Al­za a la vis­ta pa­ra pa­gar el bono so­cial

Na­dal obli­ga a to­das las co­mer­cia­li­za­do­ras a fi­nan­ciar el me­ca­nis­mo y al­gu­nas su­birán la fac­tu­ra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - F. F.

Al­gu­nas de las pe­que­ñas co­mer­cia­li­za­do­ras de elec­tri­ci­dad que ope­ran en el mer­ca­do li­bre — en es­te ne­go­cio fun­cio­nan 270 com­pa­ñías fren­te a las seis au­to­ri­za­das pa­ra el re­gu­la­do por el Go­bierno— pre­pa­ran subidas en el recibo de la luz de sus clien­tes pa­ra ha­cer fren­te al cos­te que le su­pon­drá la co­fi­nan­cia­ción del bono so­cial. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es­te me­ca­nis­mo de ayu­da pa­ra el pa­go de las fac­tu­ras so­lo lo pue­den ofre­cer las em­pre­sas que tra­ba­jan en el mer­ca­do re­gu­la­do pa­ra clien­tes que tam­bién es­tén en él, aun­que a par­tir de di­ciem­bre pa­sa­do lo tie­nen que pa­gar to­das las co­mer­cia­li­za­do­ras y, por en­de, to­dos los clien­tes, tam­bién los del ne­go­cio li­be­ra­li­za­do.

Al fi­nal, y co­mo siem­pre, se­rán los con­su­mi­do­res los que pa­ga­rán el pa­to. Se­rán to­dos ellos, y hay unos 26 mi­llo­nes, vía fac­tu­ra de la luz, los que fi­nan­cia­rán in­di­rec­ta­men­te el bono so­cial, un me­ca­nis­mo idea­do por el Go­bierno que, de mo­men­to, pro­por­cio­na un des­cuen­to del 25 % en el recibo a unos 2,5 mi­llo­nes de esos clien­tes. Es­tos be­ne­fi­cia­rios no se eli­gen por sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos —aun­que es­tá pre­vis­to que sea así den­tro de unos me­ses—, sino que son fa­mi­lias nu­me­ro­sas, ju­bi­la­dos, per­te­ne­cen a un ho­gar con to­dos sus miem­bros en pa­ro o tie­nen una po­ten­cia con­tra­ta­da in­fe­rior a 3 ki­lo­va­tios.

Una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo tum­bó a fi­na­les del 2016 el mo­do en que ha­bía de­ci­di­do el Go­bierno fi­nan­ciar el bono so­cial. Has­ta no­viem­bre pa­sa­do eran 23 em­pre­sas las que asu­mían los 200 mi­llo­nes anua­les que cues­ta el me­ca­nis­mo. Eran las que es­ta­ban ver­ti­cal­men­te in­te­gra­das, es de­cir, aque­llas que aglu­ti­nan las ac­ti­vi­da­des de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción de ener­gía eléc­tri­ca. Pe­ro el Su­pre­mo dic­ta­mi­nó que ese sis­te­ma era dis­cri­mi­na­to­rio y lo anu­ló.

El mi­nis­tro de Ener­gía, Ál­va­ro Na­dal, bus­có otra al­ter­na­ti­va, que es la de am­pliar el aba­ni­co fi­nan­cie­ro a to­das las co­mer­cia­li­za­do­ras que ope­ran en el ne­go­cio eléc­tri­co. El por­cen­ta­je de re­par­to es in­de­pen­dien­te del ta­ma­ño de la em­pre­sa, pe­ro sí es pro­por­cio­nal al nú­me­ro de clien­tes de ca­da una. De es­te mo­do, las tres gran­des eléc­tri­cas so­por­ta­rán ca­si el 90 % de la fi­nan­cia­ción, pe­ro el res­to se dis­tri­bui­rá en­tre las de­más. No to­ca a mu­cho, pe­ro sí lo su­fi­cien­te pa­ra que al­gu­nas de esas com­pa­ñías se vean obli­ga­das a re­per­cu­tir en la fac­tu­ra de sus clien­tes esa nue­va «solidaridad obli­ga­to­ria», en pa­la­bras de Pablo Ál­va­rez, pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va ga­lle­ga A No­sa Ener­xía, con 250 so­cios.

Esa pe­que­ña co­mer­cia­li­za­do­ra del mer­ca­do li­bre no tie­ne pre­vis­to re­vi­sar al al­za el recibo de sus abo­na­dos por­que es «po­ca can­ti­dad», en torno a unos 700 eu­ros anua­les. A Ál­va­rez no le pa­re­ce mal «arri­mar el hom­bro», aun­que «no es jus­to que no po­da­mos pres­tar el ser­vi­cio».

Ade­más de cam­biar el mo­do de fi­nan­ciar el bono so­cial, co­mo con­se­cuen­cia de una sen­ten­cia ju­di­cial, el Go­bierno tam­bién mo­di­fi­ca­rá los cri­te­rios pa­ra ad­ju­di­car el des­cuen­to pa­ra in­tro­du­cir la ren­ta y prohi­bi­rá los cor­tes de luz a los clien­tes vul­ne­ra­bles, que es­tán aún por de­fi­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.