LU­GO Un in­cen­dio que­ma 50 hec­tá­reas de mon­te ra­so en Qui­ro­ga

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

El es­ca­pe de una que­ma par­ti­cu­lar pu­do ser el ori­gen del in­cen­dio fo­res­tal re­gis­tra­do en el mu­ni­ci­pio lu­cen­se de Qui­ro­ga la tar­de del pa­sa­do vier­nes. Ayer, tras ar­der 50 hec­tá­reas de mon­te ra­so, el fue­go que­dó controlado, se­gún informó la Con­se­lle­ría do Me­dio Ru­ral. En los tra­ba­jos de con­trol par­ti­ci­pa­ron dis­tin­tos efec­ti­vos con­tra­in­cen­dios en un te­rreno ex­ce­si­va­men­te pe­dre­go­so.

Hay re­ga­los que no pue­den cuan­ti­fi­car­se en di­ne­ro, por mu­cho que cues­ten o pe­sen, co­mo es el ca­so del ob­se­quio que el ali­can­tino Mi­guel Hurtado ha he­cho a los ve­ci­nos de Se­ráns, la al­dea de Por­to do Son de la que es su mu­jer y don­de ro­ba­ron, el pa­sa­do oto­ño, las dos cam­pa­nas de bron­ce que col­ga­ban del campanario y que al­guien se lle­vó sin de­jar ras­tro. Mi­guel, ayer, hi­zo efec­ti­va la do­na­ción de una que ador­na­ba, orien­ta­da al plá­ci­do Me­di­te­rrá­neo, el al­to de su res­tau­ran­te de To­rre­vie­ja, y que aho­ra, tras más de diez ho­ras de co­che, ya mi­ra al Atlán­ti­co más bra­vo.

El pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria trans­por­tó en co­che el re­ga­lo du­ran­te los 1.129 ki­ló­me­tros que dis­tan en­tre Se­ráns y su ca­sa. Ayer, apo­yán­do­se en un bas­tón y ca­mi­nan­do con di­fi­cul­tad, se plan­tó fren­te al campanario, y es­pe­tó: «Aquí la tie­nes», en alu­sión a San Be­ni­to, el san­to que da nom­bre a la igle­sia y al que es­te ali­can­tino se en­co­men­dó pa­ra no per­der una pier­na. «Ha­ce dos años es­tu­ve muy mal y los mé­di­cos me de­cían que, por una en­fer­me­dad, ten­dría que ampu­tar­me una pier­na por en­ci­ma de la ro­di­lla. Al fi­nal, los me­jo­res doc­to­res fue­ron San Be­ni­to y la vir­gen del Pi­lar. Ellos so­los me cu­ra­ron».

A los po­cos días de sa­ber que La cam­pa­na do­na­da ya re­pi­ca en lo al­to de la igle­sia.

se­gui­ría ca­mi­nan­do co­mo siem­pre, se en­te­ró, es­tan­do en To­rre­vie­ja, del ro­bo de las cam­pa­nas en Se­ráns. «No po­día creér­me­lo, así que lla­mé a va­rios ami­gos de la zo­na pa­ra sa­ber qué pa­sa­ba. La ver­dad es que lo vi cla­ro, les di­je que no se preo­cu­pa­sen, que ten­drían otra cam­pa­na en agra­de­ci­mien­to al san­to», ex­pli­ca Mi­guel a po­cos días de que se ce­le­bre la ro­me­ría de San Be­ni­to de Se­ráns, que se­rá el mar­tes, y a la que acu­den ve­ci­nos de la co­mar­ca pa­ra es­pan­tar sus ma­les.

De Bilbao

El pa­sa­do de la cam­pa­na, real­men­te, se ubi­ca en Bilbao. Allí fue don­de la en­con­tró un tra­ba­ja­dor de los al­tos hor­nos ha­ce más de 40 años, y se la que­dó.

Du­ran­te mu­cho tiem­po la tu­vo en su ca­sa has­ta que, ha­ce cua­tro años, y coin­ci­dien­do con sus va­ca­cio­nes en To­rre­vie­ja, ha­bló con Mi­guel pa­ra ofre­cér­se­la: «Es un buen clien­te del res­tau­ran­te. Un año me ex­pli­có que te­nía la cam­pa­na en ca­sa y que si yo la co­lo­ca­ba en al­gún si­tio, me la da­ba».

Di­cho y he­cho, la pie­za aca­bó en la par­te ex­te­rior más al­ta del res­tau­ran­te. Allí ha so­na­do du­ran­te tres años has­ta que, es­ta se­ma­na, em­pren­dió el ca­mino a su nue­vo des­tino pa­ra lle­gar a tiem­po a la ci­ta más im­por­tan­te del año en es­ta pe­que­ña al­dea de Por­to do Son, en don­de es­tá pre­vis­to que, siem­pre que los ami­gos de­lo ajeno lo per­mi­tan, su ba­da­jo si­ga repicando por mu­cho años.

MAR­COS CREO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.