Ellos co­no­cen a Or­te­ga y, qui­zá, en bre­ve a la reale­za sau­dí

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía -

Sus nom­bres son Car­los Saa­ve­dra y Cán­di­do Her­mi­da. Lle­ga­ron a la mul­ti­na­cio­nal fun­da­da por Aman­cio Or­te­ga ha­ce años y sin en­chu­fes (por­que en In­di­tex, se­gún pa­re­ce, es di­fí­cil que te ha­gas pro­vee­dor si vas con la re­tahí­la de «yo soy ami­go del je­fe»). Uno se de­di­ca al di­se­ño y fa­bri­ca­ción de equi­pos de so­ni­do y ví­deo más so­fis­ti­ca­dos; el otro, a la rea­li­za­ción de mue­bles de ma­de­ra y otros ma­te­ria­les. Am­bos for­man par­te de una car­te­ra de 7.000 pro­vee­do­res que, co­mo la ne­ce­si­dad aprie­ta, han op­ta­do por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Has­ta tal pun­to —y de­mos­tran­do que es­te mun­do es un pa­ñue­lo— que am­bos par­ti­ci­pan en pro­yec­tos vin­cu­la­dos con el AVE a La Me­ca, don­de la reale­za sau­dí tie­ne mu­cho que de­cir.

Man­hat­tan en Ber­gon­do

Car­los Saa­ve­dra, fun­da­dor de Tri­son, no pa­ra quie­to un mo­men­to. Se le ve na­da más abrir­se la puer­ta y ba­jar las es­ca­le­ras de una na­ve cu­yo in­te­rior sor­pren­de por­que es to­do me­nos in­dus­trial. Se tra­ta de un es­pa­cio mo­derno, acogedor y a la al­tu­ra de los que se pue­dan en­con­trar en Man­hat­tan. Hay apa­ra­tos de au­dio y ví­deo, un fut­bo­lín, y en el show room, una tien­da pi­lo­to que di­se­ña­ron pa­ra Mo­vis­tar. Allí, es­te em­pre­sa­rio na­ci­do en Ce­su­ras cuen­ta có­mo lle­ga­ron a In­di­tex: «La mú­si­ca en las tien­das Za­ra se es­cu­cha­ba no to­do lo bien que de­bie­ra. Hi­ci­mos un pro­yec­to y se lo pre­sen­ta­mos a Juan Car­los Ro­drí­guez Ce­brián», so­brino po­lí­ti­co de Or­te­ga, que en aquel mo­men­to ocu­pa­ba un pues­to re­le­van­te en la mul­ti­na­cio­nal. Des­de en­ton­ces, Tri­son es pro­vee­dor de In­di­tex —apor­ta el 70 % de su fac­tu­ra­ción—, tie­ne im­plan­ta­ción glo­bal y es lí­der mun­dial en ima­gen led. Es­tá pre­sen­te en 80 paí­ses con nue­ve ofi­ci­nas in­ter­na­cio­na­les, fac­tu­ra 48 mi­llo­nes de eu­ros, su plan­ti­lla la in­te­gran 241 em­plea­dos (ge­ne­ra 1.400 in­di­rec­tos) y cuen­ta con fi­lia­les en EE.UU., Mé­xi­co, Ru­sia, Chi­na, Reino Uni­do, Tai­wán, Bra­sil, Co­rea y Ja­pón. Tras ga­nar un con­cur­so in­ter­na­cio­nal en el que par­ti­ci­pa­ron 30 fir­mas, ins­ta­la­rá una pan­ta­lla tác­til gi­gan­tes­ca (27 me­tros de an­cho por 1,20 de al­to) en un lu­gar pre­fe­ren­te de la es­ta­ción de Riad.

