ETA, en el es­ter­co­le­ro de la his­to­ria

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Los ma­to­nes de ETA prac­ti­ca­ron du­ran­te dé­ca­das el te­rror del ti­ro en la nu­ca, el co­che bom­ba, el secuestro y la ex­tor­sión, con­ven­ci­dos de que así obli­ga­rían al Es­ta­do de­mo­crá­ti­co a dar la in­de­pen­den­cia al País Vas­co. En tal de­li­rio es­tu­vie­ron flan­quea­dos por to­dos sus ami­gos del na­cio­na­lis­mo an­ti­es­pa­ñol, pa­ra quie­nes ETA era la ex­pre­sión de un con­flic­to te­rri­to­rial que de­be­ría re­sol­ver­se ne­go­cian­do.

Nin­guno re­co­no­ció su in­men­so error de cálcu­lo po­lí­ti­co y la in­mun­di­cia éti­ca y mo­ral en el que aquel se sos­te­nía, cuan­do la ac­ción del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co (le­gis­la­ti­va, po­li­cial y ju­di­cial) de­rro­tó a ETA de un mo­do es­tre­pi­to­so: esa fue, de he­cho, la úni­ca ra­zón de su re­nun­cia al te­rro­ris­mo. ETA de­jó de ma­tar por­que, ju­di­cial y po­li­cial­men­te aco­sa­da, es­ta­ba aca­ba­da, y por­que la ley de par­ti­dos pu­so fin a la enor­me ver­güen­za de que los te­rro­ris­tas pu­die­sen ma­tar hoy y vo­tar ma­ña­na en las ins­ti­tu­cio­nes.

Tras su de­rrum­be, los po­cos pis­to­le­ros que le que­dan aún a la ban­da pre­ten­den, en un nue­vo de­li­rio, en­mas­ca­rar, tras la en­tre­ga de sus ar­mas, su fra­ca­so co­lo­sal. Ya no se tra­ta, co­mo an­ta­ño, de ne­go­ciar in­de­pen­den­cia y ce­se del te­rror, sino de ob­te­ner, a cam­bio de na­da en reali­dad, ven­ta­jas pa­ra los eta­rras pre­sos y hui­dos y de ocul­tar su ren­di­ción in­con­di­cio­nal ba­jo la épi­ca de un ejér­ci­to que en­tre­ga las ar­mas pa­ra aca­bar con una gue­rra.

Co­mo era de es­pe­rar, de esa ofer­ta se han he­cho eco de in­me­dia­to los mis­mos que de­cían que sin ne­go­cia­ción no aca­ba­ría­mos con ETA. Unos pi­den «al­tu­ra de mi­ras», sin ex­pli­car pa­ra qué, aun­que es fá­cil su­po­ner­lo. Otros —los que azu­zan la me­mo­ria in­ci­vil de una gue­rra que fi­na­li­zó ha­ce 78 años—, re­cla­man ce­rrar ya las he­ri­das de una gue­rra, es­ta in­ven­ta­da (pues no la hay don­de unos ma­tan y otros mue­ren), cu­ya úl­ti­ma víc­ti­ma se pro­du­jo ha­ce ape­nas sie­te años.

Tam­bién aho­ra, cla­ro, se equi­vo­can, aun­que tam­po­co lo re­co­no­ce­rán: lo úni­co que el Es­ta­do tie­ne pen­dien­te con ETA es juz­gar a los hui­dos y es­cla­re­cer los mu­chos crí­me­nes que no lo han si­do to­da­vía. La de­mo­cra­cia se ha ga­na­do a pul­so ese derecho re­sis­tien­do he­roi­ca­men­te al te­rro­ris­mo y a los obs­ce­nos pro­pa­gan­dis­tas de la ne­go­cia­ción.

Cuan­do tal vic­to­ria cul­mi­ne con la des­apa­ri­ción to­tal de ETA, que no ha­brá con­se­gui­do ni uno de sus ob­je­ti­vos, so­lo que­da­rá un in­con­men­su­ra­ble ras­tro de do­lor: más de ocho­cien­tos muer­tos, mi­les de he­ri­dos y ex­tor­sio­na­dos, viu­das y viu­dos, huér­fa­nos, fa­mi­lias des­tro­za­das, pér­di­das eco­nó­mi­cas mul­ti­mi­llo­na­rias y, co­mo ba­lan­ce fi­nal, una so­cie­dad, la vas­ca, que ha vi­vi­do con la ig­no­mi­nia de de­jar a su suer­te a los no na­cio­na­lis­tas —du­ran­te ca­si me­dio si­glo per­se­gui­dos, hu­mi­lla­dos y ate­rra­dos— mien­tras unos na­cio­na­lis­tas mi­ra­ban, sin par­pa­dear, pa­ra otro la­do y otros ha­cían de chi­va­tos pa­ra ETA. Una cloa­ca, esa es la con­tri­bu­ción de una ban­da de ase­si­nos que ha aca­ba­do don­de me­re­cer es­tar: en el es­ter­co­le­ro de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.