Una em­pre­sa en­te­ra, sin deu­das, y por so­lo un eu­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Co­ga­mi no qui­so ha­blar en su mo­men­to. Los áni­mos es­ta­ban muy cal­dea­dos y la en­ti­dad pro­pie­ta­ria de Re­ga­ki pre­fi­rió no ele­var más la tem­pe­ra­tu­ra de un con­flic­to que pa­re­cía pro­lon­gar­se. Aho­ra, ca­si dos años y me­dio des­pués de que aque­lla car­ta no­ti­fi­ca­se a sus más de no­ven­ta em­plea­dos el ce­se de su ac­ti­vi­dad, da su ver­sión de los he­chos.

Lo pri­me­ro que cuen­ta el se­cre­ta­rio de la en­ti­dad es que, cuan­do to­da­vía la em­pre­sa no arras­tra­ba deu­das, an­tes de que los sa­la­rios im­pa­ga­dos se acu­mu­la­sen y las fac­tu­ras de la luz si­guie­ran en­gro­san­do una cuen­ta im­po­si­ble de sal­dar an­te la fal­ta de in­gre­sos su­fi­cien­tes, se in­ten­tó tras­pa­sar to­dos los bie­nes a los tra­ba­ja­do­res. Co­mo le­gal­men­te no po­dían sim­ple­men­te do­nar­los, op­ta­ron por una fór­mu­la pe­cu­liar, pe­ro le­gal y em­plea­da en otras oca­sio­nes: ven­de­rían to­da la es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial, con las na­ves, los vehícu­los y to­dos los bie­nes ma­te­ria­les por un eu­ro.

Lo úni­co que te­nían que ha­cer los em­plea­dos era cons­ti­tuir­se en coope­ra­ti­va pa­ra ad­qui­rir una for­ma ju­rí­di­ca que les per­mi­tie­se con­ti­nuar con la ges­tión del ne­go­cio. En pri­me­ra ins­tan­cia la pro­pues­ta con­ven­ció a los tra­ba­ja­do­res, que se ase­gu­ra­ban así el empleo y la con­ti­nui­dad de la firma, pe­ro en cues­tión de ho­ras, cuan­do pa­re­cía que la ope­ra­ción es­ta­ba he­cha, co­men­za­ron a sur­gir las du­das en­tre la plan­ti­lla.

Las du­das si­guen

Aún hoy, du­ran. Al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res que vi­vie­ron el pro­ce­so de ne­go­cia­ción ase­gu­ran que fue la so­lu­ción co­rrec­ta. Los ro­ces que ya en­ton­ces mar­ca­ban la re­la­ción en­tre los em­plea­dos ha­brían he­cho ca­si im­po­si­ble la ges­tión de la nue­va em­pre­sa. «Si era una coope­ra­ti­va, ¿quién iba a man­dar, to­dos? Era in­via­ble». Lo fue po­ner­se de acuer­do pa­ra adop­tar una pos­tu­ra uná­ni­me y lo ha­bría si­do, sos­tie­nen, pa­ra to­mar ca­da una de las de­ci­sio­nes que afec­ta­sen a la ad­mi­nis­tra­ción de los kios­cos.

La vo­lun­tad de Co­ga­mi de no agra­var una si­tua­ción ya de por sí com­pli­ca­da lle­vó a la en­ti­dad a con­do­nar una deu­da que Re­ga­ki te­nía con otra em­pre­sa del gru­po y que as­cen­día a unos 300.000 eu­ros. Sa­bía que no po­dría ha­cer­le fren­te y que so­lo con­tri­bui­ría a ge­ne­rar un pro­ble­ma que en­ton­ces qui­so evi­tar, aun­que sin éxi­to: que la Re­de Ga­le­ga de Kios­cos acu­mu­la­se pér­di­das. En el mo­men­to del anun­cio la em­pre­sa de dis­tri­bu­ción de pren­sa es­ta­ba a cero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.