LA ES­TA­DÍS­TI­CA

El Dé­por do­bla al Cel­ta en cen­tros al área, pe­ro los ce­les­tes son los se­gun­dos de la Liga en efi­ca­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Qui­zás el Cel­ta lle­gue co­mo fa­vo­ri­to a Ria­zor des­pués de una ex­ce­len­te tem­po­ra­da en la que ha lle­ga­do a se­mi­fi­na­les de la Co­pa del Rey, se ha me­ti­do en los cuar­tos de fi­nal de la Eu­ro­pa League y es­tá en una có­mo­da si­tua­ción en la Liga, ade­más de mos­trar un jue­go muy sol­ven­te y de­fi­ni­do des­pués de va­rios años ba­jo la di­rec­ción de Eduar­do Be­riz­zo. El De­por­ti­vo, tras un año muy irre­gu­lar, pa­re­ce que con la lle­ga­da de Pe­pe Mel en­cuen­tra el ca­mino y la es­ta­bi­li­dad si­tuán­do­se a po­cos pun­tos de la sal­va­ción, y mos­tran­do una ima­gen me­jo­ra­da.

Pe­ro un De­por­ti­vo-Cel­ta, O No­so Der­bi, es un par­ti­do es­pe­cial, úni­co ca­da tem­po­ra­da, es­pe­ra­do y an­sia­do, y don­de to­do em­pie­za de cero. Y qui­zás en el que lo su­ce­di­do has­ta el do­min­go sir­ve de po­co.

En cual­quier ca­so que­re­mos va­lo­rar una se­rie de as­pec­tos que pue­den con­di­cio­nar el desa­rro­llo del mis­mo

EL EFEC­TO RIA­ZOR La fa­ci­li­ta­ción so­cial, del la­do co­ru­ñés

El der­bi se jue­ga en Ria­zor, y ya sa­be­mos que los equi­pos rin­den más an­te su afi­ción, es lo que en psi­co­lo­gía se de­no­mi­na fa­ci­li­ta­ción so­cial, y no es otra co­sa que el aumento sig­ni­fi­ca­ti­vo del ren­di­mien­to cuan­do los de­por­tis­tas se sien­ten arro­pa­dos por su pú­bli­co. Al hi­lo de es­to no po­de­mos de­jar es­ca­par el he­cho de que el Cel­ta so­lo ha ga­na­do dos par­ti­dos le­jos de Ba­laí­dos, y el De­por­ti­vo, sin ser con­sis­ten­te, ha lo­gra­do la ma­yo­ría de los pun­tos ju­gan­do co­mo local.

EL FÍ­SI­CO La fa­ti­ga más men­tal del Cel­ta y la se­ma­na lim­pia del De­por­ti­vo

¿Lle­ga­rá a Ria­zor el Cel­ta can­sa­do de su par­ti­do en la Eu­ro­pa League del jue­ves en Ru­sia contra el Kras­no­dar? Creo que ese fac­tor no le afec­ta­rá fí­si­ca­men­te, pe­ro sí ten­drá po­co tiem­po Pe­nal­ti 2

pa­ra pen­sar en el ri­val, pa­ra fi­jar la aten­ción y la con­cen­tra­ción en el par­ti­do y qui­zás en la com­pe­ti­ción do­més­ti­ca. Pa­re­ce des­de ha­ce va­rias jor­na­das que el Cel­ta so­lo tie­ne el sue­ño de la com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal, y ha de­ja­do de aten­der a la Liga. Por el con­tra­rio, el De­por­ti­vo, des­pués de la mo­ti­va­ción ex­tra tras la vic­to­ria del do­min­go contra el Bar­ce­lo­na, se en­fren­ta a la ges­tión de una se­ma­na, la pri­me­ra pa­ra el nue­vo en­tre­na­dor, en la que ha po­di­do tra­ba­jar con tran­qui­li­dad. El equipo ha de­ja­do de apa­gar fue­gos y de en­car­gar­se de las ur­gen­cias y pue­de ha­ber en­tra­do en la di­fí­cil fa­se de ges­tio­nar los egos de los ju­ga­do­res, un as­pec­to que ha­bían ol­vi­da­do por el bien co­mún del equipo en un mo­men­to de­li­ca­do.

Los pun­tos, ce­les­tes; las lle­ga­das, blan­quia­zu­les

De­jan­do apar­te el as­pec­to emo­cio­nal, va­mos aho­ra a cons­ta­tar di­fe­ren­tes va­ria­bles del jue­go que apun­tan a la igual­dad del cho­que. Cla­ra­men­te el Cel­ta ha si­do más efi­cien­te res­pec­to a la su­ma de pun­tos, pe­ro hay otros as­pec­tos que re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las di­fe­ren­cias si es­cu­dri­ña­mos en ma­yor pro­fun­di­dad las va­ria­bles del ren­di­mien­tos de am­bos equi­pos, y fun­da­men­tal­men­te si Local Vi­si­tan­te Cor­ner 8 3 Fal­ta in­di­rec­ta LA VOZ

las ana­li­za­mos en tér­mi­nos de local contra vi­si­tan­te.

