So­lo Ren­fe ges­tio­nó más de 1.800 con­sul­tas por las se­cue­las psi­co­ló­gi­cas de An­grois

De­ce­nas de personas si­guen lu­chan­do por su­pe­rar el trau­ma del ac­ci­den­te fe­rro­via­rio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - PABLO GON­ZÁ­LEZ

An­grois si­gue vi­vo en la are­na po­lí­ti­ca, en el ám­bi­to ju­di­cial, en los fo­ros téc­ni­cos fe­rro­via­rios. Pe­ro so­bre to­do si­gue vi­vo en aque­llos que su­frie­ron aquel te­rri­ble ac­ci­den­te, bien en pri­me­ra per­so­na o por­que per­die­ron a al­gún ser que­ri­do. Más de tres años y me­dio des­pués del ac­ci­den­te, cuan­do las víc­ti­mas em­pie­zan a ver la luz al fi­nal del tú­nel ju­di­cial con la impu­tación de un car­go del ADIF, las he­ri­das fí­si­cas van ci­ca­tri­zan­do, pe­ro la hue­lla psi­co­ló­gi­ca del des­ca­rri­la­mien­to se ha­ce más di­fí­cil de su­pe­rar.

Así, la ofi­ci­na de aten­ción a las víc­ti­mas que Ren­fe creó des­pués del ac­ci­den­te cons­ta­ta que ha­ce ya tiem­po que prác­ti­ca­men­te to­dos los he­ri­dos del ac­ci­den­te —144 en to­tal, ape­nas sa­lie­ron dos personas ile­sas del tren— han re­ci­bi­do el al­ta, aun­que al­gu­nos si­guen pen­dien­tes de al­gu­na ope­ra­ción o de las se­sio­nes de reha­bi­li­ta­ción. Hay que re­cor­dar que seis me­ses des­pués del ac­ci­den­te ya no que­da­ba nin­gu­na víc­ti­ma hos­pi­ta­li­za­da. Es en el ám­bi­to de la aten­ción psi­co­ló­gi­ca don­de los res­col­dos si­guen más vi­vos.

Se­gún los da­tos pro­por­cio­na- dos por la ope­ra­do­ra fe­rro­via­ria, un to­tal de 69 víc­ti­mas se aco­gie­ron al pro­gra­ma de aten­ción psi­co­ló­gi­ca en el que par­ti­ci­pa­ron 86 pro­fe­sio­na­les. A día de hoy se con­ta­bi­li­zan 1.860 con­sul­tas por las se­cue­las men­ta­les del ac­ci­den­te, tan­to de he­ri­dos

co­mo de fa­mi­lia­res de fa­lle­ci­dos, re­par­ti­das en 16 ciu­da­des y rea­li­za­das tan­to de for­ma pre­sen­cial co­mo te­le­fó­ni­ca. De las personas aten­di­das hay 51 ca­sos que se con­si­de­ran ce­rra­dos, pe­ro die­ci­ocho víc­ti­mas aún ne­ce­si­tan es­ta ayu­da pro­fe­sio­nal. Tre­ce de ellos eran pa­sa­je­ros del Al­via y el res­to son fa­mi­lia­res.

Aun­que en reali­dad es­tos da­tos so­lo son una apro­xi­ma­ción al do­lor que aún si­gue la­ten­te. Hay pa­cien­tes que si­guie­ron con la aten­ción psi­co­ló­gi­ca e in­clu­so psi­quiá­tri­ca que se les ofre­ció en la sanidad pú­bli­ca, y a día de hoy aún ne­ce­si­tan ese apo­yo. Tam­bién los hay rea­cios, por ra­zo­nes ob­vias, a te­ner al­gún ti­po de re­la­ción con Ren­fe. Otros, co­mo Cris­ti­na Li­ras y Ja­vier Gar­cía Mu­ni­cio, que per­die­ron a su hi­jo Cu­rro en An­grois, op­ta­ron por lo que ellos lla­man «au­to­cu­ra­ción». «Al prin­ci­pio tu­vi­mos una en­tre­vis­ta con una psi­có­lo­ga de Ren­fe, pe­ro no nos gus­tó. Les pe­di­mos que nos pu­sie­ran en con­tac­to con pa­dres que ha­bían per­di­do a sus hi­jos en el ac­ci­den­te por­que pen­sá­ba­mos que eso nos ayu­da­ría, aun­que nun­ca nos lla­ma­ron», ase­gu­ran.

La fa­mi­lia

El apo­yo mu­tuo, la fa­mi­lia y so­bre to­do su otro hi­jo fue­ron cla­ves en una re­cu­pe­ra­ción que nun­ca se­rá to­tal. Tam­bién el con­tac­to con otros pa­dres que per­die­ron a sus hi­jos en el ac­ci­den­te, a través de la pla­ta­for­ma de víc­ti­mas. Na­die co­mo ellos pa­ra en­ten­der lo que les pa­sa. «Es una ci­ca­triz que es­tá ahí y a ve­ces se abre o due­le más de lo nor­mal», ex­pli­ca Cris­ti­na. Pa­ra mu­chos de ellos la me­jor te­ra­pia si­gue sien­do la lucha y la mi­li­tan­cia en la pla­ta­for­ma, don­de si­guen per­si­guien­do una co­mi­sión de investigación y una pes­qui­sa téc­ni­ca in­de­pen­dien­te, así co­mo la impu­tación de los res­pon­sa­bles en la cau­sa ju­di­cial.

La te­ra­pia de gru­po con pa­dres que su­frie­ron la muer­te de un hi­jo no siem­pre es po­si­ti­va. Una víc­ti­ma del Al­via que acu­dió una vez a uno de es­tos gru­pos no vol­vió nun­ca más. Com­pro­bó que mu­chos de ellos ha­bían per­di­do a sus hi­jos ha­ce mu­cho tiem­po y es­ta­ban peor que ella, de ahí que no le vie­ra mu­cha uti­li­dad a la te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.