«Lle­var a mi hi­ja al Ro­yal School ha si­do la me­jor elec­ción po­si­ble»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Publirreportaje -

Pa­dres de alum­nos de las es­cue­las in­fan­ti­les Os Pe­que­rre­chos no han du­da­do en en­viar a sus ni­ños al cen­tro que edu­ca a sus hi­jos con una in­no­va­do­ra me­to­do­lo­gía «Des­pués de có­mo le fue en el cam­pa­men­to de ve­rano no lo du­dé un mo­men­to y cam­bié a mi hi­ja al Ro­yal School». Lo di­ce Ci­brán Sánchez, pa­dre de una ni­ña que en su mo­men­to ha­bía ido a las es­cue­las in­fan­ti­les Os Pe­que­rre­chos, el mis­mo gru­po que ges­tio­na el no­ve­do­so cen­tro es­co­lar. «Cuan­do sa­lió de allí la ma­tri­cu­lé en otro co­le­gio, ya que no ha­bía Pe­que­rre­chos School -se ríe-. Pe­ro es­te año la man­dé al cam­pa­men­to de Ro­yal School. No­té có­mo ha­bía avan­za­do en el in­glés y la no­té muy suel­ta. Co­mo se tra­ta­ba del mis­mo gru­po y com­pro­bé que las pro­fe­so­ras les ha­bla­ban en in­glés en to­do mo­men­to, no lo du­dé».

La his­to­ria de Ci­brán no es la úni­ca. Mu­chos de los pa­dres que con­fia­ron en Os Pe­que­rre­chos han se­gui­do el mis­mo ca­mino. En cier­to mo­do, exis­tía un de­seo co­lec­ti­vo de que se crea­se un cen­tro co­mo Ro­yal School. «Te­nía­mos a nues­tra hi­ja ma­tri­cu­la­da en otro co­le­gio, pe­ro nos preo­cu­pa­ba lo del in­glés. Aquí con dos pro­fe­so­ras na­ti­vas en cla­se es di­fe­ren­te. Lle­var­la al Ro­yal School es la me­jor op­ción po­si­ble», sos­tie­ne Cris­ti­na Va­re­la. Co­men­zó ma­tri­cu­lan­do a su hi­ja en el cen­tro bi­lin­güe en el cur­so 2016/2017. «Vi­mos una gran me­jo­ría en el cam­pa­men­to de in­glés. An­tes ya iba a cla­ses par­ti­cu­la­res, pe­ro de es­te mo­do lo nor­mal es que es­té ha­blan­do in­glés en po­co tiem­po».

Pa­ra dar es­te pa­so los pa­dres va­lo­ra­ron la confianza de­po­si­ta­da en el gru­po de es­cue­las in­fan­ti­les Os Pe­que­rre­chos. «Por mo­ti­vos de tra­ba­jo, no­so­tros tu­vi­mos que de­jar a la ni­ña allí con cua­tro me­ses -ex­pli­ca Ci­brán-. En una si­tua­ción así te tie­nes que fiar al 100%. Y aho­ra veías en el cam­pa­men­to lo mis­mo. Es­toy muy tran­qui­lo y to­tal­men­te se­gu­ro de la decisión». A to­do ello se su­man las co­mo­di­da­des, el aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des y, muy es­pe­cial­men­te, los gru­pos re­du­ci­dos. Cris­ti­na di­ce: «Mi hi­ja iba en una cla­se con 26 ni­ños. Aquí lo ha­ce en gru­po más re­du­ci­dos, con una aten­ción per­so­na­li­za­da. Su her­mano aún es­tá en Os Pe­que­rre­chos, pe­ro pa­ra el año que vie­ne, cuan­do ter­mi­ne lo me­te­re­mos en el Ro­yal School se­gu­ro». El cen­tro cuen­ta con unas mo­der­nas y am­plias ins­ta­la­cio­nes en A Za­pa­tei­ra

RO­YAL SCHOOL

Ci­brán dis­fru­tan­do con Va­le­ria en el par­que, “es­ta­mos fe­li­ces por ha­ber ele­gi­do lo me­jor pa­ra nues­tra hi­ja”.

RO­YAL SCHOOL

Carla ya es­tá ma­tri­cu­la­da en el Ro­yal School y Bruno em­pe­za­rá el pró­xi­mo cur­so en el Co­le­gio in­glés.

RO­YAL SCHOOL

Jo­se y Cris­ti­na con sus pe­que­ños sa­lien­do de la Es­cue­la In­fan­til “Os Pe­que­rre­chos” de San Pablo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.