El úl­ti­mo na­zi vi­vo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - MA­NEL LOU­REI­RO

Pue­de que lo ha­yan vis­to en la pren­sa es­tos días. Mi­chael Kar­koc, un an­ciano de 98 años, de mi­ra­da bon­da­do­sa, pe­lo blan­co y son­ri­sa frá­gil. Un abue­lo afa­ble con sus nie­tos y un buen ve­cino, que ha tra­ba­ja­do los úl­ti­mos se­sen­ta años co­mo car­pin­te­ro en Mi­nes­so­ta. El tí­pi­co hom­bre ma­yor con el que te gus­ta cru­zar­te por las ma­ña­nas pa­ra co­men­tar el tiem­po.

Kar­koc es to­do eso pe­ro al mis­mo tiem­po es el due­ño de un se­cre­to os­cu­ro que aca­ba de sa­lir a la luz. Y es que Mi­chael Kar­koc fue ofi­cial de las SS du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, miem­bro de los te­ne­bro­sos Ein­satz­grup­pe y res­pon­sa­ble di­rec­to de la muer­te de de­ce­nas de ci­vi­les po­la­cos du­ran­te la con­tien­da. Aho­ra la Fis­ca­lía de Po­lo­nia pi­de su ex­tra­di­ción pa­ra juz­gar­lo por crí­me­nes contra la hu­ma­ni­dad y vie­jas pie­dras vuel­ven a mo­ver­se tras dé­ca­das en la os­cu­ri­dad.

El na­zis­mo alum­bró un nú­me­ro sin­gu­lar­men­te al­to de bes­tias que du­ran­te unos años cam­pa­ron a sus an­chas por la Eu­ro­pa ocu­pa­da. Al aca­bar la gue­rra, los que no ha­bían muer­to bus­ca­ron agu­je­ros profundos don­de es­con­der­se y so­lo la pa­cien­cia y el te­són de cier­tos ca­za­na­zis co­mo Si­mon Wie­sent­hal con­si­guie­ron atra­par a unos cuan­tos. Pe­ro otros tan­tos con­si­guie­ron es­ca­par de sus re­des y lle­va­ron una vi­da tran­qui­la y apa­ci­ble, sin res­pon­der por sus crí­me­nes, co­mo el abue­lo de Mi­nes­so­ta.

Hoy, la ma­yo­ría ya han muer­to y los po­cos que que­dan, co­mo Kar­koc, que su­fre de alz­héi­mer y no re­cuer­da na­da de aque­lla épo­ca, su­po­nen más un pro­ble­ma di­plo­má­ti­co que jus­ti­cia efec­ti­va si son en­con­tra­dos. Los úl­ti­mos na­zis se mue­ren y en unos años no de­be­ría que­dar nin­guno.

Pe­ro la his­to­ria es to­zu­da y a ve­ces, per­ver­sa. A me­di­da que la vie­ja ge­ne­ra­ción de bes­tias se ex­tin­gue, una nue­va ca­ma­da va vien­do la luz. Una ge­ne­ra­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos, lí­de­res ca­ris­má­ti­cos y pro­cla­mas que, apa­ren­tan­do ser nue­vas y sal­va­do­ras, es­con­den el viejo ve­neno que mo­ti­va­ba a Kar­koc y a la gen­te co­mo él a co­me­ter sus crí­me­nes con la con­cien­cia tran­qui­la.

La pren­sa tien­de a po­ner­les la eti­que­ta de po­pu­lis­tas por no uti­li­zar las pa­la­bras na­zis o fas­cis­tas, que son las que real­men­te les vie­nen al pe­lo. A di­fe­ren­cia de sus pre­de­ce­so­res, no usan uni­for­mes mi­li­ta­res ni se ro­dean de pa­ra­fer­na­lia, pe­ro sus ob­je­ti­vos son los mis­mos: ba­jo el re­cla­mo de lu­char contra la cri­sis y el des­am­pa­ro, pro­po­nen pu­re­za ra­cial, gran­de­za pa­ra mi (su) pa­tria cues­te lo que cues­te y odio pro­fun­do y des­con­fian­za al ve­cino. Wil­ders, Le Pen, Farage, tan­to da. Mis­mo pe­rro con dis­tin­to co­llar.

Po­dría pen­sar­se que Eu­ro­pa, des­pués de su­frir las dos gue­rras más de­vas­ta­do­ras de la his­to­ria so­bre su piel, ha­bría que­da­do in­mu­ni­za­da contra es­te vi­rus. Que ha­bría­mos apren­di­do la lec­ción y que nos da­ría­mos cuen­ta de que me­jor jun­tos, aun con ro­ces, que en­fren­ta­dos. Se ve que aun­que Kar­koc y los que eran co­mo él ya ca­mi­nan ha­cia las lla­mas del in­fierno, su le­ga­do se­rá mu­cho más di­fí­cil de bo­rrar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.