La tie­rra del alum­na­do men­guan­te

Es­te cur­so que­da­ron va­cías más de 10.000 pla­zas que se ofer­ta­ban en cuar­to de in­fan­til

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - TAMARA MON­TE­RO

No hay ni­ños pa­ra tan­tos pu­pi­tres. O al me­nos, no los hay en cier­tas áreas de Ga­li­cia. Con el pla­zo de so­li­ci­tud de pla­zas en cuar­to de educación in­fan­til —3 años— a pun­to de ex­pi­rar, es pro­ba­ble que la si­tua­ción de es­te cur­so se vuel­va a re­pe­tir el que vie­ne. Por­que es­te año hu­bo diez mil pu­pi­tres va­cíos. Se­gún los da­tos apor­ta­dos por la Con­se­lle­ría de Educación —que ex­pli­ca que el nú­me­ro de pla­zas ofer­ta­das pa­ra em­pe­zar el co­le­gio en sep­tiem­bre es si­mi­lar al de es­te año, aun­que con­cre­ta­rá ci­fras cuan­do se cie­rre el pro­ce­so—, ha­ce un año se pre­sen­ta­ron un to­tal de 18.108 so­li­ci­tu­des. La ofer­ta de la Con­se­lle­ría de Educación era de 28.775 pu­pi­tres pa­ra pe­que­ños de tres años. Y esas 18.000 so­li­ci­tu­des ya eran bas­tan­tes me­nos que las del cur­so an­te­rior. En con­cre­to, 1.484 me­nos. Se­gún los da­tos del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca, la pre­vi­sión era que es­te año hu­bie­se 456 alum­nos me­nos de in­fan­til.

Las ci­fras dan la me­di­da del de­cli­ve de­mo­grá­fi­co, pe­ro tam­bién del des­equi­li­brio te­rri­to­rial que hay en Ga­li­cia. Por­que de esas 18.000 so­li­ci­tu­des, bue­na par­te se ha­bían rea­li­za­do en las sie­te ciu­da­des. Ca­si el 44 % lle­ga­ban de las áreas ur­ba­nas, un to­tal de 7.946. Y es­pe­cial­men­te del eje atlán­ti­co. Lu­go y Ou­ren­se ape­nas su­ma­ron 1.700 nue­vos es­co­la­res.

Tre­ce es­cue­las ce­rra­das

Las con­se­cuen­cias es­tán cla­ras: mien­tras al­gu­nos cen­tros no son ca­pa­ces de aten­der to­da la de­man­da que tie­nen y los pe­que­ños se de­ri­van a cen­tros que no eran su pri­me­ra op­ción, otras es­cue­las, di­rec­ta­men­te, cie­rran. Cie­rran por­que no tie­nen a quién en­se­ñar. Es­te cur­so co­men­zó con tre­ce es­cue­las uni­ta­rias me­nos que el an­te­rior por­que no ha­bían al­can­za­do la de­man­da mí­ni­ma es­ta­ble­ci­da por la Xun­ta pa­ra man­te­ner­las en fun­cio­na­mien­to: seis alum­nos. La san­gría ha si­do bru­tal. En diez años, se han clau­su­ra­do ca­si 200 es­cue­las uni­ta­rias en la co­mu­ni­dad.

¿Qué pa­sa cuán­do cie­rra una es­cue­la? Los alum­nos, ob­via­men­te, no se que­dan sin es­co­la­ri­zar. Son de­ri­va­dos a otros cen­tros es­co­la­res, ex­pli­ca Educación. «De­pen­de de ca­da ca­so —acla­ra— pe­ro o máis nor­mal é que se tras­la­den os ne­nos ao cen­tro máis cer­cano».

En el otro ex­tre­mo, el de los co­le­gios con mu­cha de­man­da, el pro­ce­so es­tá a pun­to de abrir­se: tras la so­li­ci­tud lle­ga el re­cuen­to de pun­tos se­gún ba­re­mo. Al­gu­nos no irán al co­le­gio que que­rían. El año pa­sa­do fue­ron cer­ca mil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.