Mó­vi­les y ni­ños: «Non hai un­ha ida­de ideal»

¿Cuál es el mo­men­to pa­ra dar un «smartp­ho­ne» a un me­nor? Ex­per­tos di­cen que no hay una fór­mu­la má­gi­ca y que los pa­dres de­ben va­lo­rar la ma­du­rez de sus hi­jos y fi­jar pre­via­men­te los usos del dis­po­si­ti­vo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MA­RÍA CEDRÓN

Más del 70 % de la po­bla­ción en Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en in­ter­nau­ta. El ín­di­ce al­can­za el 91,8 % en el ca­so de los menores com­pren­di­dos en­tre los diez y los quin­ce años, se­gún el es­tu­dio rea­li­za­do por el hos­pi­tal Saint Joan de Deu, Las nue­vas tec­no­lo­gías en ni­ños y ado­les­cen­tes. Con­se­cuen­cia de ello es el des­do­bla­mien­to de la vi­da en dos es­ce­na­rios, el real y el vir­tual. En es­ta nue­va so­cie­dad en dos di­men­sio­nes, los smartp­ho­nes se han con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ins­tru­men­to de ac­ce­so a un ci­be­res­pa­cio don­de no hay fron­te­ras. To­do ha cam­bia­do, es­pe­cial­men­te el mo­de­lo tra­di­cio­nal de co­mu­ni­ca­ción. Un 70 % de los ni­ños de 12 años, se­gún el tra­ba­jo del hos­pi­tal ca­ta­lán, tie­nen te­lé­fono mó­vil, un me­dio que usan más del 80 % de los ado­les­cen­tes de 14. La cues­tión que preo­cu­pa a mu­chos pa­dres es a qué edad pue­den po­ner un smartp­ho­ne en ma­nos de sus hi­jos. Aun­que ca­da vez re­sul­ta más co­mún in­cluir­lo den­tro de los re­ga­los de la pri­me­ra co­mu­nión (en el ca­so de los que la ha­cen), se ha ha­bla­do de que pue­de ser en­tre los 13 y los 14 años. Pe­ro los ex­per­tos reuni­dos por La Voz, al igual que con­clu­yen los es­tu­dios del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ci­ber­se­gu­ri­dad, con­si­de­ran que no se pue­de mar­car una edad pa­ra ini­ciar­se sin ries­gos. «Non hai un­ha ida­de ideal. Só llo de­bes dar can­do se­xas cons­cien­te de que o po­des dei­xar só co te­lé­fono ne­se no­vo mun­do tan ex­ten­so sen que te­ña que ser su­per­vi­sa­do», con­clu­yen.

Duar­te Cres­tar, edu­ca­dor so­cial; Fer­nan­do La­ca­ci, res­pon­sa­ble de la Fe­de­ra­ción de An­pas de San­tia­go; Begoña Cas­tro, psi­có­lo­ga da sec­ción de Psi­co­lo­xía Edu­ca­ti­va del Co­le­xio Ofi­cial de Psi­có­lo­gos de Ga­li­cia, y Lisandro Ca­ra­va­ca, res­pon­sa­ble de Edus­ko­pia, com­pa­ñía de­di­ca­da a tra­ba­jar en la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las personas, vi­ven en­tre ado­les­cen­tes. Ha­blan, ven y es­cu­chan ca­da día to­do lo que les preo­cu­pa y sa­ben có­mo ma­ne­jan es­te ins­tru­men­to por­que, di­cen, aun­que «son na­ti­vos di­xi­tais, no son com­pe­ten­tes di­xi­tais». Pe­ro no son tre­men­dis­tas: «Os te­lé­fo­nos móbiles son par­te da reali­da­de e hai que sa­car­lles ren­de­men­to. Ne­so te­mos que im­pli­car­nos to­dos, non só os pais».

Pa­ra op­ti­mi­zar la he­rra­mien­ta, co­mo ex­pli­ca Fer­nan­do La­ca­ci, no bas­ta con apo­yo fa­mi­liar, es pre­ci­so te­ner­lo de un es­pec­tro más am­plio. «A ida­de boa pa­ra ter un te­lé­fono de­pen­de do uso que se lle dea e vai ir en fun­ción do tem­po e do apoio fa­mi­liar», ma­ni­fies­ta.

