Los es­tu­dian­tes del Va­lle-In­clán se pu­sie­ron en la piel de per­so­nas cie­gas gra­cias a un jue­go

Es­tu­dian­tes del IES Va­lle In­clán de Pon­te­ve­dra se po­nen en la piel de per­so­nas cie­gas y jue­gan al «goal­ball»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - CRIS­TI­NA BA­RRAL PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

El gim­na­sio del IES Va­lle In­clán de Pon­te­ve­dra se con­vir­tió ayer en un im­pro­vi­sa­do cam­po de goal­ball. Un de­por­te pa­ra­lím­pi­co crea­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra per­so­nas cie­gas o con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual si­mi­lar al fútbol pe­ro que se jue­ga en equi­pos de tres. La ac­ti­vi­dad se en­mar­ca en el pro­yec­to Eras­mus+ YES (Young Eu­ro­pean in Sports) que el ins­ti­tu­to desa­rro­lla des­de el pa­sa­do oc­tu­bre pa­ra fo­men­tar há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles en­tre es­tu­dian­tes de 1º de ba­chi­lle­ra­to.

Sandra Ló­pez, pro­fe­so­ra de la ON­CE y es­pe­cia­lis­ta en aten­ción edu­ca­ti­va, les ex­pli­ca que el ta­ller cons­ta de dos par­tes que pro­ba­rán to­dos los par­ti­ci­pan­tes. La pri­me­ra es una ca­rre­ra guia­da. Es­to es, con unas ga­fas si­mu­la­das que los con­vier­ten en per­so­nas cie­gas tie­nen que co­rrer orien­tán­do­se so­lo con la voz del mo­ni­tor. Y es que, co­mo di­ce Sandra, es tan im­por­tan­te sen­si­bi­li­zar co­mo prac­ti­car. «Aquí no bas­ta con sa­ber so­lo la teo­ría, hay que vi­vir­lo».

El pri­me­ro en pro­bar es Tel­mo Cos­ta. Se po­ne en un ex­tre­mo de la pis­ta y tie­ne que co­rrer una diagonal has­ta el ex­tre­mo opues­to. Allí es­tá Sandra, que lo irá lla­man­do por su nom­bre y dán­do­le in­di­ca­cio­nes muy pre­ci­sas. «A ver chi­cos, él ya no ve, so­lo oye mi voz, así que si­len­cio, por fa­vor. Tel­mo, le­van­ta las ma­nos ha­cia mi voz y co­rre. Si te sien­tes se­gu­ro no vas a te­ner pro­ble­ma. ¿Con­fías en mí?», le pre­gun­ta la es­pe­cia­lis­ta. Tel­mo asien­te y em­pie­za a co­rrer. Lo ha­ce más mu­cho des­pa­cio de lo que lo ha­ría sin ga­fas, eso sí.

Tras la ex­pe­rien­cia, le si­guen otras com­pa­ñe­ras. Las si­guien­tes son Natalia de An­dra­de y Eli­sa Seoa­ne. Los tres cuen­tan có­mo vi­vie­ron esa ca­rre­ra guia­da so­lo por la voz en su pro­pia piel. Sus reacciones son si­mi­la­res. «Te sien­tes in­se­gu­ro, que­ría ir más rá­pi­do pe­ro no se ven­ce la in­se­gu­ri­dad», ase­gu­ra Tel­mo. Natalia lo pa­só al­go peor. «Uff, la sen­sa­ción es de bas­tan­te ago­bio, no ves na­da y no sa­bes ha­cia dón­de ir. Vas muy des­pa­cio por­que si vas más rá­pi­do pien­sas que te vas a cho­car con las pa­re­des». Eli­sa Seoa­ne sos­tie­ne que es un de­por­te «muy di­fí­cil». «Te ves in­se­gu­ra, un po­co per­di­da y con­fu­sa. Es­cu­ché la voz, pe­ro iba muy len­ta pa­ra no cho­car con al­go y eso que ya sa­bía que no ha­bía na­da con­tra lo que cho­car», co­men­ta.

Par­ti­do

Tras la ca­rre­ra, que lue­go ex­pe­ri­men­ta­rán más alum­nos de 1º de ba­chi­lle­ra­to, lle­ga el turno de ju­gar. Sandra da de nue­vo ins­truc­cio­nes pre­ci­sas. Se for­man los dos pri­me­ros equi­pos de tres. Los seis ju­ga­do­res lle­van las ga­fas. El gim­na­sio no tie­ne las me­di­das re­gla­men­ta­rias de un cam­po de goal­ball, que son de 18 me­tros de lar­go por 9 de an­cho. Se usa una cin­ta ad­he­si­va pa­ra de­li­mi­tar el cam­po, que es más pe­que­ño, y rue­da el ba­lón. La pe­lo­ta tam­po­co es cual­quie­ra. Es un ba­lón rí­gi­do que lle­va den­tro unos cas­ca­be­les pa­ra in­tuir su tra­yec­to­ria. Tras unos ini­cios al­go des­coor­di­na­dos la co­sa me­jo­ra y no tar­da en lle­gar el pri­mer gol. El res­to de es­tu­dian­tes si­guen el par­ti­do co­mo es­pec­ta­do­res.

Mien­tras Sandra si­gue co­rri­gien­do as­pec­tos, Ana San­tos, pro­fe­so­ra de Educación Fí­si­ca del Va­lle In­clán y coor­di­na­do­ra del pro­yec­to YES, in­ten­ta cap­tar los me­jo­res mo­men­tos con su cá­ma­ra. To­do tie­ne que que­dar acre­di­ta­do pa­ra la memoria del pro­gra­ma. Y es que an­tes del goal­ball y des­pués del goal­ball hu­bo y ha­brá mu­chas más ac­ti­vi­da­des. Hay mar­gen has­ta sep­tiem­bre del 2018.

¿Cuál es la fi­lo­so­fía del pro­yec­to eu­ro­peo?, se le pre­gun­ta a la do­cen­te. «Ca­da se­ma­na ofre­ce­mos al alum­na­do un de­por­te o una ac­ti­vi­dad dis­tin­ta. En es­te ca­so ele­gi­mos el goal­ball por­que pen­sa­mos que es un de­por­te po­co co­no­ci­do», se­ña­la Ana. Lo que pre­ten­dían es que los cha­va­les se me­tie­ran en la piel de una per­so­na no vidente y que se mo­vie­ran por sen­sa­cio­nes. «Se tra­ta­ba de que ex­pe­ri­men­ta­ran cuan­do fal­ta la vis­ta qué otros re­cur­sos tie­nen pa­ra ju­gar». Y va­ya si lo ex­pe­ri­men­ta­ron.

RA­MÓN LEI­RO

Tras la ca­rre­ra guia­da, el gru­po de alum­nos del IES Va­lle In­clán se atre­vió a ju­gar al «goal­ball», un de­por­te pa­ra cie­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.