Los pa­dres de­ben es­tar per­ma­nen­te­men­te ac­tua­li­za­dos a ni­vel tec­no­ló­gi­co

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

El he­cho de que el mó­vil es­té to­tal­men­te in­cor­po­ra­do a la so­cie­dad obli­ga a los pa­dres a es­tar ac­tua­li­zán­do­se per­ma­nen­te­men­te a ni­vel tec­no­ló­gi­co pa­ra po­der en­se­ñar con­ve­nien­te­men­te a un hi­jo có­mo usar co­rrec­ta­men­te ese so­por­te. Esa es una de las re­co­men­da­cio­nes que ha­cen des­de el San Joan de Deus en su Guía pa­ra edu­car sa­lu­da­ble­men­te en una so­cie­dad di­gi­tal. Pe­ro, ade­más, dan otras re­co­men­da­cio­nes:

Tiem­po y uso del mó­vil

Los mo­men­tos de uso han de es­ta­ble­cer­se pre­via­men­te. De­be­ría que­dar res­trin­gi­do el ac­ce­so du­ran­te las co­mi­das fa­mi­lia­res, a la ho­ra de ha­cer los de­be­res y de es­tu­diar, y en cual­quier mo­men­to que sea im­por­tan­te pa­ra la fa­mi­lia. Es de­ter­mi­nan­te mar­car cuán­do el mó­vil de­be que­dar apa­ga­do por la no­che.

El cos­te

La guía re­co­mien­da ofre­cer al me­nor en un pri­mer mo­men­to un te­lé­fono usado. De esa for­ma, irá res­pon­sa­bi­li­zán­do­se de su cui­da­do. No hay que te­ner pri­sa pa­ra com­prar un apa­ra­to nue­vo. Es re­co­men­da­ble tam­bién que se­pa a cuán­to as­cien­de la fac­tu­ra pa­ra que cal­cu­le el cos­te to­tal de un mó­vil al aca­bar el año.

La se­gu­ri­dad

Hay que in­sis­tir en que no pue­den fa­ci­li­tar su nú­me­ro a des­co­no­ci­do, en que no co­jan el mó­vil cuan­do es­tán cru­zan­do la ca­lle y en que no de­ben te­ner el dis­po­si­ti­vo en la ha­bi­ta­ción mien­tras duer­men. Y ex­pli­car­les que no pue­den to­mar fo­to­gra­fías ni ví­deos de otras personas a la li­ge­ra, que no de­ben te­ner el tono de lla­ma­da al­to en ac­tos y es­pa­cios en los que pue­de mo­les­tar, que han de pen­sar an­tes de es­cri­bir los men­sa­jes y que no de­ben com­par­tir imá­ge­nes y gra­ba­cio­nes cuan­do no tie­nen el per­mi­so de los que apa­re­cen en ellas. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Sa­be de lo que ha­bla. Por­que Gon­za­lo So­te­lo, miem­bro del equipo de investigación tec­no­ló­gi­ca de la Guar­dia Ci­vil de Pontevedra, lle­va años ob­ser­van­do to­do lo que ocu­rre en esa gran pis­ci­na vir­tual que es la Red y a la que ca­da vez más menores se lanzan to­tal­men­te in­de­fen­sos. Es­tán des­va­li­dos por va­rias ra­zo­nes. Por to­do el pe­li­gro que los ace­cha y por­que no sa­ben las con­se­cuen­cias de col­gar una foto indiscreta o de re­fu­giar­se en el fal­so ano­ni­ma­to que da In­ter­net pa­ra aco­sar a un ter­ce­ro. An­te es­to, Gon­za­lo So­te­lo apun­ta que los adul­tos de­ben de cam­biar el chip: «A la ho­ra de dar un smartp­ho­ne a un me­nor, es­ta­mos po­nien­do en sus ma­nos el ac­ce­so a to­do el mun­do. A los bue­nos, a los ma­los... Lo que más de­be­ría preo­cu­par­nos es que va a te­ner ac­ce­so a un es­pa­cio don­de va a po­der in­ter­ac­tuar con otros adul­tos que no co­no­ce. Ese es uno de los ma­yo­res ries­gos so­bre los que ha­bría que pa­rar­se a pen­sar». —¿A qué edad es re­co­men­da­ble po­ner un «smartp­ho­ne» en ma­nos de un me­nor? —Ca­da pa­dre o ca­da edu­ca­dor sa­be có­mo es su hi­jo. Es muy di­fí­cil li­mi­tar la edad. Hay ni­ños muy ma­du­ros con so­lo do­ce años, pe­ro otros no lo son con quin­ce. Hay que va­lo­rar en qué mo­men­to es­tá el me­nor y los pa­dres han de con­tro­lar el ac­ce­so que tie­ne a la Red. —Los menores de 14 años no So­te­lo re­cuer­da la im­por­tan­cia de pau­tar unas nor­mas de uso del mó­vil con los menores.

