Ser o no ser

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - MANUEL BLAN­CO DESAR

Esa es la cues­tión. Ac­ta non ver­ba. Ne­ce­si­ta­mos, ya, he­chos, no pa­la­bras. Re­sul­ta­dos. Na­die pue­de in­vo­car su pro­pia ne­gli­gen­cia co­mo ex­cu­sa. Los países tam­bién re­nun­cian a lu­char, a re­sis­tir. Ha­cen que ha­cen al­go, en­re­dan, pe­ro se de­jan arras­trar por la abu­lia. Ga­li­cia, As­tu­rias, Es­pa­ña... Ca­da tri­mes­tre sube un mes la se­nec­tud co­lec­ti­va. Ca­da año, me­nos pa­re­jas fér­ti­les. Acu­mu­la­mos más deu­da que re­cae so­bre me­nos es­pal­das jó­ve­nes. Así no se­rá ex­tra­ño que hu­yan pa­ra li­brar­se de una per­pe­tua ser­vi­dum­bre. Na­die los po­drá cul­par. ¿Pa­ra qué con­tri­buir, pa­ra qué co­ti­zar? Hu­ya­mos, hu­ya­mos de es­ta tie­rra es­té­ril, de es­te in­fe­cun­do país, que as­pi­ra a pa­gar pen­sio­nes en­deu­dán­do­se aún más.

Yo di­go no. Di­go no a la ren­di­ción pre­ven­ti­va. Di­go no a la co­bar­día. No a la ño­ñez. No a las ex­cu­sas. No a la de­ser­ción y no, mil ve­ces no, a la de­rro­ta pre­ven­ti­va, al au­to­ge­no­ci­dio. El di­le­ma es cla­ro: ser o no ser. Hoy, quien más pue­de ha­cer por to­dos es quien pue­de dar vi­da nue­va pa­ra re­ge­ne­rar nues­tra tie­rra y de­ci­de dar­la. Pa­trió­ti­co. Na­da de­be exi­gír­se­le a quien na­da pue­de dar, a los en­fer­mos, a los des­em­plea­dos, a los tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios. Tam­po­co a los an­cia­nos, que ya die­ron más que na­die en peo­res con­di­cio­nes. Pe­ro no to­dos so­mos en­fer­mos, ni es­ta­mos des­em­plea­dos o pre­ca­rios, ni so­mos an­cia­nos. Que ca­da cual se re­tra­te. Aquí no va­le la eva­sión ni la elu­sión co­mo en los im­pues­tos. To­do es trans­pa­ren­te.

Pe­ro, si op­ta­mos por ser, ne­ce­si­ta­mos un fuer­te li­de­raz­go mo­ral. Un li­de­raz­go ba­sa­do en la sa­bi­du­ría y el ejem­plo. De nue­vo ejem­pla­ri­dad. De Gau­lle, 1945, Go­bierno pro­vi­sio­nal fran­cés, con los re­pu­bli­ca­nos y los so­cia­lis­tas de la SFIO, pre­ce­den­te del PSF. Es­te Go­bierno pa­trió­ti­co de con­cen­tra­ción crea el INED —Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­tu­dios De­mo­grá­fi­cos—. ¿A quién eli­gen pa­ra re­flo­tar la ali­caí­da de­mo­gra­fía gala des­de fi­na­les del XIX? A un se­ñor lla­ma­do Al­fred Sauvy, un es­ta­dís­ti­co y eco­no­mis­ta, que pre­si­di­rá el INED has­ta 1962, y que ya vie­ne es­tu­dia­do de ca­sa, por lo que sa­be pres­cri­bir. Un se­ñor que mues­tra por qué las éli­tes re­pu­bli­ca­nas fran­ce­sas no se pa­re­cen a otras pre­sun­tas éli­tes, y por qué Francia, pe­se a sus pro­ble­mas, es una po­ten­cia dig­na de emu­lar. Un se­ñor que, sien­do con­se­je­ro del Go­bierno de 1938, di­mi­te an­te la lo­cu­ra de ins­ti­tuir la se­ma­na la­bo­ral de 40 ho­ras, vien­do la ame­na­za par­da que desafia­ba a Francia. To­do un hom­bre, to­do un ca­rác­ter, to­da una au­to­ri­dad, en el sen­ti­do clá­si­co de la auc­to­ri­tas ro­ma­na. Y De Gau­lle, Sauvy y Jean Mon­net re­flo­ta­ron la Re­pú­bli­ca.

Un es­ta­dis­ta no pien­sa en las si­guien­tes elec­cio­nes, sino en las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes. Mon­net, pri­mer al­to co­mi­sa­rio del Plan Na­cio­nal fran­cés, tam­bién nom­bra­do por De Gau­lle, y pos­te­rior ar­tí­fi­ce de la Eu­ro­pa Uni­da. ¿Al­go re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do por aquí? O tem­po­ra, o mo­res, di­re­mos co­mo Ci­ce­rón. Co­rrup­tio op­ti­mi pes­si­ma. Nihil no­vum sub so­le. Na­da nue­vo ba­jo el sol his­pano. Sál­ve­se quien pue­da. O bus­que­mos otra tri­ni­dad ti­po De Gau­lle-Sauvy-Mon­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.