El mis­mo per­fil, pe­ro de San Sadurniño

La pri­me­ra im­pre­sión que trans­mi­te Cán­di­do Her­mi­da es la de ser un hom­bre hu­mil­de, tra­ba­ja­dor. La per­cep­ción cam­bia con las ci­fras de la em­pre­sa en la mano: fac­tu­ra 56 mi­llo­nes, cuen­ta con 500 em­plea­dos y su em­pre­sa tie­ne pre­sen­cia en 70 paí­ses y fi­lia­les en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Fran­cia y Ca­tar. Ade­más, dis­po­ne de dos fá­bri­cas de ma­de­ra, otras dos de me­tal, una de ma­te­ria­les in­no­va­do­res co­mo el so­lid su­fa­ce (no es po­ro­so y por ello se tie­ne muy en cuen­ta en la cons­truc­ción de qui­ró­fa­nos) y una cons­truc­to­ra. En la ac­tua­li­dad, es­te gru­po de la co­mar­ca de Fe­rrol tra­ba­ja en diez va­go­nes del AVE a La Me­ca des­ti­na­dos a la fa­mi­lia real sau­dí. Pe­ro no es el pri­mer tra­ba­jo que les ha­ce a miem­bros re­le­van­tes del mun­do ára­be: par­ti­ci­pó en el equi­pa­mien­to del Mu­seo Na­cio­nal de Ca­tar y en la crea­ción de una is­la ar­ti­fi­cial en el emi­ra­to de Shar­jah. En­tre sus clien­tes tam­bién es­tán fir­mas co­mo Ca­ro­li­na He­rre­ra, Mi­chael Kors, Loewe, Guess; y hoteles co­mo AC, In­ter­con­ti­nen­tal o Wes­ting. Las ins­ta­la­cio­nes de la em­pre­sa no tie­nen es­pa­cio pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to. Fa­bri­can y en­vían, fa­bri­can y en­vían. Just in ti­me, mé­to­do cla­ve en el éxi­to de In­di­tex, su prin­ci­pal clien­te. Cuan­do Cán­di­do Her­mi­da, flan­quea­do por sus dos hi­jas Na­ta­lia y Cris­ti­na, y su yerno Juan Car­los Do­mín­guez, co­mien­za a ha­blar se es­cu­cha al fon­do a un co­la­bo­ra­dor de In­di­tex: «Es co­mo el se­ñor Or­te­ga. Son igua­les». Es­te em­pre­sa­rio, eba­nis­ta por de­vo­ción, siem­pre tu­vo res­pon­sa­bi­li­da­des. Na­ció en San Sadurniño ha­ce 78 años. Cuan­do aún era un be­bé se que­dó huér­fano de pa­dre y se crio con sus abue­los, que le re­cor­da­ron que «te­nía que cui­dar a mi ma­dre». Nun­ca de­jó de ha­cer­lo. De ni­ño tra­ba­ja­ba el cam­po por el día y por la no­che es­tu­dia­ba. Jor­na­da tras jor­na­da. A los 17 años lo­gró en­trar en una eba­nis­te­ría y fue cam­bian­do de tra­ba­jo, pe­ro siem­pre en el mis­mo sec­tor. Cuan­do te­nía 45 años y seis hi­jos ce­rró su em­pre­sa y se que­dó en el pa­ro. Pe­ro so­lo du­ran­te 15 días, por­que ya mon­tó el ta­ller. Fue en 1984. Po­cos años des­pués, la gen­te de Aman­cio Or­te­ga se pu­so en con­tac­to con él— «no sé quién le ha­bla­ría de no­so­tros»— y le en­car­gó 90 mos­tra­do­res que te­nían que aca­bar en cua­tro días. Sin pro­ble­mas, pe­ro con apu­ros.

Con­clu­sión

Vien­do es­tos ejem­plos empresariales uno se pre­gun­ta: ¿hay más em­pre­sas en la ca­pi­tal de Es­pa­ña por­que allí se agol­pan to­dos los lis­tos o es a con­se­cuen­cia del lla­ma­do cen­tra­lis­mo? Ya sa­ben us­te­des que a ojos de los mio­pes eco­nó­mi­cos, so­cia­les y po­lí­ti­cos so­lo exis­ten Ma­drid y Bar­ce­lo­na; el res­to del te­rri­to­rio es­pa­ñol se li­mi­ta a ser «las pro­vin­cias». Ja, ja.

Tra­ba­ja pa­ra In­di­tex des­de prin­ci­pios de los años no­ven­ta. Fac­tu­ra 56 mi­llo­nes. Es el pri­mer ac­cio­nis­ta de In­di­tex, con 7.000 pro­vee­do­res. La cuar­ta par­te son ga­lle­gos.

Es fun­da­dor de Tri­son, con fi­lia­les en EE.UU., Mé­xi­co, Ru­sia , Chi­na, el Reino Uni­do, Tai­wán, Bra­sil, Co­rea y Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.