Una jo­ya del ro­má­ni­co que re­cu­pe­ra su bri­llo

La res­tau­ra­ción de Cons­truc­cio­nes Abal per­mi­te des­cu­brir po­li­cro­mías en el áb­si­de de la igle­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - M. AL­FON­SO

Es pe­que­ña y se ubi­ca en una par­ce­la si­tua­da jus­to al la­do de una ca­rre­te­ra ge­ne­ral. Qui­zás por eso pa­ra mu­chos pa­sa des­aper­ci­bi­da. Pe­ro la ca­pi­lla de San­ta Ma­ría de Mos­tei­ro es una ver­da­de­ra jo­ya del ro­má­ni­co, una igle­sia que for­ma­ba par­te de un mo­nas­te­rio de be­ne­dic­ti­nos que fue fun­da­do en el si­glo X por Don Pe­la­yo Gon­zá­lez. Ha­ce me­ses que es­tá en obras, gra­cias a la in­ver­sión de la Dipu­tación de Pontevedra. Y los tra­ba­jos rea­li­za­dos por Cons­truc­cio­nes Abal le es­tán per­mi­tien­do re­cu­pe­rar par­te del es­plen­dor que tu­vo en otra épo­ca. Sus mu­ros lu­cen lim­pios co­mo en­ton­ces y po­co que­da ya de los añadidos y re­for­mas que se le hi­cie­ron con el pa­so del tiem­po. Las ta­reas de re­cu­pe­ra­ción han des­cu­bier­to, in­clu­so, que la igle­sia es­tu­vo en otro tiem­po po­li­cro­ma­da. Lo que no ha apa­re­ci­do es la ter­ce­ra tum­ba que, se­gún el his­to­ria­dor pon­te­ve­drés Hi­pó­li­to Sá Bra­vo, de­be­ría exis­tir en es­te tem­plo. Y eso que se han he­cho dis­tin­tas ca­tas en el in­te­rior.

Jo­sé Abal no es so­lo el cons­truc­tor que eje­cu­ta la re­for­ma de la igle­sia. Vi­vió du­ran­te mu­chos años en las in­me­dia­cio­nes y ello, uni­do a su pa­sión por co­lec­cio­nar li­bros an­ti­guos, le ha lle­va­do a co­no­cer mu­cha de la his­to­ria de es­te lu­gar. «El mo­nas­te­rio pa­re­ce que fue de los tem­pla­rios», ex­pli­ca mien­tras lee una de esas pu­bli­ca­cio­nes en las que se de­ta­lla que es­ta era co­no­ci­da co­mo la igle­sia del Mos­tei­ro de No­guei­ra. Es­tá da­ta­da en el año 1100, pe­ro él sos­tie­ne que la cons­truc­ción es an­te­rior. «En­ton­ces fue re­cons­trui­da, an­tes del 1100 era de los tem­pla­rios», aña­de. Y sus pa­la­bras las ra­ti­fi­ca Ro­ber­to Ba­rrei­ro, el apa­re­ja­dor del pro­yec­to. «Una de las pa­re­des se vino aba­jo y fue re­cons­trui­da», ex­pli­ca mien­tras se­ña­la la es­ca­le­ra que pa­re­cen for­mar las pie­dras en uno de los mu­ros. «La otra fue apun­ta­la­da por­que que­da­ron pie­dras en for­ma de cu­ña», aña­de.

Po­li­cro­mías en el in­te­rior

La res­tau­ra­ción ha in­clui­do una pro­fun­da lim­pie­za de to­dos los mu­ros, re­ti­ran­do el mor­te­ro de ce­men­to que se ha­bía co­lo­ca­do en obras an­te­rio­res. «Es lo peor pa­ra la pie­dra, la de­gra­da. No­so­tros lo he­mos sus­ti­tui­do por mor­te­ro de cal, que es me­nos in­va­si-

vo», ex­pli­ca. Fue pre­ci­sa­men­te al sa­car uno de esos mor­te­ros, en el fus­te de una co­lum­na, cuan­do des­cu­brie­ron unas po­li­cro­mías. «Eso nos ha­ce pen­sar que, por lo me­nos el áb­si­de, es­tu­vo com­ple­ta­men­te po­li­cro­ma­do en su épo­ca», ase­gu­ra. Los tra­ba­jos se han cen­tra­do, ade­más, en el te­ja­do. Es­te es­ta­ba com­ple­ta­men­te de­te­rio­ra­do. En la par­te in­te­rior «te­nía un fal­so te­cho de fri­sos que de­bió ser cons­trui­do en los años 50», re­la­ta el téc­ni­co. Ha si­do eli­mi­na­do. En su lu­gar se ha de­ja­do a la vis­ta la nue­va es­truc­tu­ra de ma­de­ra, lo que da más al­tu­ra al re­cin­to y per­mi­te re­cu­pe­rar una pe­que­ña ven­ta­na que ha­bía en el pro­pio te­ja­do, dan­do tam­bién más luz al tem­plo.

El ce­men­to es­ta­ba tam­bién pre­sen­te en el sue­lo de la igle­sia,

pro­ba­ble­men­te, tras una de las re­for­mas que su­frió con an­te­rio­ri­dad. Así que la em­pre­sa de­ci­dió ha­cer unas ca­tas pa­ra sa­ber si es­te ha­bía si­do co­lo­ca­do so­bre el em­pe­dra­do ori­gi­nal del tem­plo. «Hi­ci­mos dos ca­tas en el in­te­rior pa­ra ver qué ha­bía de­ba­jo del pa­vi­men­to de ce­men­to. Ex­ca­va­mos so­bre 40 cen­tí­me­tros y no apa­re­ció na­da», aña­de Ba­rrei­ro. Así que la em­pre­sa ha re­to­ma­do el pro­yec­to de obra ori­gi­nal y ha de­ci­di­do ins­ta­lar ma­de­ra. Es­to, y re­ma­tar el en­lo­sa­do y los jar­di­nes del ex­te­rior, es ca­si lo úni­co que fal­ta por ha­cer en es­ta pe­que­ña ca­pi­lla. Por­que los tra­ba­jos es­tán muy avan­za­dos y se es­pe­ra que la re­for­ma con­clu­ya en tres se­ma­nas. En­ton­ces, la igle­sia del Mos­tei­ro de No­guei­ra re­cu­pe­ra­rá to­do su es­plen­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.