De­te­ni­do tras ame­na­zar con un cu­chi­llo a su pa­dre en el pi­so fa­mi­liar

De­ce­nas de personas si­guie­ron el es­pec­ta­cu­lar ope­ra­ti­vo po­li­cial en Ro­sa­lía de Cas­tro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PE­NI­DE

Un ve­cino de la ca­lle Ro­sa­lía de Cas­tro de Pontevedra fue de­te­ni­do ayer, a pri­me­ra ho­ra de la no­che, por su­pues­ta­men­te ame­na­zar a su pa­dre con un cu­chi­llo. El sos­pe­cho­so fue arres­ta­do por la Po­li­cía Local, si bien la in­ten­ción era la de tras­la­dar­lo has­ta la Co­mi­sa­ría pa­ra, una vez pa­sa­da la no­che en los ca­la­bo­zos, po­ner­lo a dis­po­si­ción del juzgado de guar­dia de la ciu­dad del Lé­rez.

Fue al fi­lo de las diez de la no­che cuan­do una lla­ma­da aler­tó a la Je­fa­tu­ra mu­ni­ci­pal de un in­ci­den­te de ín­do­le fa­mi­liar en un cuar­to pi­so del nú­me­ro 30 de Ro­sa­lía de Cas­tro. De in­me­dia­to, se des­pla­za­ron dos agen­tes mu­ni­ci­pa­les en mo­to, des­plie­gue que, en cues­tión de mi­nu­tos, se in­cre­men­tó con, al me­nos, tres co­ches pa­tru­lla de la Po­li­cía Na­cio- nal y otros dos de la Po­li­cía Local.

El es­pec­ta­cu­lar des­plie­gue des­per­tó la cu­rio­si­dad de de­ce­nas de ve­ci­nos y vian­dan­tes de es­te cén­tri­co pun­to del cas­co ur­bano de Pontevedra, quie­nes no se qui­sie­ron per­der ni un detalle del ope­ra­ti­vo. El he­cho de que al­gu­nos fun­cio­na­rios por­ta­sen ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios no hi­zo más que des­per­tar la cu­rio­si­dad de es­tas personas. No obs­tan­te, en prin­ci­pio, to­do pa­re­ce in­di­car que no fue pre­ci­so em­plear es­te ma­te­rial pa­ra re­du­cir y de­te­ner al sos­pe­cho­so, quien, se­gún dis­tin­tas fuen­tes, no ha­bría opues­to re­sis­ten­cia a su arres­to.

De es­te mo­do, al ca­bo de unos mi­nu­tos, las pa­tru­llas de la Co­mi­sa­ría aban­do­na­ron la zo­na, al tiem­po que se per­so­na­ba una am­bu­lan­cia del 061. No ha tras­cen­di­do si fi­nal­men­te se tu­vo que re­que­rir de la asis­ten­cia o in­ter­ven­ción del personal sa­ni­ta­rio.

En úl­ti­mo tér­mino, el sos­pe­cho­so fue in­tro­du­ci­do en un vehícu­lo ro­tu­la­do de la Po­li­cía Local. A prio­ri, y de con­fir­mar­se las sos­pe­chas po­li­cia­les, se le po­dría lle­gar a con­si­de­rar co­mo su­pues­to au­tor de un de­li­to de ame­na­zas con ins­tru­men­to pe­li­gro­so en el ám­bi­to fa­mi­liar.

En es­te sen­ti­do, la más re­cien­te me­mo­ria de la Fis­ca­lía de Pontevedra po­nía de ma­ni­fies­to que, en el úl­ti­mo ejer­ci­cio ana­li­za­do —el 2015—, se re­gis­tra­ron en la pro­vin­cia más de un cen­te­nar de epi­so­dios vio­len­tos, ya fue­ran agresiones fí­si­cas, psí­qui­cas o ame­na­zas, de pon­te­ve­dre­ses ha­cia sus pro­ge­ni­to­res. En to­do ca­so, es­ta cifra re­fle­ja que es más ha­bi­tual que la víc­ti­ma sean los hi­jos, to­da vez que fue­ron más de dos­cien­tos los agre­di­dos en el mis­mo pe­río­do de tiem­po.

Eso sí, en el 2015 se pu­do ob­ser­var que se tra­ta de una cri­mi­na­li­dad que «man­tie­ne la ten­den­cia a la ba­ja, si bien más acen­tua­da que en el ejer­ci­cio an­te­rior». El do­cu­men­to ma­ti­za que so­lo en tres oca­sio­nes se adop­tó un me­di­da cau­te­lar de in­gre­so en pri­sión pro­vi­sio­nal, de tal mo­do que es más co­mún que se de­cre­ten ór­de­nes de ale­ja­mien­to o de pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.