PRO­FE­SO­RA DE LA ES­CUE­LA MON­TE DA VI­LA

«¿O me­llor que te­mos ? Que é to­do moi­to máis per­so­na­li­za­do»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - T.M.

Son po­cos, pe­ro qui­zá por eso fun­cio­na tan bien. La es­cue­la in­fan­til Mon­te da Vi­la, en O Gro­ve, es una pe­que­ña gran fa­mi­lia, un mi­cro­cos­mos en el que con­vi­ve una vi­lla en­te­ra. Por­que en el día a día es­co­lar no so­lo es­tán im­pli­ca­dos ocho alum­nos de en­tre tres y cin­co años y su pro­fe­so­ra, Sil­via Se­rén. Tam­bién los pa­dres y ma­dres. Y has­ta la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal, que les pro­por­cio­na li­bros y a ve­ces un lu­gar pa­ra leer cuen­tos. «As fa­mi­lias es­tán moi im­pli­ca­das», ex­pli­ca la pro­fe­so­ra. Una vez a la se­ma­na son los pa­dres y las ma­dres de esos ocho pe­que­ños los que se des­pla­zan al cen­tro pa­ra en­car­gar­se de la se­sión de cuen­tos.

Son ocho pe­que­ños, ape­nas dos por en­ci­ma del mí­ni­mo que mar­ca la Xun­ta pa­ra man­te­ner la es­cue­la, que el cur­so pa­sa­do pu­so en mar­cha una cam­pa­ña de cap­ta­ción de alum­nos pa­ra po­der se­guir abier­ta. Es­te año no quie­re pe­dir alum­na­do, sino de­mos­trar que es­co­la­ri­zar a los pe­que­ños aquí me­re­ce la pe­na. «¿O me­llor? Que é to­do máis per­so­na­li­za­do», ex­pli­ca Sil­via Se­rén. Y que co­mo con­vi­ven ni­ños de dis­tin­tas eda­des, «os pe­que­nos apren­den an­tes, por­que van mi­ran­do o que fan os maio­res». Y los ma­yo­res se ha­cen más res­pon­sa­bles por­que tam­bién cui­dan de los más jóvenes. Sil­via Se­nén im­par­te cla­ses a un gru­po de ni­ños de en­tre 3 y 5 años.

Los ocho alum­nos de la es­cue­la, que to­da­vía no sa­be si lle­ga­rá al mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do por la Xun­ta, tie­nen la opor­tu­ni­dad de que la na­tu­ra­le­za se le res­ba­le de los de­dos. Por­que la es­cue­la cuen­ta con un huer­to eco­ló­gi­co en el que ex­pe­ri­men­tar, cul­ti­var, co­se­char, apren­der y di­ver­tir­se. Tam­bién con un jar­dín gran­de que tie­ne co­lum­pios y un are­ne­ro. «Non fa­ce­mos un fes­ti­val gran­de», re­co­no­ce la pro­fe. Por ra­zo­nes ob­vias. Pe­ro eso les per­mi­te in­vo­lu­crar­se más en las ac­ti­vi­da­des. Y for­mar par­te de ese mi­cro­cos­mos.

MAR­TI­NA MISER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.