El Cel­ta, con 35 pun­tos en to­tal, so­lo ha lo­gra­do 10 fue­ra de su es­ta­dio, y el De­por­ti­vo en su ca­sa es don­de ha lo­gra­do más pun­tos. Es ver­dad que el Cel­ta ha mar­ca­do más go­les que el De­por­ti­vo, pe­ro tam­bién ha re­ci­bi­do más, y mu­chos de ellos fue­ra de su es­ta­dio, don­de en­ca­ja de me­dia dos tan­tos por en­cuen­tro. Qui­zá le me­tan más por­que a la de­fen­sa del Cel­ta le ha­cen más re­ma­tes que al De­por­ti­vo, in­clu­so ti­ros que van en­tre los tres pa­los. Des­ta­ca el he­cho de que en los par­ti­dos que jue­ga fue­ra de ca­sa re­ci­be más dis­pa­ros de los que rea­li­za, lo que le ha su­ce­di­do en to­dos los par­ti­dos, sal­vo en uno (contra el Osa­su­na). To­do lo con­tra­rio le su­ce­de al De­por­ti­vo, cuan­do ha ju­ga­do en ca­sa ha rea­li­za­do, de me­dia, más ti­ros que los ri­va­les, y ya se sa­be que de ellos de­pen­den los go­les.

Ofen­si­va­men­te, y a pe­sar de que el De­por­ti­vo ha ga­na­do me­nos par­ti­dos que el Cel­ta, y ha lo­gra­do 8 go­les me­nos, el De­por­ti­vo tie­ne más lle­ga­da al área ri­val, rea­li­za más re­ma­tes y tam­bién más dis­pa­ros en­tre los tres pa­los. En es­ta mis­ma lí­nea de jue­go ofen­si­vo, el De­por­ti­vo do­bla al Cel­ta en nú­me­ro de cen­tros al área en ju­ga­das de ata­que. El ba­lón ron­da las zo­nas de fi­na­li­za­ción, y cual­quier día le da por en­trar, ya que el De­por­ti­vo es el equipo de la liga con me­nor efi­ca­cia ofen­si­va, pe­ro cui­da­do, el Cel­ta es el se­gun­do con ma­yor.

Res­pec­to al jue­go a ba­lón pa­ra­do, ju­ga­das en las que el De­por­ti­vo pa­re­ce ha­ber­se especializado, des­ta­ca­mos que los co­ru­ñe­ses lanzan más sa­ques de es­qui­na y fal­tas in­di­rec­tas en­via­das al área que los ce­les­tes, y apro­ve­chan me­jor es­tas ju­ga­das. Los de­por­ti­vis­tas han lo­gra­do 11 go­les de es­ta for­ma por 5 del Cel­ta, y ade­más el vi­gués es uno de los equi­pos que más go­les en­ca­ja a ba­lón pa­ra­do (19 en to­tal), aun­que 8 han si­do de pe­nal­ti.

LAS RA­CHAS En Liga, am­plias di­fe­ren­cias

No se­ría­mos jus­tos con el tra­ba­jo de Pe­pe Mel si omi­tié­se­mos la com­pa­ra­ción del ren­di­mien­to de los equi­pos des­de que ha lle­ga­do el nue­vo en­tre­na­dor. En es­tos úl­ti­mos cua­tro par­ti­dos, el Cel­ta, qui­zás más cen­tra­do en la Eu­ro­pa League, so­lo ha lo­gra­do dos em­pa­tes, y el De­por­ti­vo, sin co­no­cer la de­rro­ta, ha su­ma­do 8 pun­tos. Pa­re­ce que mien­tras uno ha per­di­do la mo­ti­va­ción por­que no en­cuen­tra nin­gún ob­je­ti­vo, el otro, con una me­ta de­fi­ni­da, se ha pues­to a lo­grar­la lo an­tes po­si­ble.

En unas ho­ras el par­ti­do se pon­drá en jue­go, in­con­ta­bles va­ria­bles in­ter­ac­tua­rán en­tre los ju­ga­do­res, el ár­bi­tro, el pú­bli­co… y to­do irá en una di­rec­ción o la con­tra­ria, na­die pue­de aven­tu­rar lo que su­ce­de­rá más allá de la cer­te­za de que ha­brá un ga­na­dor y un per­de­dor, o que se re­par­ti­rán los pun­tos.

To­ni Ardá. Di­rec­tor del Gru­po de Investigación AGR del De­par­ta­men­to de Educación Fí­si­ca. Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.