Pe­que­ños an­te la fa­ma 3.0

In­ter­net, las re­des so­cia­les y los «reali­ties» son pla­ta­for­mas que per­mi­ten a los ni­ños un as­cen­so más rá­pi­do al es­tre­lla­to; a sus pa­dres les preo­cu­pa la so­bre­ex­po­si­ción me­diá­ti­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - LAU­RA G. DEL VA­LLE

Ma­má, quie­ro ser ar­tis­ta. Esa fra­se que tan­tos ni­ños de los ochen­ta di­je­ron a sus pa­dres aus­pi­cia­dos por el mu­si­cal de Con­cha Velasco po­ca ca­bi­da tie­ne ya en el pa­no­ra­ma ac­tual. En el mun­do de los mi­llen­nials, se­gún ex­pli­can ex­per­tos del sec­tor au­dio­vi­sual, ca­da vez son más los pa­dres ga­lle­gos que co­mien­zan a ver un fi­lón laboral pa­ra sus hi­jos en el mun­do del es­pec­tácu­lo; so­bre to­do, de­bi­do al aumento de los pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to que tie­nen a menores co­mo pro­ta­go­nis­tas y al bum de you­tu­bers e ins­ta­gra­mers que con­si­guen que prestigiosas mar­cas les pa­tro­ci­nen via­jes, ro­pa, cos­mé­ti­cos y, en al­gún ca­so re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca. Pe­ro no es oro to­do lo que re­lu­ce y la bur­bu­ja de los ni­ños ar­tis­tas pue­de es­ta­llar­les a al­gu­nos pa­dres que, mu­chas ve­ces, por des­co­no­ci­mien­to, se su­man a prue­bas or­ga­ni­za­das a través de re­des so­cia­les que no ofre­cen ga­ran­tías.

El he­cho de que al­gu­nos pro­ge­ni­to­res se de­jen lle­var por la emo­ción de ver a sus hi­jos co­mo los pró­xi­mos Pe­né­lo­pe Cruz o Bar­dem ha­ce que in­tru­sos del sec­tor sa­quen ren­di­mien­to de ma­ne­ra ilí­ci­ta a la in­ge­nui­dad pa­ter­na. «Ca­da vez nos en­con­tra­mos con más cás­tings que se pu­bli­can a través de re­des so­cia­les y que lue­go en el tra­ba­jo no dan de al­ta a los ni­ños en la se­gu­ri­dad so­cial, no tie­nen se­gu­ro... Mu­chos pa­dres des­co­no­cen el pro­ce­di­mien­to y se apro­ve­chan de la si­tua­ción», co­men­tan des­de la agen­cia on-li­ne Dif­fe­rent Kids, que tie­ne a ni­ños ga­lle­gos en car­te­ra.

«Hay pa­dres con la ca­be­za muy bien amue­bla­da, que quie­ren que sus hi­jos desa­rro­llen su po­ten­cial co­mo ac­to­res y se lo to­man con se­rie­dad y otros que no la tie­nen tan­to. Te pue­des en­con­trar de to­do», ex­pli­ca Ama­lia Ma­to, de la úni­ca agen­cia de re­pre­sen­ta­ción ga­lle­ga que tra­ba­ja con ni­ños, Co­ma­rea­cast. La som­bra del mer­can­ti­lis­mo que se cier­ne so­bre mu­chas fa­mi­lias que lle­van a sus hi­jos a reali­ties blan­cos de co­ci­na o mú­si­ca es, se­gún miem­bros del sec­tor, una reali­dad par­cial. «Es­tán los pa­dres que se que­da­ron con la es­pi­ni­ta de ha­ber si­do can­tan­tes o ac­to­res y fo­ca­li­zan es­ta frus­tra­ción en sus hi­jos, o los que les abren cuen­tas de YouTu­be o blogs pen­san­do que les va a pro­por­cio­nar una re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca. Lue­go es­tán los pa­dres se­rios y for­ma­les, cla­ro», ex­pli­ca Ma­to.

Es el ca­so de Mar Her­mi­da, la ma­dre de Xoel Rou­par y Si­món da To­rre, dos her­ma­nos me­lli-

La vi­da se­cre­ta de los ni­ños El co­lor del mie­do Luz de so­le­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.