Ha­brá una sex­ta ta­za de Lo­res

El anun­cio del ac­tual al­cal­de an­ti­ci­pa el ini­cio de la pró­xi­ma carrera elec­to­ral, po­ne so­bre avi­so a po­ten­cia­les ri­va­les; pe­ro tam­bién evi­den­cia fal­ta de can­te­ra en el BNG

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Pe­ro al mis­mo tiem­po la in­ten­ción del ac­tual re­gi­dor de pre­sen­tar­se pa­ra un sex­to man­da­to an­ti­ci­pa el arran­que de la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral, po­ne so­bre avi­so a po­ten­cia­les ri­va­les. Y por úl­ti­mo: el anun­cio de Lo­res evi­den­cia la se­ve­ra ca­ren­cia de ban­qui­llo que presenta el BNG en ge­ne­ral y de mo­do par­ti­cu­lar en la ciu­dad de Pontevedra don­de des­pués de 20 años en el ma­chi­to, no tie­nen un re­le­vo de ga­ran­tías.

Ac­ti­vo elec­to­ral

Los vein­te años al fren­te del Con­ce­llo que to­ta­li­za­rá en el 2019 acre­di­tan que Fer­nán­dez Lo­res ha si­do un ac­ti­vo elec­to­ral tan po­ten­te co­mo in­dis­cu­ti­ble. Es una mar­ca en sí mis­mo. Sin él, el BNG no ha­bría man­te­ni­do el go­bierno de la ciu­dad du­ran­te cin­co man­da­tos con­se­cu­ti­vos. No ha­bría un sus­ten­to so­cial que res­pal­da­se esa con­ti­nui­dad si no fue­ra por la com­pro­ba­da ca­pa­ci­dad que ha te­ni­do el ac­tual al­cal­de pa­ra suc­cio­nar vo­tos de ca­pas so­cia­les aje­nas al par­ti­do na­cio­na­lis­ta. Esos vo­tan­tes, mu­chos de de­re­chas Mi­guel An­xo Fer­nán­dez Lo­res pre­sen­tó ayer en A Pe­re­gri­na el Co­ci­do do Or­gu­llo de La­lín.

que op­tan por Ra­joy y Fei­joo en los co­mi­cios ge­ne­ra­les y ga­lle­gos, de­po­si­ta­ron la pa­pe­le­ta de Lo­res en las ur­nas cuan­do to­ca­ban mu­ni­ci­pa­les por­que les ha ga­na­do el mo­de­lo de ci­da­de. En ca­so con­tra­rio re­sul­ta­ría im­po­si­ble de en­ten­der có­mo se pu­die­ron man­te­ner du­ran­te tan­tos años al fren­te del go­bierno de una ciu­dad que tie­ne a mi­les de fun­cio­na­rios pú­bli­cos y a En­ce —el su­pues­to enemi­go nú­me­ro 1— co­mo los dos prin­ci­pa­les mo­to­res eco­nó­mi­cos.

El enor­me cam­bio que ha pe­ga­do es­ta ur­be ha si­do el ban­de­rín de en­gan­che que ha cau­ti­va­do tan­tas vo­lun­ta­des. In­dis­cu­ti­ble­men­te Pontevedra es hoy una ciu­dad me­jor pa­ra vi­vir que ha­ce dos dé­ca­das y se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo in­ter­na­cio­nal a se­guir.

No obs­tan­te, cuan­do lle­gue­mos

a la ci­ta de las pró­xi­mas elec­cio­nes lo­ca­les sur­gen dos pre­gun­tas: ¿man­ten­drá Lo­res in­tac­to su has­ta aho­ra in­du­da­ble atrac­ti­vo elec­to­ral?, y ¿el mo­de­lo de ci­da­de da pa­ra es­ti­rar tan­to co­mo el prin­ci­pal ar­gu­men­to de con­vic­ción?