Un ins­tru­men­to de pres­ti­gio

El edu­ca­dor so­cial Duar­te Cres­tar plan­tea otra cues­tión. «Hai que pen­sar pa­ra que o que­ren, por­que o mó­bil é ta­mén un ob­xec­to de pres­ti­xio no gru­po. O pro­ble­ma é que ad­qui­ri­mos un ob­xec­to que ten moi­tas pres­ta­cións que non sa­be­mos usar. O smartp­ho­ne non é a Wii, que ten un­has fun­cións li­mi­ta­das», ex­pli­ca.

Begoña Cas­tro alu­de al uso res­pon­sa­ble de es­ta nue­va he­rra­mien­ta por­que «non po­de­mos fu­xir de­sa reali­da­de e hai que apro­vei­tar to­do o bo que te­ñen. Hai que mos­trar aos ra­pa­ces os be­ne­fi­cios, pe­ro ta­mén os pe­ri­gos aos que se en­fron­tan. A ne­go­cia­ción é prio­ri­ta­ria can­do se lle dá un smartp­ho­ne ao neno». Qué hay que tra­tar: mo­men­tos

de uso, a qué apli­ca­cio­nes po­der ac­ce­der o, por ejem­plo, no usar­lo en la me­sa pa­ra fo­men­tar el diá­lo­go fa­mi­liar.

Lisandro Ca­ra­va­ca sos­tie­ne que el ac­ce­so a ese nue­vo mun­do que abren los smartp­ho­nes de­be rea­li­zar­se de for­ma pau­la­ti­na, con cal­ma y pla­ni­fi­ca­ción, co­mo quien apren­de con­du­cir. «El nue­vo No­kia 33-10 no tie­ne la al­ter­na­ti­va de co­nec­tar­se a In­ter­net. Ese no se­ría un mal co­mien­zo», ex­pli­ca. Pe­ro tam­bién des­ta­ca la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer un con­tra­to en­tre pa­dres e hi­jos cuan­do a es­tos se les en­tre­ga el apa­ra­to. Uno de los pro­ble­mas que ha ob­ser­va­do es la fal­ta de «co­mu­ni­ca­ción y confianza en­tre pa­dres e hi­jos».

Ac­ti­var el con­trol parental

Re­cuer­da Ca­ra­va­ca que, por lo ge­ne­ral, «les da­mos un te­lé­fono pe­ro no nos preo­cu­pa­mos de po­ner un an­ti­vi­rus o no re­cor­da­mos ac­ti­var la apli­ca­ción de

con­trol parental. Y ese des­cui­do pue­de de­ri­var, por ejem­plo, en que los menores ha­gan com­pras den­tro de al­gún jue­go de los que usan de for­ma ha­bi­tual. Lue­go lle­ga a los pa­dres una fac­tu­ra que no sa­ben de qué es».

Es­tos ex­per­tos no quie­ren des­car­gar so­la­men­te en los pa­dres la res­pon­sa­bi­li­dad de ins­truir a los menores en es­te ám­bi­to. Más allá de que de­ba ser to­da la so­cie­dad la que se im­pli­que, el sec­tor edu­ca­ti­vo de­be desem­pe­ñar un pa­pel muy im­por­tan­te. Por­que, co­mo ex­pli­ca Fer­nan­do La­ca­ci, de no im­pli­car­se la es­cue­la, «es­ta­ria­mos con­tri­buín­do a au­men­tar a fen­da so­cial ao dei­xar en mans das fa­mi­lias ese la­bor».

Duar­te Cres­tar aña­de que, «co­mo so­cie­da­de, es­te é un pro­ble­ma que non se es­tá abor­dan­do. Ago­ra o te­lé­fono mó­bil é un ob­xec­to de con­su­mo. Uni­ca­men­te se es­tá to­can­do o te­ma dos pe­ri­gos, pe­ro a tec­no­lo­xía ape­nas che­gou aos cen­tros es­co­la­res dun xei­to xe­ra­li­za­do».

Pa­ra Begoña Cas­tro re­sul­ta fun­da­men­tal «tra­ba­llar na pre­ven­ción pa­ra que cal­que­ra po­da iden­ti­fi­car os ris­cos». «Te­mos que for­mar­nos», con­clu­ye la psi­có­lo­ga.

SANDRA ALON­SO

Duar­te Cres­tar, Begoña Cas­tro, Fer­nan­do La­ca­ci y Lisandro Ca­ra­va­ca (iPad) en el de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.