Aba­ten a un is­la­mis­ta que in­ten­tó ro­bar un ri­fle a una sol­da­do en Orly

El ata­can­te, con nu­me­ro­sos an­te­ce­den­tes por de­li­tos menores, ac­tuó en so­li­ta­rio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ES­PI­ÑEI­RA

No era un lo­bo so­li­ta­rio. O al me­nos eso cree la po­li­cía. Zi­yed Ben Bel­ga­cen, de 39 años, era un de­lin­cuen­te ha­bi­tual re­cién sa­li­do de la cár­cel el pa­sa­do mes de no­viem­bre y con una lar­ga ris­tra de an­te­ce­den­tes po­li­cia­les a sus es­pal­das por de­li­tos menores y trá­fi­co de dro­gas. Fi­gu­ra­ba en los ar­chi­vos de la in­te­li­gen­cia francesa y de la pro­pia Gen­dar­me­ría co­mo un ele­men­to con pe­li­gro­sas vin­cu­la­cio­nes con el is­la­mis­mo ra­di­cal y pa­re­cía ha­ber en­tra­do en una fa­se de adoc­tri­na­mien­to yiha­dis­ta ace­le­ra­do, por lo que se en­con­tra­ba ba­jo el ra­dar de las au­to­ri­da­des des­de el mis­mo mo­men­to en el que pi­só la ca­lle.

Pe­ro ayer al­go se tor­ció en la ho­ja de ru­ta vi­tal de Zi­yed. «He co­me­ti­do una es­tu­pi­dez», le pu­so en un men­sa­je te­le­fó­ni­co es­te fran­cés de ori­gen egip­cio a dos de sus fa­mi­lia­res po­cos mi­nu­tos des­pués de las sie­te de la ma­ña­na. Esa es­tu­pi­dez era al­go más gra­ve de lo ha­bi­tual. Unos mi­nu­tos an­tes, a las 6.50 ho­ras, se­gún con­fir­mó el mi­nis­tro del In­te­rior fran­cés, Bruno Le Roux, ha­bía ti­ro­tea­do a una pa­tru­lla po­li­cial que le aca­ba­ba de dar el al­to en la lo­ca­li­dad de Gar­ge les Go­nes­se, don­de re­si­día, cuan­do cir­cu­la­ba a bor­do de su vehícu­lo y cir­cu­la­ba a ex­ce­si­va ve­lo­ci­dad.

Por ra­zo­nes no acla­ra­das to­da­vía, Zi­yed Ben Bel­ga­cen me­tió la mano en la guan­te­ra cuan­do los agen­tes le pi­die­ron la do­cu­men­ta­ción. Sa­có una pis­to­la y dis­pa­ró a bo­ca­ja­rro a uno de los gen­dar­mes, que re­sul­tó he­ri­do, aun­que se en­cuen­tra fue­ra de pe­li­gro.

Ahí se des­ple­gó la ope­ra­ción Cen­ti­ne­la, el plan di­se­ña­do por el Go­bierno fran­cés tras los gran­des ata­ques del yiha­dis­mo en Ni­za y Pa­rís pa­ra in­ten­tar con­tro­lar cual­quier po­si­ble ries­go de aten­ta­do.

Zi­yed se con­vir­tió en el ele­men­to más bus­ca­do de Fran­cia. Des­de el norte de Pa­rís, ini­ció una carrera alo­ca­da ha­cia el sur en la que hi­zo al­gu­nos al­tos. Ade­más del men­sa­je a su pa­dre y a un her­mano, que per­ma­ne­cen ba­jo cus­to­dia po­li­cial, tu­vo tiem­po de ro­bar un se­gun­do vehícu­lo en la lo­ca­li­dad de Vitry tras ame­na­zar a su pro­pie­ta­rio y de en­trar en un bar de ca­rre­te­ra, don­de pro­fi­rió to­da cla­se de ame­na­zas contra

los clien­tes que apu­ra­ban el pri­mer ca­fé de la ma­ña­na.

Eran ca­si las ocho de la ma­ña­na y su hui­da de la po­li­cía aca­ba en el ae­ro­puer­to de Orly, al que en­tra tras apar­car el co­che ro­ba­do en uno de los pár­kings de la ins­ta­la­ción.

Sin apa­ren­te pla­ni­fi­ca­ción, abor­da a una mu­jer sol­da­do que pa­tru­lla el in­te­rior del ae­ro­puer­to jun­to a otros dos com­pa­ñe­ros. For­ce­jea con ella y lo­gra arre­ba­tar­le su ar­ma re­gla­men­ta­ria y co­lo­cár­se­la en la sien. «He ve­ni­do aquí a ma­tar por Alá», di­cen los tes­ti­gos que se le oyó gri­tar en ple­na re­frie­ga.

En un des­cui­do, mien­tras in­ten­ta re­fu­giar­se en una li­bre­ría con su rehén, es aba­ti­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad —al­gu­nas fuen­tes se­ña­lan que fue­ron los pro­pios sol­da­dos asal­ta­dos se­gun­dos an­tes— a las 8.50, dos ho­ras exac­tas del ini­cio de su es­ca­pa­da en Gar­ge les Go­nes­se.

Ope­ra­ción de des­mi­na­do

El des­plie­gue po­li­cial obli­gó a ce­rrar las ope­ra­cio­nes en el ae­ro­puer­to du­ran­te ho­ras, has­ta que se com­ple­tó la re­vi­sión de to­da la ins­ta­la­ción en bus­ca de po­si­bles ex­plo­si­vos. La can­ce­la­ción de ope­ra­cio­nes afec­tó a más de seis mil personas y 178 vue­los, aun­que el ae­ró­dro­mo re­cu­pe­ró la nor­ma­li­dad a me­dia tar­de.

El in­ci­den­te ali­men­tó las di­fe­ren­cias en­tre la ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen y los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Mien­tras Fra­nçois Ho­llan­de y los miem­bros más destacados del Go­bierno ga­lo aplau­dían la rá­pi­da in­ter­ven­ción po­li­cial y el éxi­to de la ope­ra­ción Cen­ti­ne­la, la lí­der del Fren­te Na­cio­nal acu­sa­ba a los so­cia­lis­tas de «es­tar pa­ra­li­za­dos, ató­ni­tos y abru­ma­dos, co­mo un co­ne­jo de­lan­te de los fa­ros de un co­che». En su pri­mer mi­tin de la cam­pa­ña que ayer arran­ca­ba de for­ma ofi­cial, Ma­ri­ne Le Pen qui­so apro­ve­char el so­bre­sal­to ge­ne­ral en to­do el país pa­ra ara­ñar al­gu­nos vo­tos. «La mi­sión prin­ci­pal del Fren­te Na­cio­nal cuan­do ga­ne­mos las elec­cio­nes se­rá li­be­rar al país de es­tos te­rro­ris­tas», gri­tó des­de la tri­bu­na de su ac­to po­lí­ti­co de ayer.

BEN­JA­MIN KRE­MEL AFP

El des­plie­gue po­li­cial acor­do­nó to­do el ae­ro­puer­to de Orly. A la de­re­cha, ima­gen que mues­tra al su­pues­to te­rro­ris­ta aba­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.