Cuen­ta atrás ade­lan­ta­da

Lo que de mo­men­to ha con­se­gui­do Fer­nán­dez Lo­res es ano­tar­se por pun­tos los pri­me­ros asal­tos. Ha co­gi­do con la guar­dia ba­ja a to­dos sus ri­va­les. Ha pues­to en mar­cha la cuen­ta atrás de la pró­xi­ma carrera elec­to­ral con dos años de an­ti­ci­pa­ción. De los cua­tro par­ti­dos que ac­tual­men­te tie­nen pre­sen­cia en la cor­po­ra­ción, nin­guno tie­ne tan ade­lan­ta­dos los de­be­res. Qui­zá en los ca­sos de En Ma­rea y Ciu­da­da­nos, ofi­cial­men­te sin can­di­da­tos de­fi­ni­dos,

que­pa su­po­ner que ha­brá con­ti­nui­dad. En el ca­so del Par­ti­do Po­pu­lar, ve­re­mos si el anun­cio de Lo­res ca­ta­pul­ta las op­cio­nes de Lu­pe Mu­ri­llo o in­clu­so de Ja­co­bo Mo­rei­ra y en cam­bio des­ac­ti­ve al­gu­na po­si­ble ope­ra­ción de des­em­bar­co ti­po la que se hi­zo con Agus­tín Her­nán­dez pa­ra com­pe­tir por la al­cal­día de San­tia­go. Aquí se­ría con Al­fon­so Rue­da, apro­ve­chan­do su je­fa­tu­ra al fren­te del PP pro­vin­cial, se­gún se ha ru­mo­rea­do. Lo de­jo ahí. Pe­ro ca­be pre­gun­tar­se: ¿se arries­ga­rá el PP a gas­tar a Rue­da en un en­fren­ta­mien­to contra Lo­res?

En cuan­to a los so­cia­lis­tas, de­fi­nir quien se­rá el pró­xi­mo al­cal­da­ble se­me­ja ser un pro­ble­ma me­nor, a la vis­ta de las ma­yús­cu­las cues­tio­nes que aho­ra ocu­pan al PSOE en cuan­to a su fu­tu­ro en Es­pa­ña y en Ga­li­cia. En to­do ca­so, sea con el PSOE co­mo ocu­rrió an­ta­ño, sea con los apo­yos de En Ma­rea co­mo aún po­dría ocu­rrir du­ran­te lo que res­ta de man­da­to, pa­re­ce muy pro­ba­ble que el BNG ten­ga una pa­ta (o dos) en las que apo­yar­se en ca­so de ne­ce­si­dad arit­mé­ti­ca en un hi­po­té­ti­co es­ce­na­rio en el 2019, si­mi­lar al ac­tual. La alian­za con­tra­ria, PP y Ciu­da­da­nos, re­quie­re pa­ra re­sul­tar ve­ro­sí­mil que am­bas fuer­zas po­lí­ti­cas crez­can en vo­tos con res­pec­to a sus re­sul­ta­dos del 2015.

Un go­bierno de “se­sen­to­nes”

Re­sul­ta evi­den­te el en­ve­je­ci­mien­to del dream team, au­to reivin­di­ca­do co­mo tal por el pro­pio al­cal­de des­de 1999, cu­yo nú­cleo du­ro es­ta­ría com­pues­to pa­ra un pró­xi­mo man­da­to por un trío de se­sen­to­nes: Rai­mun­do Gón­za­lez Car­ba­llo, Cé­sar Mos­que­ra y el pro­pio Lo­res afron­ta­rían con 65 años ca­da uno a cues­tas un sex­to man­da­to.

Se po­drá y de­be­rá reivin­di­car la sa­bi­du­ría que otor­ga la ex­pe­rien­cia; se po­drá ob­je­tar el in­ne­ga­ble desgaste que cin­co man­da­tos con­se­cu­ti­vos oca­sio­nan. Me gus­ta­ría sa­ber que di­rían des­de el BNG si cam­bia­ran las tor­nas y fue­sen otros quie­nes go­ber­na­sen y ellos es­tu­vie­ran en la opo­si­ción du­ran­te 24 años con­se­cu­ti­vos, si se die­ra el ca­so. Hay al­gún pre­ce­den­te en la re­cien­te his­to­ria po­lí­ti­ca ga­lle­ga con las le­gis­la­tu­ras con­se­cu­ti­vas que Fra­ga Iri­bar­ne desa­rro­lló al fren­te de la Xun­ta de Ga­li­cia has­ta que fue de­rro­ta­do con 73 años.

Asun­to apar­te es que el BNG en Pontevedra ten­drá que re­sol­ver la cues­tión su­ce­so­ria que pa­re­ce re­sul­tar un te­ma es­pe­cial­men­te es­pi­no­so en esa ca­sa por­que, una vez más, se apar­ca a la es­pe­ra de que Lo­res de­ci­da cuan­do que­rrá de­jar­lo.

RA­MÓN LEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.