El ries­go de frac­tu­ra pla­nea so­bre el PS­deG

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Un ve­te­rano so­cia­lis­ta ga­lle­go, de crá­neo na­po­leó­ni­co y er­gui­do co­mo el de Fra­nçois Ho­llan­de, sol­tó un día es­ta sen­ten­cia: «Na­die tie­ne un ma­nual pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do». Se re­fe­ría a la po­lí­ti­ca, a los ver­ti­gi­no­sos cam­bios de los úl­ti­mos años. Las co­sas pa­san, sim­ple­men­te, pe­ro ca­si siem­pre son sus­cep­ti­bles de em­peo­rar. Per­di­do en ese laberinto se halla el PS­deG, jun­to con to­da la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea, in­ten­tan­do en­con­trar la fór­mu­la pa­ra vol­ver a ser lo que un día fue y afron­tan­do por pri­me­ra vez des­de su re­fun­da­ción no so­lo un ries­go real de frac­tu­ra in­ter­na, que en par­te ya exis­te, sino tam­bién el de es­ci­sión.

En el PS­deG siem­pre se cre­yó con­ju­ra­do el ries­go de su­frir una es­ci­sión, si­mi­lar a las que achi­ca­ron el BNG en el 2012. Fue­ra hay de­ma­sia­do frío, ad­ver­tían, y por eso, des­de 1979, nun­ca lle­gó a des­ga­jar­se del tron­co co­mún otro pro­yec­to so­cia­lis­ta.

No obs­tan­te, las con­ti­nuas cui­tas in­ter­nas frag­men­ta­ron tan­to el par­ti­do que lo con­vir­tie­ron en una su­ce­sión de tai­fas, has­ta el pun­to que en ca­da pro­vin­cia, ca­si en ca­da ciu­dad, hay un sec­tor ofi­cial que tie­ne un sec­tor crí­ti­co en­fren­te dis­pues­to a com­ba­tir­lo y a des­pla­zar­lo del po­der. Vi­go contra la di­rec­ción del PS­deG y el res­to de Ga­li­cia contra Vi­go. La mi­tad de Ou­ren­se contra la otra mi­tad. Lu­go mi­ran­do de reojo la puer­ta gi­ra­to­ria por la que sa­le y en­tra el tem­pe­ra­men­tal al­cal­de de Be­ce­rreá. A Co­ru­ña con­ver­ti­da en va­rios mi­ni­fun­dios, San­tia­go ro­zan­do el es­per­pen­to por­que va ca­mino de un año sin cu­brir la va­can­te de un con­ce­jal y el 40 % del PSOE de Fe­rrol de­ci­de go­ber­nar con la ma­rea local, mien­tras el otro 60 % se apea del carro.

A lo an­te­rior se su­man li­de­raz­gos y di­rec­cio­nes muy dé­bi­les, y en oca­sio­nes de es­ca­sa le­gi­ti­mi­dad. Ges­to­ra fe­de­ral, ges­to­ra ga­lle­ga con el man­da­to ex­pi­ra­do o la ges­to­ra pro­vin­cial lu­cen­se que du­ra ya un año y me­dio.

Es­te PS­deG que se fue de­bi­li­tan­do y per­dien­do el ner­vio tras ser des­alo­ja­do de la Xun­ta, en el 2009, se­rá so­me­ti­do aho­ra al test de es­trés de las pri­ma­rias a ni­vel fe­de­ral, plan­tea­das por al­gu­nos so­cia­lis­tas co­mo una es­pe­cie de gue­rra ci­vil a la que so­lo pue­de sobrevivir un ban­do.

Si Pe­dro Sánchez re­cu­pe­ra el trono, al­gu­nos de sus en­tu­sias­tas se­gui­do­res en Ga­li­cia ame­na­zan con arra­sar lo que ha­ya al otro la­do mien­tras em­po­de­ran a la dipu­tada Ro­cío de Fru­tos, la que desoyó el man­da­to del má­xi­mo ór­gano del par­ti­do, y que ni si­quie­ra te­nía al día la fi­cha de afi­lia­da al par­ti­do cuan­do des­pla­zó a Lau­ra Sea­ra co­mo ca­be­za de lis­ta por Ou­ren­se, pe­se a que es­ta úl­ti­ma fue la más vo­ta­da por la mi­li­tan­cia.

Y a la in­ver­sa, si es Su­sa­na Díaz la que se ins­ta­la en Fe­rraz, es pro­ba­ble que par­te de la mi­li­tan­cia del PS­deG se ras­gue las ves­ti­du­ras, dé un por­ta­zo y ex­plo­re un fu­tu­ro po­lí­ti­co más a la iz­quier­da del PSOE, don­de han emer­gi­do otras ofer­tas.

El ries­go de es­ci­sión es­tá ahí. Pue­de que no co­mo el na­ci­mien­to de nue­vas si­glas, co­mo le ocu­rrió al PS fran­cés, que vio có­mo el ex­mi­nis­tro Mé­len­chon se le es­ca­pó por la iz­quier­da y el ex­mi­nis­tro Ma­cron por el la­do li­be­ral pa­ra for­mar sen­dos pro­yec­tos po­lí­ti­cos y coin­ci­dir aho­ra com­pi­tien­do con los pro­pios so­cia­lis­tas por el Elí­seo. Aun­que las ba­jas en ma­sa pa­ra abra­zar otro pro­yec­to, co­mo pue­de ser Po­de­mos, son tam­bién una es­ci­sión en la prác­ti­ca.

Es­te es el laberinto en el que es­tá me­ti­do el PS­deG. Y es­tas son cla­ves que Fe­rraz y su prin­ci­pal alia­do en Ga­li­cia, Abel Ca­ba­lle­ro, han de te­ner en cuen­ta a la ho­ra de nom­brar, lle­ga­do el ca­so, una nue­va ges­to­ra en el PS­deG. «Na­die tie­ne un ma­nual». Pe­ro to­do lo que lle­gue sin con­sen­so so­lo es sus­cep­ti­ble de em­peo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.