras vías pa­ra ga­nar la paz, en nin­gún ca­so ca­be du­dar de que es el re­cur­so a la ley, la po­li­cía y los tri­bu­na­les lo que hoy nos per­mi­te de­cir que ETA fue de­rro­ta­da y re­du­ci­da a su mi­se­ra­ble con­di­ción de ban­da de ase­si­nos, y que, le­jos de ha­ber he­ri­do las ga­ran­tías le­ga­les de la de­mo­cra­cia, he­mos da­do una lec­ción de ape­go a la uni­dad so­cial y al Es­ta­do de de­re­cho que hoy se es­tu­dia y va­lo­ra en to­dos los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos.

Por eso con­vie­ne pen­sar si es­ta lec­ción va­le tam­bién pa­ra el ja­leo in­de­pen­den­tis­ta. Y si el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que, a cam­bio de pin­tar su ju­bi­la­ción con unas go­tas de gla­mur po­pu­lis­ta, aca­ba de re­pro­char­le al Go­bierno su re­cur­so a la es­tric­ta le­ga­li­dad, y de arro­jar se­rias sos­pe­chas so­bre la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña so­bre el 9-N, no se es­ta­rá apun­tan­do tam­bién a la pu­ra ma­ja­de­ría, ejer­cien­do de char­la­tán y no de ma­gis­tra­do. Por­que no hay ma­yor error que, en vez de leer el pa­sa­do, tra­tar de rein­ven­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.