po­drían te­ner Fa­ce­book, ¿no? —De­pen­de de la red so­cial. Ca­da una de ellas es­tá re­gi­da por la le­gis­la­ción del país don­de es­tá re­gis­tra­da. La cues­tión es que no fil­tran la edad de los que en­tran. Por eso, de­be­ría plan­tear­se has­ta qué pun­to son ne­ce­sa­rios al­gu­nos ser­vi­cios. —Los preado­les­cen­tes o ado­les­cen­tes son na­ti­vos di­gi­ta­les, pe­ro pa­re­ce que no son tan com­pe­ten­tes pa­ra ma­ne­jar­se en ese mun­do vir­tual. ¿O no? —Ma­ne­jan una apli­ca­ción, pe­ro no sa­ben qué pa­sa, quién pue­de es­tar ob­ser­van­do lo que es­tán ha­cien­do, quién tie­ne derecho so­bre una ima­gen que han com­par­ti­do... Hay cues­tio­nes que no

sa­ben. Des­co­no­cen que, cuan­do hay un in­ci­den­te, no hay una ca­pa­ci­dad le­gal to­tal pa­ra po­der bo­rrar de­ter­mi­na­dos con­te­ni­dos. —Hay menores que com­par­ten fotos com­pro­me­ti­das que pue­den aca­bar don­de no les gus­ta­ría que lo hi­cie­ran. ¿Qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner eso? —Hay que ha­blar de la con­se­cuen­cia le­gal o pe­nal y de otras con­se­cuen­cias di­rec­tas co­mo per­so­na. Des­de el pun­to de vis­ta pe­nal, se pue­den apli­car di­fe­ren­tes car­gos, has­ta in­clu­so el de por­no­gra­fía in­fan­til, en ca­so de que sean de me­nos de 14 años, por ejem­plo. Lue­go hay una se­rie de con­se­cuen­cias per­so­na­les aña­di­das que afec­tan a la per­so­na y a su en­tor-

no. Su­bir una foto a la Red, aun­que sea de for­ma vo­lun­ta­ria, pue­de ha­cer que la ima­gen aca­be en ma­nos de to­dos los com­pa­ñe­ros de cla­se. Pe­ro no so­lo eso. Pue­de que con­ti­núe en la Red cuan­do ten­ga 25 años. Eso pue­de traer en el fu­tu­ro con­se­cuen­cias des­de el pun­to de vis­ta laboral o in­clu­so personal, en el mo­men­to de tra­tar de en­ta­blar una re­la­ción de pa­re­ja, por ejem­plo. —¿Cuál es el pa­pel que tie­nen que te­ner los pa­dres a la ho­ra de in­tro­du­cir a un hi­jo en el uso de es­te ins­tru­men­to tec­no­ló­gi­co? —La re­gla nú­me­ro uno es pau­tar unas nor­mas de uso. Un ni­ño de diez años de­be usar el smartp­ho­ne en un lu­gar don­de pue­da ser su­per­vi­sa­do. Hay que de­ter­mi­nar qué días de la se­ma­na o cuán­to tiem­po pue­de es­tar co­nec­ta­do, por ejem­plo. No es una cues­tión de pre­pa­rar a los ni­ños en cin­co mi­nu­tos, hay que lle­var­los de la mano, preo­cu­par­se, na­ve­gar con ellos. El pa­pel de los pa­dres re­sul­ta fun­da­men­tal.

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.