Un der­bi, dos ilu­sio­nes

El De­por­ti­vo, au­pa­do a la bue­na ola tras le lle­ga­da de Pe­pe Mel, an­sía re­van­cha de la go­lea­da de la pri­me­ra vuel­ta fren­te a un Cel­ta más ilu­sio­na­do que nun­ca con su tra­yec­to­ria eu­ro­pea

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - PE­DRO BA­RREI­ROS

Po­cas teo­rías va­len en un der­bi. Es más, ca­si se pue­de es­cri­bir un libro de ca­da uno de los dispu­tados. No es una ex­cep­ción el que se jue­ga es­ta tar­de en un aba­rro­ta­do Ria­zor. El cho­que se pinta co­mo la re­van­cha del Dé­por tras la go­lea­da de la pri­me­ra vuel­ta, pe­ro tam­bién pue­de ra­ti­fi­car la su­pre­ma­cía de es­te vi­bran­te Cel­ta eu­ro­peo. Qui­zá se re­tra­te co­mo el que com­ple­ta­rá la ma­ni­ta sal­va­do­ra de Mel, el téc­ni­co del mi­la­gro, ca­paz de re­su­ci­tar a un mo­ri­bun­do en me­dio del peor ca­len­da­rio ima­gi­na­ble. O co­mo el que vuel­va im­pe­re­ce­de­ro el crecimiento ce­les­te en torno a un jue­go va­lien­te, un en­tre­na­dor ad­mi­ra­ble y una es­plén­di­da ge­ne­ra­ción de can­te­ra­nos.

Un der­bi se jue­ga con las en­tra­ñas, por eso pier­de im­por­tan­cia que el De­por­ti­vo no ha­ya pen­sa­do en otra co­sa des­de su triun­fo so­bre el Ba­rça, mien­tras el Cel­ta ape­nas des­can­sa­do des­pués de su his­tó­ri­co pa­se a cuar­tos de la Liga Eu­ro­pa y la vuel­ta des­de Ru­sia. Un cho­que co­mo el que los en­fren­ta hoy pa­re­ce al mar­gen de to­do des­de el mis­mo mo­men­to en que los afi­cio­na­dos lo mar­can en su ca­len­da­rio. Por eso nun­ca abu­rren. Aun­que no hu­bie­ra jue- go, al­go im­pen­sa­ble se dan to­das las con­di­cio­nes pa­ra que el ba­lón rue­de fe­liz, ha­brá emo­ción. Y si no, rui­do y an­sias por pa­sar­lo bien en los 90 mi­nu­tos que dan sen­ti­do a to­do un año de afi­ción. Por­que lo que de­fi­ne un der­bi es la gen­te, y es­ta nun­ca fa­lla.

Mos­que­ra y Álex, ti­tu­la­res

La ac­tua­li­dad del Dé­por es­tá mar­ca­da por el alien­to in­su­fla­do por el nue­vo téc­ni­co. In­vic­to des­de su lle­ga­da ha­ce cua­tro par­ti­dos, el de­por­ti­vis­mo no so­lo apre­cia la ren­ta abier­ta so­bre el des­cen­so, sino esa va­ri­ta má­gi­ca con que ha to­ca­do a una plan­ti­lla ba­jo sos­pe­cha. To­dos va­len y to­dos su­man de la mano del ma­dri­le­ño, que da el sal­to de los der­bis pa­sa­dos en el ban­qui­llo del Be­tis a su pri­mer due­lo ga­lle­go de ri­va­li­dad. En la pi­za­rra ten­drá pro­ble­mas pa­ra ele­gir en­tre sus ru­ti­lan­tes me­dio­cen­tros y has­ta pa­ra de­can­tar­se por uno so­lo de sus de­lan­te­ros. Se­rá ca­sua­li­dad, pe­ro los ga­lle­gos Mos­que­ra, Ber­gan­ti­ños y Jo­se­lu se per­fi­lan ti­tu­la­res.

El ren­di­mien­to eu­ro­peo des­pe­ja las du­das (y has­ta ex­pli­ca) de por qué es­te Cel­ta no ha ga­na­do nin­gu­na de las cua­tro úl­ti­mas jor­na­das. La idea de Be­riz­zo y ese afán por ata­car sin tre­gua, al tiem­po que de­fen­der con el cu­chi­llo en los dien­tes, exi­ge tan­to que su equipo se ha mos­tra­do más vul­ne­ra­ble allí don­de las ex­pec­ta­ti­vas de su afi­ción se han re­ba­ja­do. No se­rá el ca­so de es­ta no­che. Pie­zas cla­ve co­mo As­pas, que hoy ju­ga­rá de re­fe­ren­cia en ata­que, y Wass no tu­vie­ron que com­ple­tar el par­ti­do en Kras­no­dar, por lo que es se­gu­ro que for­ma­rán en el on­ce del der­bi. Gui­det­ti se que­da­rá en el ban­qui­llo, mien­tras Jo­za­bed o el pro­pio Wass se des­pla­za­rían pa­ra en­trar por la de­re­cha.

Es­tos tres pun­tos po­drían acer­car­les un pa­so más a sus res­pec­ti­vos ob­je­ti­vos. El Dé­por mi­ra­rá de reojo al Spor­ting-Gra­na­da, pro­gra­ma­do a la mis­ma ho­ra, mien­tras al Cel­ta le va no per­der el úl­ti­mo tren ha­cia la zo­na de lucha por Eu­ro­pa. Pe­ro un der­bi va­le pa­ra unos y otros mu­cho más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.