Lu­peón, los sue­ños de al­tos vue­los de la in­dus­tria 3D ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía -

No fue en un ga­ra­je, pe­ro los ini­cios de Lu­peón re­cuer­dan mu­cho a los de las gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas. Fue en un pi­so de me­nos de 30 me­tros don­de, en el 2013, dos pri­mos de Or­des, Adrián Sánchez y Luis Man­da­yo, die­ron sus pri­me­ros pa­sos en el ne­go­cio de la fa­bri­ca­ción adi­ti­va, pro­vis­tos so­lo de una im­pre­so­ra 3D. In­ge­nie­ros de for­ma­ción, fue el pa­so de Man­da­yo por Vie­na, don­de reali­zó su pro­yec­to fin de carrera, el que les abrió los ojos so­bre las po­si­bi­li­da­des que ofre­cía es­ta in­dus­tria emer­gen­te, so­bre to­do pa­ra los que, co­mo ellos, que­rían desa­rro­llar su carrera sin ne­ce­si­dad de emi­grar. Y va­ya si lo con­si­guie­ron. De San­tia­go pron­to se cam­bia­ron a un local mu­cho más gran­de en Or­des, pe­ro el ver­da­de­ro sal­to de di­men­sión lo die­ron el año pa­sa­do, con la en­tra­da en el ca­pi­tal co­mo ac­cio­nis­ta del gru­po Vi­cal­sa, que les apor­tó el múscu­lo fi­nan­cie­ro ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir cre­cien­do.

La ex­pan­sión va rá­pi­da: aca­ban de mu­dar­se a una na­ve del po­lí­gono de Por­to do Mo­lle, en Ni­grán, con una su­per­fi­cie diez ve­ces su­pe­rior al local que ocu­pa­ban an­tes y que les per­mi­ti­rá es­tar más cer­ca de sus gran­des clien­tes: las em­pre­sas de la au­to­mo­ción y otras in­dus­trias del me­tal. Y su in­ten­ción es que la plan­ti­lla, com­pues­ta aho­ra por cin­co personas, tam­bién crez­ca, al me­nos has­ta du­pli­car­se.

«Al prin­ci­pio ha­ces un po­co de to­do, pe­ro siem­pre con la men­te muy cla­ra en que que­ría­mos ir a la in­dus­tria», cuen­ta Man­da­yo, mien­tras Sánchez de­ta­lla to­das las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la im­pre­sión en tres di­men­sio­nes. En­tre ellas, la de la «re­in­ge­nie­ría de pie­zas», que per­mi­te sus­ti­tuir com­po­nen­tes com­ple­jos, for­ma­dos por va­rios ele­men­tos, por otros que gra­cias a es­ta tec­no­lo­gía se pue­den fa­bri­car en una so­la pie­za, aho­rran­do cos­tes, so­bre to­do en el mon­ta­je.

Pe­ro los pe­di­dos son de lo más va­rio­pin­to: des­de una ré­pli­ca am­plia­da del oí­do de un pa­cien­te que te­nía una de­for­ma­ción en­car­ga­da por el equipo mé­di­co que te­nía que ope­rar­lo pa­ra pla­ni­fi­car la in­ter­ven­ción, a la ma­que­ta del nue­vo es­ta­dio de Ba­laí­dos. En cuan­to a sus ob­je­ti­vos a fu­tu­ro, los so­cios de Lu­peón apun­tan al­to, ha­cia sec­to­res co­mo el sa­ni­ta­rio y el ae­ro­náu­ti­co, aun­que el sal­to a es­tas in­dus­trias re­quie­re de un pro­ce­so de va­li­da­cio­nes y cer­ti­fi­ca­cio­nes por el que, di­cen, «es­ta­mos em­pe­zan­do a ca­mi­nar».

Mer­ca­do glo­bal, vo­ca­ción local

Man­da­yo y Sánchez ex­pli­can que en es­tos cua­tro años han re­ci­bi­do pe­di­dos de to­do el mun­do, des­de Es­ta­dos Uni­dos a Aus­tra­lia. Pe­ro si bien «al prin­ci­pio ven­día­mos más pa­ra fue­ra, aho­ra el 60 o el 65 % de la fac­tu­ra­ción pro­vie­ne de Ga­li­cia», cuan­ti­fi­can. Por­que si hay al­go que tie­nen cla­ro es­tos dos jóvenes em­pren­de­do­res (29 años Luis, 27 Adrián) «es que no sal­dría­mos de Ga­li­cia».

Ofer­tas han te­ni­do, pe­ro di­cen que «pa­ra ir­nos no ha­bría­mos pa­sa­do esa tra­ve­sía del de­sier­to». En­tre los pe­di­dos que lle­gan de fue­ra, y los que ge­ne­ra la in­dus­tria local, tie­nen mer­ca­do su­fi­cien­te pa­ra com­pe­tir no so­lo con otras em­pre­sas ga­lle­gas emer­gen­tes sino con las de otros po­los don­de la im­pre­sión 3D ga­na peso, co­mo el País Vas­co, Ma­drid o Ca­ta­lu­ña.

La com­pe­ten­cia no les asus­ta, por­que, ase­gu­ran, «es se­ñal de que el mer­ca­do se am­plía y hay más pro­yec­tos».

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Adrián Sánchez y Luis Man­da­yo en la nue­va se­de de la em­pre­sa en Ni­grán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.