«El fin del mun­do» tras los kios­cos

Dos de las exem­plea­das en Pontevedra de Re­ga­ki apro­ve­cha­ron los pri­me­ros me­ses de pa­ro pa­ra sa­car­se la ESO, y to­dos aca­ban de co­men­zar la bús­que­da ac­ti­va de empleo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

«No es el fin del mun­do». Lo di­ce Car­los, uno de los nue­ve tra­ba­ja­do­res que te­nía la Re­de Ga­le­ga de Kios­cos en Pontevedra y uno de los quin­ce en­tre la ciu­dad del Lé­rez y A Es­tra­da. Él, al igual que sus ex­com­pa­ñe­ros Ce­lia y Ama­lia, en­tre otros, aca­ban de po­ner­se a bus­car tra­ba­jo en se­rio unos me­ses, des­de prin­ci­pios de año. Ha­ce unas se­ma­nas le lla­ma­ron pa­ra ofre­cer­le un pues­to a me­dia jor­na­da, pe­ro no en­ca­ja en sus pla­nes la­bo­ra­les. Des­de que des­apa­re­cie­ran sus pues­tos de tra­ba­jo so­lo es­tu­vo un mes empleado, sus­ti­tu­yen­do a par­te de la plan­ti­lla de los pun­tos de ven­ta de Xoán XXIII. Des­de en­ton­ces y has­ta es­te año se­guía pen­dien­te de la lla­ma­da de los nue­vos con­ce­sio­na­rios de par­te de los pues­tos de ven­ta de pren­sa, los ex­di­rec­ti­vos de Re­ga­ki Ma­nuel Qui­ño­nes y Ra­món Sande, uni­dos en Kios­cos de Ga­li­cia (Ki­gal). Sa­be que, tan pron­to re­abran los stands que tie­nen en Pontevedra, vol­ve­rán a con­tar con él.

Igual que con Ama­lia. Tam­bién pa­só el pri­mer año tras la di­so­lu­ción efec­ti­va de la em­pre­sa de­pen­dien­te de Co­ga­mi con­fia­da en la in­mi­nen­te reapertura de los pues­tos. Aún aho­ra lo es­tá. Pe­ro, en­tre tan­to, apro­ve­chó pa­ra sa­car­se la ESO. Lo hi­zo en la Es­co­la Pú­bli­ca de Adul­tos Río Lé­rez. Sa­có un no­ta­ble en Ma­te­má­ti­cas y se le atra­gan­ta­ron el In­glés y Len­gua. Una vez con el tí­tu­lo en la mano, se cen­tró en bus­car tra­ba­jo. En los úl­ti­mos seis me­ses ha he­cho cua­tro en­tre­vis­tas y to­da­vía es­tá pen­dien­te del re­sul­ta­do de la úl­ti­ma, en la que tie­ne pues­tas mu­chas es­pe­ran­zas. Las mis­mas que le cues­ta per­der en oca­sio­nes cuan­do tras una ne­ga- Ce­lia, Ama­lia, Mi­la­gros, Isa­bel, Jo­sé y Car­los (i a d) de­ja­ron de te­ner que ir a los quios­cos en el 2015.

ti­va laboral lle­ga otra.

Mien­tras, si­gue ha­cien­do cur­sos. En es­te mo­men­to es­tá rea­li­zan­do uno de mo­ni­to­ria de co­me­do­res es­co­la­res, aun­que se nie­ga a re­nun­ciar a la idea de que los em­pre­sa­rios de los kios­cos cum­plan su pro­me­sa de vol­ver a po­ner­los a fun­cio­nar. Sa­ben que en A Co­ru­ña lo hi­cie­ron y creen que Pontevedra po­dría ser la si­guien­te. Pe­ro, an­te la du­da, si­gue pre­pa­rán­do­se.

Ve­rano mo­vi­di­to y fruc­tí­fe­ro

Ce­lia hi­zo lo mis­mo, y le dio la vi­da: «Me dis­tra­jo tan­to ir a cla­se, es­ta­ba ago­bia­da por un la­do por te­ner que vol­ver a es­tu­diar, y tan con­ten­ta por otro; ade­más, co­no­cí a gen­te de mi edad, y te­nía­mos que ha­cer tra­ba­jos es­co­la­res co­mo los ni­ños»; re­cuer­da con una son­ri­sa. Al fi­nal, has­ta los ado­les­cen­tes que es­tu­dia­ban en la EPA de Ma­rín les pe­dían los apun­tes a los ma­yo­res. Co­ñe­ce­men­to

do Me­dio era la que me­jor se le da­ba, jun­to con Ma­te­má­ti­cas.

Por las ma­ña­nas du­ran­te tres me­ses iba a un cur­so de Ofi­má­ti­ca que ofre­cía la ON­CE de 9 a 13 o a 14 ho­ras, sa­lía, pre­pa­ra­ba la co­mi­da y a las 16.30 en­tra­ba en la es­cue­la los días que te­nía tu­to­ría. Los que no, a las 18.30 ho­ras. Y sa­lía a las 22.15 ho­ras. «Y a ve­ces te­nía que que­dar con otros com­pa­ñe­ros pa­ra ha­cer tra­ba­jos en gru­po», pun­tua­li­za. Así que, pa­ra ella, re­co­no­ce «fue un ve­ra­ni­to mo­vi­di­to y muy fruc­tí­fe­ro».

Tan­to, que mien­tras es­ta­ba sa­cán­do­se la ESO la lla­ma­ron pa­ra un tra­ba­jo. Era en Vi­la­gar­cía, en un ne­go­cio de hos­te­le­ría, y le gus­ta­ba mu­cho la idea. Pe­ro sus hi­jos, los dos uni­ver­si­ta­rios, la con­ven­cie­ron de que no de­ja­ra los es­tu­dios una vez los ha­bía co­men­za­do. Les hi­zo ca­so, y en es­te mes y me­dio que lle­va bus­can­do tra­ba­jo con­cien­zu­da­men­te ha he­cho

una en­tre­vis­ta más, aun­que pa­ra un pues­to que no se ajus­ta­ba a su per­fil. Y si­gue sin per­der la es­pe­ran­za: «Yo, la ex­pe­rien­cia de bus­car y no sur­gir­me ofer­tas no la ten­go. Si en unos me­ses me sa­lió una op­ción bue­na, ma­lo se­rá que en es­te año, has­ta que se nos aca­be el pa­ro en agos­to, no sal­ga una en­tre­vis­ta con el ve­rano por de­lan­te», di­ce.

Di­ver­sa aten­ción de Co­ga­mi

En lo que sí di­fie­ren al­go los ex­tra­ba­ja­do­res de Re­ga­ki en Pontevedra es en la aten­ción que han re­ci­bi­do por par­te de Co­ga­mi tras la di­so­lu­ción de la em­pre­sa. Al­gu­nos ase­gu­ran que sí se preo­cu­pan por ellos y les ayu­dan ac­ti­va­men­te en la bús­que­da de nue­vos em­pleos; otros, que ape­nas han vuel­to a te­ner no­ti­cias de la en­ti­dad tras que­brar la firma de kios­cos. Y tan so­lo Isa­bel Vei­ga ha rehe­cho su vi­da laboral de for­ma es­ta­ble. La EOI es­tá ubi­ca­da en A Xun­quei­ra.

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.